Massa enseña los dientes

Felipe Massa se luce en Montmeló. /
Felipe Massa se luce en Montmeló.

El brasileño marca el mejor tiempo de los cinco días en Montmeló y en McLaren vuelven a tener problemas: esta vez tocó un fallo hidráulico

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRObarcelona

Williams empieza a despertar. La escuadra británica se estaba mostrando como una de las grandes tapadas de la pretemporada, y este jueves, el primer día de los segundos y últimos test en Montmeló, marcó la mejor vuelta no sólo del día sino de toda la semana. Massa, que además dio más de 100 vueltas, paró el crono en un espectacular 1:23.500 y dejó casi ocho décimas a Marcus Ericsson, que fue el piloto que más vueltas dio al trazado catalán este jueves.

Sin Alonso, recuperándose en la casa familiar de Oviedo del accidente que tuvo el pasado domingo, el trabajo en McLaren comenzó con Jenson Button en el MP4/30. Los de Woking comenzaron la jornada de trabajo muy pronto, encendiendo el motor Honda casi una hora antes de que los coches salieran en pista. El británico no obstante tardó bastante en salir a pista, y de hecho su primera vuelta cronometada no llegó hasta media mañana, cuando en su cuarto giro del día marcó un lejano 1:31.479 que le valió para, al menos, comprobar la potencia del motor Honda en recta, aunque sin apretar demasiado.

En toda la mañana sólo completaron siete vueltas, de las que dos fueron con tiempo. En McLaren detectaron que algo no iba bien y, nada más regresar tras el parón para almorzar, confirmaron que el MP4/30 sufría un fallo eléctrico. Otro día más tirado a la basura, y el tiempo de pruebas se acaba para los de Woking. Ni siquiera Jenson Button salió a dar la habitual rueda de prensa posterior a cada jornada: ¿qué más puede decir que no muestre su rendimiento en pista?

También fueron muy madrugadores los de Toro Rosso, que sacaron al pitlane el STR10 para hacer un simulacro de pitstop mientras Carlos Sainz se acababa de poner el mono. Motivos tenían para ello: la escuadra filial de Red Bull ha estrenado este jueves un morro completamente nuevo, con un apéndice similar al que ya luce Williams, por ejemplo. Este fue el motivo por el que el piloto madrileño fuera el último en marcar vuelta cronometrada del día, ya que sólo en las dos primeras hora había completado 22 vueltas pero de instalación.

Cuando por fin salió a hacer tandas cronometradas, mostró muy buenas sensaciones, aunque tuvo un susto nada más comenzar la sesión vespertina: un problema con el motor le dejó en boxes prácticamente toda la tarde, hasta que a poco más de 40 minutos salió de nuevo a pista. Al final de la jornada, Sainz pudo completar más de 80 giros al trazado catalán, aunque la avería le privó de salir más contento del día pese a los datos obtenidos.

Quien no sólo no afloja, sino que aprieta mucho más es Lewis Hamilton. El campeón del mundo se planteó una jornada de trabajo dedicada casi en exclusiva a los ensayos de carrera y, con neumáticos medios, el británico marcó un enorme 1:24.881 antes de que la lluvia hiciera su aparición en Montmeló. Por la tarde no pudo salir por una avería en el MGU-K, el motor híbrido. Sólo 48 vueltas para el británico, el segundo día de menos giros para él, sólo superado por la jornada en la que la fiebre le dejó KO.

La climatología fue uno de los grandes enemigos de los equipos este jueves, ya que todos los programas se alteraron. Desde el camión de Pirelli empezaron a surgir carros de neumáticos de lluvia e intermedios antes del parón mañanero, que además coincidió con la rueda de prensa de Ron Dennis. Poco a poco fue saliendo el sol, hasta el punto de que la temperatura en Montmeló se volvió muy agradable e incluso calurosa en según qué partes del circuito. Aunque para temperatura, la que debe haber en el motorhome de McLaren...