Titan Desert, el carril bici más inhóspito del mundo

Titan Desert, el carril bici más inhóspito del mundo

Una docena de malagueños participarán desde este domingo en la carrera ciclista que discurre por el desierto marroquí

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Dicen los que han participado que es algo que no se olvida en la vida. Mucho más que una carrera, es una experiencia vital que pocas pruebas deportivas pueden ofrecer. La Garmin Titan Desert es una de las competiciones ciclistas más complicadas, no tanto por su extensión sino por el entorno y su climatología, en pleno desierto marroquí y con altas temperaturas. Recorrer varios kilómetros en plenas dunas, muchas veces en solitario y sin referencias y en un ambiente extremadamente seco es, aunque pueda parecer una incongruencia, el gran atractivo de esta prueba. Este año, una docena de ciclistas malagueños, según los datos facilitados por la organización, van a tratar de llegar a la meta tras cruzar esta especie de carril bici inhóspito. Hay debutantes, expertos, jóvenes y veteranos, quiénes lo hacen en pareja o con un grupo de amigos... Pero todos transmiten la misma ilusión por completar los 640 kilómetros divididos en seis etapas y con un desnivel positivo de 5.911 metros. Llegar a la meta será el gran objetivo y mientras, por el camino, disfrutar de pasar la noche en una jaima en el desierto o compartir prueba con ciclistas como 'Purito' Rodríguez, Abraham Olano o Melcior Mauri.

Estos son los testimonios de algunos de los participantes procedentes de la provincia malagueña que estarán en la edición de 2019.

«Mi novio nos apuntó sin preguntar»

Lorena Cobos y Sergio López llevan todo el año esperando esta semana. Ambos son muy aficionados a la bicicleta de montaña y habían visto la Titan Desert por televisión en alguna ocasión. «Fue iniciativa suya, mi novio nos apuntó sin preguntar, pero yo encantada», explica Lorena Cobos, enfermera de profesión y que ha ganado algunas pruebas en el circuito provincial de BTT. «Fue un arrebato», confiesa Sergio, su pareja, agente de policía. «Pero ella siempre se apunta a todas mis locuras», comenta. «Estamos más o menos preparados, desde octubre estamos realizando un entrenamiento duro a las órdenes de 'Triki' Beltrán de 1.400 kilómetros al mes y vaya que si se nota...», asegura Sergio. Compiten en la categoría de dúo mixto y tienen que hacer toda la carrera juntos, sin distanciarse entre ellos más de un minuto. «Espero terminar bien, sin problemas, he visto que este año hay más recorrido por el desierto y más navegación», dice ella. «También hay mucho de cabeza, nosotros somos pareja, nos conocemos bien y hemos entrenado mucho juntos, eso nos ayudará», dice Sergio.

Sergio López y Lorena Cobos
Sergio López y Lorena Cobos

«Llevo ocho años queriendo hacerla»

Todos los años se hacen juntos cinco o seis carreras. El Desafío del Buda veleño, la de Guzmán el Bueno en Córdoba, los 10.000 del Soplao en Cantabria, La Indomable de Almería... Cualquier prueba de bicicleta de montaña que les resulte atractiva. A Javier García, Francisco Jiménez, Alfonso Conejo y José Carlos Albaladejo les une la afición por el mundo MTB y este año han decidido dar el salto e intentar la Titan Desert. «Yo personalmente llevo ocho años queriendo hacerla. Todo surge de un reto personal y todos vamos con una ilusión tremenda», comenta Javier García, empresario malagueño de 45 años que partirá hoy junto a sus tres amigos en un vuelo chárter desde Madrid. Aunque ya tienen bastante experiencia en carreras duras de montaña, lo más complicado va a ser la parte de navegación que conlleva la carrera de Marruecos. «Hemos intentado entrenarnos con los dispositivos GPS por los Montes de Málaga, a ver si éramos capaces de llegar a determinadas coordinadas, pero claro en el desierto será más complicado», dice García, que competirá en categoría individual mientras sus compañeros se han inscrito como equipo.

Javier García, Francisco Jiménez, José Carlos Albaladejo y Alfonso Conejo
Javier García, Francisco Jiménez, José Carlos Albaladejo y Alfonso Conejo

«Son etapas de cien kilómetros que parecen 200»

