FUERA DE PISTA

MERCEDES SE MANTIENE

ENRIQUE GLÜCKMANN

Tras el periplo asiático la Fórmula 1 llega al Gran Premio de Azerbaiyán, en un trazado urbano en la ciudad de Bakú que tiene la recta mas larga del campeonato (2,2 Km.), donde se registran velocidades superiores a los 370 kilómetros por hora y todo discurriendo entre muros de hormigón, por lo que el resultado siempre es una incógnita debido a la cantidad de incidentes que históricamente se dan, pero este año se tenía que cumplir la excepción y Bottas se hacía con la 'pole', ganando sin discusión una carrera que careció de una total falta de interés.

La verdad es que el resultado se veía venir desde la calificación. Charles Leclerc, que se ve en la necesidad imperiosa de batir a su compañero de equipo Sebastian Vettel en velocidad pura, si quiere que en Ferrari le dejen competir con él, cometía un error víctima de la presión y se estrellaba en la Q2, con lo que sus posibilidades se diluían, pero es que además los coches italianos no terminan de igualar a los Mercedes en prestaciones.

A una sola vuelta puede parecer que están a un nivel similar, pero luego su ritmo en carrera es inferior, todo ello debido a que no son capaces de extraer el máximo rendimiento de los neumáticos Pirelli oficiales, ya que tienen una configuración prevista para grandes velocidades que genera muy poca carga aerodinámica, que les hacen ser inferiores donde se necesita tracción.

Por otra parte, el gran favorito Hamilton estuvo gris el fin de semana, el inglés está más preocupado por el 'look' de sus peinados que por los resultados que debe trabajarse, y él mismo se cree superior a su compañero Valteri Bottas, por eso le felicita efusivamente cuando gana, y no quiere a otro piloto a su lado que le pueda poner en aprietos, pues piensa que cuando lo necesite apretara y lo batirá, y seguramente será así, pero cuidado que el finlandés es un piloto distinto esta temporada al que estábamos acostumbrados a ver en años anteriores, su mentalidad está más reforzada y en el futuro puede poner al inglés en aprietos, sobre todo si este les regala unos puntos que a final de año puede necesitar.

Gran carrera para Racing Point (antiguo Force India), un equipo que con medios muy limitados siempre hace un buen coche, y que en este circuito que se les da muy bien, han logrado colocar a sus dos pilotos en los puntos, destacando el magnífico sexto puesto del mexicano Sergio Pérez. Lo mismo que Mclaren, que por primera vez logra terminar con sus dos coches puntuando, con un séptimo lugar para el español Carlos Sainz, que pone fin a su mala racha de abandonos.

En la parte negativa, descalabro importante para Renault, que no termina de encontrar el camino de la competitividad; en esta ocasión ninguno de sus pilotos se mostró en condiciones de luchar ni siquiera en la zona media, igual que Haas, que ha perdido el impulso con el que empezaron el año y que parecía les iba a situar justo detrás de los tres favoritos.

Hasta Barcelona en dos semanas.