Una reestructuración de la categoría evitará el descenso del Marbella

Un partido de esta temporada. /GEMA MORÓN
Un partido de esta temporada. / GEMA MORÓN

El equipo de waterpolo femenino es actualmente colista de la Primera División y jugará su último partido de la temporada el sábado 27 de este mes ante el Leioa

MARINA RIVAS

A pesar de comenzar pisando fuerte en la temporada de su regreso a Primera División (la segunda categoría nacional) gracias a un empate y una victoria, el Waterpolo Marbella ha entrado en un bucle de resultados negativos. De los diecisiete partidos jugados hasta la fecha sólo ha sumado dos victorias y dos empates, lo que con ocho puntos le ha llevado a ser el colista de la clasificación. El conjunto que dirige Miki Botello, caracterizado por la juventud de la plantilla, se ha estancado desde el cierrre de la primera vuelta; en esta segunda todavía no ha sumado ni un punto y es además el equipo menos goleador de la categoría, pues acumula sólo suma 120 dianas. Eso sí, no es el que más tantos en contra acumula.

Actualmente, sólo falta una jornada para que acabe la campaña, la que se disputará ante el Leioa el sábado 27,a las 16.30 horas, en la Piscina David Meca, de Fuengirola y, aunque el equipo estaría abocado al descenso, esta vez la suerte le ha sonreído. El waterpolo a nivel nacional atraviesa un período de transformación que también repercute directamente en esta categoría femenina. Y es que, con el fin de potenciar la competición, la Real Federación Nacional de Natación decidió que, cara a la temporada 2019-2020, dos equipos más se sumaran a esta categoría. Por tanto, esta campaña no descenderá ninguno; sólo ascenderán los dos primeros clasificados, como viene siendo habitual.

Así, la Primera División femenina pasara a estar conformada por doce conjuntos, equiparándose así a las máximas categorías masculinas. En cuanto al Waterpolo Marbella, este cambio supondrá un alivio, aunque también un toque de atención después de una mala temporada. Por un lado, se beneficiará de la medida y contará al menos con una campaña más para adaptarse a este nivel; por otro, le sirve para darse cuenta de que si quiere luchar por la permanencia en próximas campañas, deberá comenzar a trabajar para forjar un equipo más potente.