Antonio José Guerra, José Ignacio Andrade y Francisco Ramos yan han vivido años anteriores lo que es la Titan Desert, algunos como corredores y otros como parte del dispositivo de apoyo. Se ha inscrito como equipo en esta edición de 2019 y cuentan con el apoyo de algunos patrocinadores. Hay que tener en cuenta que la Garmin Titan Desert requiere un dispositivo complejo de envío de bicicletas, alojamiento o servicios de atención al ciclista que encarece la inscripción de los deportistas, en torno a los 2.000 euros. «Aunque tengamos ayuda, no es una carrera barata. Pero es algo que hay que vivir. Nosotros vamos a Marruecos desde Málaga en nuestros vehículos y estaremos unos días antes para aclimatarnos y poder coger la bici algo antes de la prueba», comenta Antonio José Guerra, funcionario de 42 años. «Ir a la Titan Desert supone un sacrificio, por supuesto. Hay que dedicarle muchas horas de entrenamiento en el tiempo libre que te deja el trabajo. Es tiempo que le quitas a estar con la familia. Pero tengo una ilusión enorme, es algo que no todo el mundo puede hacer y tengo muchas ganas de estar allí», comenta antes de partir de viaje. «Es mi primera participación y sé que será duro. Ya no es el terreno, es el calor que puede superar los 40 grados o que haya rachas de viento en contra que pueden ser de 35 kilómetros por hora. Son etapas de cien kilómetros que parecen 200, por el desgaste físico y mental», concluye.

José Ignacio Andrade, en la edición del año pasado
José Ignacio Andrade, en la edición del año pasado

«Una prueba así te pone al límite y te saca de la zona de confort»

En la vida de Manu Heredia, malagueño de 35 años, el deporte tiene una papel protagonista. Fundador de BeSoccer, una de las aplicaciones y webs más importantes del mundo relacionadas con el fútbol, en los últimos años ha descubierto el deporte también como experiencia y reto personal. Contesta a este periódico en el largo trayecto en bus que le llevará a Merzouga, pueblo en pleno desierto del Sahara del que parte la Titan Desert 2019. Heredia reconoce que nunca ha hecho una prueba similar y que su experiencia en carreras de bicicleta de montaña es mínima, pero eso no le va a impedir disfrutar de esta experiencia.

«La idea me surge por casualidad. Por BeSoccer tenía contactos con empresas que organizan viajes para la Titan y llevan temas de organización y me invitaron a la carrera para vivir la experiencia. Esto lo uno un poco a que el año pasado hice el maratón de Nueva York, porque hace dos años falleció mi madre y era un reto personal que tenía desde hacía bastante tiempo», explica. «Ya que me había preparado el maratón y que me gustó el tema de afrontar retos relacionados con el deporte pues no me lo pensé. Qué mejor manera que hacer una prueba así, que me ponga al límite y me saque de mi zona de confort»

Heredia ha viajado solo a Marruecos y reconoce que nunca ha hecho una prueba similar. «De hecho, hace tres semanas hice mi primera carrera en bici, de una etapa de un día y nunca antes había hecho 'mountain bike', solo a nivel amateur. Espero encontrarme una experiencia diferente, conocía la prueba por encima, pero no sabía ni el perfil de gente que la hacía ni la motivación que les lleva a hacerla. Me he llevado una grata sorpresa, porque todo lo que he visto me ha ilusionado bastante», asegura.

Por cuestiones laborales, su preparación para la Titan Desert no ha sido la deseada. «El tema de la empresa, en la época en la que estamos, que ha coincidido con el final de Liga, me ha exigido mucho. No he podido dedicarle al entrenamiento ni una décima parte de lo que me hubiera gustado. Lo que he hecho ha sido entrenar sobre todo en rodillo. Si llegaba de la oficina a las 9 o las 10 de la noche a casa, cenaba y me ponía en el rodillo. Los fines de semana que podía sí he aprovechado a hacer una salida con amigos o con compañeros de la empresa», relata. Eso sí, espera que la parte de navegación que tiene la Titan Desert no suponga un problema: «Creo que eso lo llevo bien por mis conocimientos tecnológicos y hoy en día con todos los dispositivos que hay creo que es una ventaja y no limita para terminar la prueba», concluye.

Manu Heredia, en una prueba anterior
Manu Heredia, en una prueba anterior

«Tengo una fisura en la costilla, pero llegaré hasta donde pueda»

Johny López es un bombero del Ayuntamiento de Mijas que lleva ya muchas pruebas deportivas de máxima exigencia a sus espaldas. «Hace seis años me pusieron una prótesis en la cadera y desde entonces he realizado 14 'Ironman', un montón de pruebas», relata. Es uno de los malagueños que está en la Titan Desert 2019, aunque ha tenido un pequeño incidente que le va a hacer la carrera mucho más complicada. «Iba en el bus, estaba acostado en la parte de atrás, con una almohada para la prótesis, y el vehículo cogió un bache. Al caer me golpeé con el hierro del reposabrazos y resulta que tengo una fisura de costilla. Me gustaría contar mi historia, para animar a las personas, sobre todo las que tengan alguna anomalía física a que realicen pruebas deportivas», comenta. «En el momento no pensé en salir, pero en principio sí lo voy a intentar. Estoy con mucho ánimo, llegaré hasta donde pueda», afirma.

Así es el recorrido de la Garmin Titan Desert 2019, considerada una de las más duras de los últimos años, con más kilómetros de dunas

Temas

Málaga