El Rincón Fertilidad afronta una nueva etapa sin su alma máter

Carrasco, en un partido de este año./ ÑITO SALAS
Carrasco, en un partido de este año. / ÑITO SALAS

El equipo comenzará la pretemporada en dos semanas con la seguridad de haber dejado la plantilla ya configurada al cierre de la pasada campaña

MARINA RIVAS

Comienza una nueva etapa para el balonmano femenino malagueño y para su máximo exponente, el Rincón Fertilidad. Una fase de aceptación tras el repentino fallecimiento de su alma máter desde hacía ya veinte años –trece en el primer equipo–, Diego Carrasco. Pero también un momento para empezar a buscar soluciones. El malagueño no sólo era el entrenador del conjunto, también ejercía de director deportivo realizando los fichajes y hacía todo tipo de tareas: preparación de los entrenamientos, estudio de los rivales, charlas a las jugadoras, organización de los partidos en casa... Vivía por y para su trabajo y eso fue la base del éxito que poco a poco consiguió para el Rincón Fertilidad.

El conjunto malagueño empezará a principio de agosto, es decir, en menos de dos semanas su pretemporada con entrenamientos y con intención de buscar rivales para algún posible amistoso que ponga a punto al nuevo equipo. El inicio de la Liga está fijado para el primer fin de semana de septiembre y aunque lo positivo es que toda la plantilla está cerrada, toca poner a prueba su trabajo conjunto, dado que esta se compone de siete renovadas, siete fichajes (seis teniendo en cuenta que Paula García ya se incorporó en el tramo final de la pasada campaña) y tres canteranas con más peso.

Dado el escaso tiempo para maniobrar y los conocimientos sobre el funcionamiento del club, el paso natural es que sea Suso Gallardo, el segundo de Carrasco, quien tome las riendas del equipo. Así lo quiso siempre el técnico, que siempre se vio apoyado en Gallardo y al que ayudó a crecer profesionalmente para que algún día pudiera relevarle en el banquillo. Él mismo sabía de sus intenciones pero nunca pudo esperar que las cosas se sucedieran así.

Poseedor del título de entrenador nacional, el hasta ahora técnico ayudante también es un activo en los entrenamientos del equipo así como a la hora de analizar el mercado de fichajes. Además, lleva años involucrado en el balonmano de base y el pasado mes fue designado por la Federación Andaluza como el nuevo entrenador del equipo cadete femenino de Málaga, cara al Campeonato de Andalucía. Días duros para el Rincón Fertilidad, al que le espera mucho trabajo por delante para intentar llenar este vacío.