Fórmula 1

Carlos Sainz mira al séptimo puesto para este año y ya piensa en 2021

Carlos Sainz, en conferencia de prensa. /Estrella Galicia
Carlos Sainz, en conferencia de prensa. / Estrella Galicia

El piloto español de McLaren afirma que el gran salto que va a dar con McLaren será en 2020

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Ya es casi una tradición que Carlos Sainz y uno de sus principales patrocinadores, la empresa cervecera Estrella Galicia, convoquen a la prensa antes de la ronda final de la temporada de Fórmula 1, tras la campaña europea, para que haga balance. Esta vez fue un hotel madrileño cercano a Atocha el escenario, donde Sainz confirmó sus buenas sensaciones y se mostró optimista hacia el futuro. La estabilidad que tiene en el equipo es un plus para que el camino se pavimente seguro. «Ha sido un verano mucho más tranquilo que los anteriores. Nos ha ayudado a recargar pilas de la mejor manera. Tener estabilidad, esos dos años de contrato con McLaren, siempre ayuda», admitía el español, pero quieren más. «No estamos aquí para ser cuartos en el Mundial de Constructores, queremos seguir progresando como equipo y aún queda mucho por hacer. Esta primera parte de temporada hemos dado un paso muy importante», aseguraba sobre el equipo, que ocupa la cuarta plaza del Mundial. A diferencia de antes, «McLaren está volviendo a disfrutar de la Fórmula 1» pese a ser un equipo «que está con cambios a los que hay que darles tiempo para que den sus frutos».

La cita que tiene por delante es Singapur, un circuito donde logró su mejor resultado en F1, un cuarto puesto. «De aquí al final todos los circuitos son parecidos a nivel de carga aerodinámica y potencia de motor. Menos Singapur, que es más parecido a Mónaco o Barcelona, los demás son más carreras de carga media-alta, con curvas lenta y media. Ya veremos quién ha progresado más este verano. En Singapur mucha gente va a traer cosas nuevas, posiblemente la última actualización aerodinámica de la temporada. El cuarto puesto lo logré por la lluvia en Singapur, algo que no pasa todos los días. Como hemos visto este año, la lluvia da opciones a la mitad de parrilla, como vimos con Kvyat y Stroll en Hockenheim. Si llueve aquí será una carrera impredecible en la que puede pasar de todo, como en 2017. Intentaremos luchar por eso», resumió.

El gran salto de McLaren va a venir más adelante. La llegada de hombres como James Key y Andreas Seidl ha dado el impulso a un equipo que ya empezó con un gran optimismo el año. «Si conseguimos acabar cuartos en el Mundial de Constructores será porque he conseguido otra buena tirada de puntos de aquí a final de año, y eso me pondrá en una buena posición al final de año. Séptimo en el mundial de pilotos creo que sería una posición muy muy buena», dijo.

En este sentido, afirma que la McLaren que se encontró hace un año es la misma de ahora. «Ya tenían una ambición y un optimismo en noviembre del año pasado muy grande. Se han añadido dos personas muy importantes, como James Key y Andreas Seidl, cuya influencia se verá sobre todo el año que viene, pero el equipo en sí es el mismo», afirmó. «Hay que ver dónde acabamos este año. El equipo del año que viene está mucho más avanzado, hemos empezado antes en el coche. Va a ser el primero nacido de James Key y con la estructura nueva del equipo. Hasta 2021, que hay un cambio de reglamentación, hay equipos como McLaren, Renault o incluso Racing Point que pueden acercarse a Mercedes, Ferrari o Red Bull que están un poco por delante. A nosotros, hasta que no tengamos el túnel de viento propio no vamos a poder tener todo hecho en casa y poder hacer todo lo que nos gustaría hacer con el coche de 2021», destacó el español.

Un calendario límite

Más crítico se mostró con el próximo calendario de 22 carreras. No por él, sino por los demás miembros de los equipos. «Ya se está llegando a un límite en lo que son los equipos actuales, en la estructura. 21 carreras se hacen cuesta arriba a alguna gente al final. 22 está bien, sobre todo para los pilotos. A mí no me importa irme a 23, 24 o 25, pero hay gente que lo va a sufrir mucho más que los pilotos. Habría que cambiar la estructura dentro de la F1, tener dos equipos dentro de uno… Y eso no es bueno», argumenta. «No lo digo por mí, sino por la gente del equipo que viaja muchísimo y muchas más horas que nosotros y en condiciones distintas a los pilotos. Es en su defensa, más que en la mía. Me da igual 21 que 23», dijo.

Otro asunto en el que al final se acabó mojando fue en lo ocurrido con Red Bull. Él, que fue miembro de su caótica estructura, no se ha sorprendido por lo sucedido entre Pierre Gasly y Alex Albon. «No me interesa mucho lo que pase fuera, estoy muy centrado en el proyecto de McLaren. Lo que ha pasado en Red Bull es lo que lleva pasando mucho tiempo. En cualquier momento se cambia de piloto: un día puedes estar en Red Bull, otro en Toro Rosso y otro en la calle. Esta idea les ha dado campeonatos y alegrías a Red Bull, y pilotos como Verstappen, Ricciardo… No me sorprende», dejó caer.

En cuanto a las últimas peleas y el 'laissez faire' que está emprendiendo la FIA con los incidentes de carrera, Sainz se siente muy cómodo. «Lo que me dicen mis amigos y gente que ve la F1 es positivo. Cuando te pasa a ti, cuando eres el afectado, te quejas y es normal. Si alguien se porta mal o te ha tocado… tu instinto es lo que lleva pasando cinco o diez años en F1: quejarte para que te devuelvan la posición. Cuando lo ves una semana después, sabes que aunque te hayas quejado no tenían que penalizar», admitió, antes de concretar. «Todos los pilotos sabemos que lo que hizo Leclerc está muy en el límite: cambios de dirección a 330 km/h… Él mismo admitió que había jugado con los límites del reglamento. A mí no me pareció mal. La FIA ha inventado esa tarjeta amarilla, la bandera negra y blanca, con la que puedes pasarte del reglamento una vez y puedes usarlo a tu favor», señaló Sainz.

«A Alonso le quedan unos cuantos problemas en los raids»

Carlos Sainz y Fernando Alonso no separan sus destinos del todo. Aunque el asturiano ya está fuera de la Fórmula 1, su nueva aventura en los raids con el Dakar en el punto de mira le ha devuelto a los temas de conversación de la familia Sainz. En concreto, su debut y esos problemas en la Lichtenburg 400 con los que debutó en este difícil mundo.

«Yo no entiendo mucho de raids, pero mi padre me dice que lo está haciendo muy bien y que le ha sorprendido lo cerca que está en los tiempos», admitió el piloto de McLaren, que aconseja a su exrival en la Fórmula 1 que tenga paciencia, porque este tipo de competición es así.

«Mi padre es el primero que ha sufrido esos contratiempos. Incluso cuando llevas 10 dakares, los sigues teniendo. Esa es la aventura de los raids y a Fernando le quedan unos cuantos de esos. Mi padre sigue teniendo de esos en cada Dakar», le recordó Sainz a Alonso, que afrontará su próxima aventura en el rally de Marruecos.