El Puerto Malagueño cadete logra el ascenso a Primera Andaluza tras una gran temporada

El Puerto Malagueño cadete logra el ascenso a Primera Andaluza tras una gran temporada

JOSÉ RIVAS

málaga. Fin de temporada y los clubes hacen balance de la actuación de sus distintos equipos repartidos por las diferentes categorías en las que han participado en el ejercicio concluido. Uno de los que ha terminado con éxito es el equipo de Segunda Andaluza cadete -o Cadete Preferente- del popular C. D. Puerto Malagueño. Un equipo formado por 20 jugadores de primer año y que desde el inicio de la competición dio señales de que podría ser uno de los candidatos al liderato final y al ascenso de categoría.

Quien mejor puede analizar todo el recorrido efectuado por el equipo es su técnico, Mario Merino, un joven enamorado de su -de momento- 'hobby' y que ha sabido combinar trabajo, sacrificio y unidad, bases sobre las que ha cimentado el quehacer diario y que han dado sus frutos. El responsable técnico comentaba: «El éxito del ascenso a Cadete Autonómico ha sido sin duda un trabajo de todos. Desde el primer entrenamiento mis jugadores, todos muy responsables, supieron captar el mensaje, donde los tres conceptos mencionados eran el camino a seguir para optar al éxito». Tras una ligera pausa, habla de la competición y otro logro importante: «Tuvimos competidores muy fuertes que fuimos capaces de superar hasta conseguir la meta propuesta. Pero la entidad no solo se conforma con el ascenso. El Puerto Malagueño va más allá, que es la formación del futbolista. Una veintena de jugadores ha recibido la formación necesaria para afrontar con éxito la próxima temporada de la máxima categoría cadete».

Plantilla

Mario MerinoEntrenador«El éxito ha llegado gracias al trabajo de los jugadores y a la unión existente entre todos los estamentos del club»

Hasta 20 jugadores han formado la plantilla del conjunto portuista: en la portería, Nacho y Marcos; en la defensa, Placita, Raúl, Kai, Maikel, Cegado, Roberto y Álvaro; como centrocampistas, Adri, Cristian, Nico, Miguel y Rafita, y en la delantera, Prieto, Migue Ángel, Nacho, Álex y Unai. El entrenador esta temporada ha sido Mario Merino; el preparador Físico, Javi Gámez, y el delegado, Javi.

Esta es la relación de jugadores que desde el pasado verano han estado trabajando con la ilusión de conseguir un objetivo clave para su club, así como el de formarse tanto deportiva como socialmente para afrontar con éxito un próximo futuro. Y todo, gracias a la labor desarrollada por un técnico joven que piensa y sueña, cómo no, en optar a metas más altas y que se ha sentido respaldado por un club como el Puerto Malagueño que «mediante el deporte quiere conseguir una juventud malagueña mejor».