FUERA DE PISTA

Ferrari se adelanta

ENRIQUE GLÜCKMANN

Cuando la fórmula 1 llega a Inglaterra, lo hace en el circuito de Silverstone, un clásico del Mundial cuyo trazado original discurría sobre un antiguo aeródromo utilizado por la RAF durante la Segunda Guerra Mundial y situado en el corazón de la Fórmula 1, pues en un área de menos de cien kilómetros en su alrededor están las fabricas del ochenta por ciento de las escuderías del campeonato; es por esto que la mayoría lo considera la carrera de casa, donde el público es el más entendido del campeonato y donde todo el mundo trata de cuajar una buena actuación y, además, este año se cumple el 70 aniversario desde la celebración de su primer Gran Premio.

Lewis Hamilton quería entrar en la leyenda sobrepasando al mítico Jim Clark, y casi lo consigue, en los entrenos para la parrilla de salida se imponía por un exiguo margen de cuarenta y cuatro milésimas a Sebastian Vettel, que aquejado de una contractura en el cuello, perdía la 'pole' en el ultimo segundo, pero daba indicios de cuánto ha mejorado Ferrari en lo que va de temporada. Se da por hecho que los italianos ya poseen el motor más potente de la parrilla y ello unido a cómo de bien tratan sus coches a los neumáticos Pirelli les hacen ser firmes candidatos al título, y sólo en determinados circuitos, los más lentos, Red Bull parece estar en condiciones de plantarles cara, pero en el resto los italianos y los alemanes están muy por delante.

Sin embargo la presión hacía mella en Hamilton y tiraba la carrera por la borda al fallar en la salida y posteriormente tocarse con Raikonen, realizando un trompo, desde la última posición inició una remontada que le llevaba al segundo escalón del podio, pasando a todos sus rivales con una diferencia tan grande, que hace ver una Fórmula 1 de dos velocidades y, o los dueños del campeonato realizan cambios profundos para que esto cambie o se corre el riesgo de acabar con el espectáculo. El segundo Mercedes estuvo en cabeza hasta que de nuevo la estrategia de su equipo lo volvía a hundir, al no entrar a cambiar neumáticos cuando lo hacían todos sus rivales en un periodo de 'safety car', perdiendo la carrera a manos de Vettel a tres vueltas del final.

Los Red Bull, motorizados por Renault, en un circuito tan rápido como este sólo podían ir de comparsas, pero eso sí, la batalla entre Verstapen y Raikonen, en la que se pasaron varias veces entre ellos antes de abandonar el holandés por problemas mecánicos, volvía a dejar constancia que estamos ante una verdadera estrella.

Del resto de equipos, destacar la mejora de Sauber, que aunque perdía sus dos coches por incidentes, han llegado a ser asiduos de los puntos, todo lo contrario que Haas, que sigue tirando resultados en cada Gran Premio por la ineficacia de sus pilotos, en esta ocasión Grossjean chocaba con Sainz, perdiendo de nuevo unos puntos de oro.

Renault con Hulkenberg, lograba terminar sexto, pero se encuentran en un periodo de ralentización de mejoras, que no ayuda a inclinar la balanza para que Alonso piense si volver a recalar en el equipo donde obtuvo sus mayores éxitos, para terminar allí su carrera en Fórmula 1, los franceses piden al español un mínimo de dos años de compromiso.

Por su parte Alonso volvía a sacar petróleo de un coche que ni corre ni tiene una aerodinámica eficiente para aún así acabar octavo. El McLaren a día de hoy es el peor chasis de la parrilla y la destitución esta semana de su director general, Eric Boullier, tampoco ayudará a superar la tormenta donde están. Hasta Alemania.

 

Fotos

Vídeos