Paula Nieto, un crecimiento imparable en el waterpolo

Paula Nieto, un crecimiento imparable en el waterpolo

La marbellí, mejor portera juvenil de España, disputa estos días el Mundial júnior en Portugal

MARINA RIVAS

Pasan los años y crece en madurez y experiencia. La marbellí Paula Nieto sólo tiene 18 años pero el haberse dedicado de lleno al waterpolo de alto rendimiento desde muy joven hace que su mentalidad y personalidad sean propias de alguien de una edad superior. Hace tres años que se marchó junto a sus padres a Barcelona, persiguiendo el sueño de competir con el Sant Andreu en la máxima división nacional del waterpolo femenino, la Liga PREMAAT. Y, mientras conseguía hacerse un hueco en el equipo y lo compaginaba con sus categorías inferiores, también conseguía sus primeros grandes méritos con la selección española. El mayor de los conseguidos hasta ahora, el título de campeona del mundo juvenil en 2018. Ahora ha dado un paso más y su reto es el mismo pero un escalón más arriba en el nivel de exigencia.

Sencillamente, Nieto no ha tenido verano. Mientras muchos gozaban de sus vacaciones, ella se entrenaba con el combinado nacional en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (Barcelona), pero tanto esfuerzo ha traido su recompensa. La portera marbellí cumplió con uno de sus grandes objetivos y fue seleccionada para el Mundial júnior, que arrancó ayer en la localidad portuguesa de Funchal. «Durante este tiempo de entrenamientos tuve altibajos, porque al final estás un mes encerrada y claro que pueden salir, porque ves a todo el mundo de vacaciones y tú estás entrenando de ocho a nueve horas diarias. Pero al final merece la pena, porque no todo el mundo puede ir a un Mundial», reconoce. Además, se trata de su primera cita internacional en categoría júnior (sub-20).

Este mismo año, Nieto concluyó su etapa como juvenil y lo hizo de la mejor de las maneras, proclamándose campeona de España con el Sant Andreu. Sobre esto, explica que «el que me llamara la selección de nuevo y el título de campeona nacional juvenil eran mis objetivos principales». «Además –añade–, me dieron el premio a la mejor portera del Campeonato de España; con este ya tengo el premio individual en infantil, cadete y juvenil».

Su rendimiento no sólo no ha pasado inadvertido, sino que le llevó a adquirir cada vez mayor protagonismo en el primer equipo de su club, que lidera el técnico Javi Aznar. «A pesar de ser la segunda portera, este año he disputado varios partidos de Champions (la máxima competición europea) y jugué la final de la Copa de la Reina (fue subcampeona)», comenta. Sin embargo, sus aspiraciones son tales que si se le pregunta si este ha sido su mejor año en lo deportivo prefiere pensar que no, que siempre hay aspectos por mejorar y que todavía le queda mucho por conseguir.

En la pasada campaña, con el Sant Andreu, compitió en la Liga, Copa y Champions, y a finales de este año acudirá a una universidad americana

Ahora mismo, todos sus sentidos están en este Mundial. España parte desde el grupo B, junto a las selecciones de Holanda, Kazajistán y Brasil, y está liderada por el oro olímpico en Atlanta 1996 Ángel Andreo. No era quien debía dirigir al conjunto, sino su entrenador de porteras, pero motivos personales diversos imposibilitaron que los dos primeros técnicos del combinado nacional acudieran a la cita de Portugal, recayendo este cargo en el laureado guardameta internacional. Sobre las sensaciones cara a este Mundial y los rivales del grupo, la costasoleña argumentó: «Es un Mundial, aquí siempre te puedes llevar sorpresas. Los equipos más fuertes son Holanda, Italia, Hungría, Estados Unidos, Canadá y metería a España, pero no podemos confiarnos y creer que vamos a ganar ya cada partido; todos son difíciles».

Este lunes, el conjunto nacional debutó contra una de las potencias, la de Holanda y logró el empate (12-12) en un encuentro muy disputado. Este martes, a las 10.00 horas, la selección española se medirá a Kazajistán y mañana, a las 18.20, concluirá la fase de grupos contra Brasil. ¿El objetivo? Ser cabezas de grupo para lograr el pase directo a los cuartos de final en Funchal. De lo contrario, el combinado trendrá que disputar y vencer en la ronda de octavos de final.

Viaje a Estados Unidos

La organización es una de las claves de todo gran deportista, y en su caso, ya tiene clara su hoja de ruta de aquí a final de 2019. La portera comenzará este año la Universidad y lo hará con una de las cada vez más populares becas deportivas que ofrecen los centros de Estados Unidos. En su caso, en diciembre se incorporará a la Californa State University, en Fresno. Para ello, además de enviar a la institución un vídeo de presentación con sus mejores jugadas, tuvo que realizar dos exámenes previos,procedimientos que realizó a través de la agencia AGM Sports.

La única duda que mantiene es qué carrera escogerá dentro de la rama de Ciencias de la Salud. «Me incorporo ya en el segundo semestre del curso (para no perder clases por cumplir con los compromisos internacionales) y sé que durante los dos primeros años puedo escoger las asignaturas en función de lo que quiera hacer realmente», explica.

Además, en lo deportivo se sumará al conjunto estudiantil que compite en la NCAA. «En un principio no creo que tenga problemas para combinar los estudios con el waterpolo. Además, tendré un tutor deportivo que según me han dicho te ayuda muchísimo académicamente», asegura. Un nuevo talento malagueño y nacional que vuelve a volar al otro lado del charco buscando crecer personal, deportiva y académicamente, sin tener que renunciar a nada.