Moli: «Los milagros existen; nuestra permanencia entra en los guarismos»

Moli, pensativo en el Fernando Argüelles. /Antonio J. Guerrero
Moli, pensativo en el Fernando Argüelles. / Antonio J. Guerrero

A dos jornadas del final, el BeSoccer UMA podría seguir en la élite del fútbol-sala si gana sus dos partidos y los pierde el Viña Albali Valdepeñas

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Manuel Luiggi 'Moli' (Málaga, 1951) atiende a este periódico casi con un pie en el autobús, pues su equipo parte a la disputa del Campeonato de España Universitario, en Alicante. La búsqueda de la duodécima corona nacional para la Universidad de Málaga podría ser un revulsivo ideal cara a dos jornadas finales de la Liga en Primera en las que el BeSoccer UMA Antequera va a buscar el milagro de la permanencia. Lo curioso es que el equipo lleva semanas bajo la espada de Damocles del descenso matemático, pero podría llegar vivo a la última jornada o incluso salvarse, pues las matemática lo defienden todavía, sin que sea nada sencillo.

-Han pasado de estar casi descendidos a tener alguna opciones, tras derrotar el viernes por 2-1 al Naturpellet Segovia, ¿verdad?

-Sí. No dependemos de nosotros mismos. Al haber ganado al Segovia y haber perdido el Valdepeñas (2-5 ante el Aspil Vidal Ribera Navarra) tenemos ilusión. Pero debemos ganar los dos partidos que nos quedan (el viernes 19, en la cancha del Levante, y en la jornada final, en casa ante el Peñíscola) y perder dos partidos el Valdepeñas (visita al Barcelona y recibe al final al Segovia, en un duelo directo, pues descienden dos y son los equipos implicados juntoa al BeSoccer UMA). Los milagros existen también. Está dentro de los guarismos. Si somos capaces de ganar al Levante, el Valdepeñas va a Barcelona y lo tiene complicado... Se podría decidir todo en la última jornada...

-¿Cómo describiría la campaña del equipo, más allá de que aún falta por conocer el desenlace?

–Hemos hecho una temporada, más que irregular, mala. Hemos vuelto a tropezar con la misma piedra de la anterior campaña en la élite (la 2015-2016), la inexperiencia en la categoría. El 90 por ciento del equipo nunca había jugado en Primera. Hemos aprendido y crecido, pero no es suficiente para la exigencia de la categoría. No es sólo que cometamos errores, sino que el contrario te obliga a cometerlos. La pena es que no podemos tener continuidad para alcanzar esa pequeña experiencia y madurez que haga crecer más a mis jugadores. Tenemos gente joven, pero con mucho futuro. Ojalá pudiera estar más tiempo en la categoría. A lo mejor nos viene grande a todos. Pero la solución es meter a cuatro o cinco jugadores que garanticen una experiencia para que los jóvenes se vayan adaptando a ellos y asimilando todo eso.

«Sólo con haber ganado al Valdepeñas (derrota por 2-6) dependeríamos de nosotros mismos» una derrota clave

«Sin esto no puedo vivir, y mientras tenga fuerzas y me lo permita la UMA seguiré entrenando» su futuro profesional

-¿Qué comparación haría entre este proyecto y el de hace tres temporadas, que debutaba en la élite y no logró la permanencia?

-El cuerpo técnico y algunos jugadores tenemos algo más de experiencia ya. Esta vez nos quedamos con la mayoría del equipo del ascenso. La filosofía del club ya sabemos cuál es, tener jugadores universitarios, no invertir mucho dinero. Los demas son equipos muy profesionales, que viven de esto en su mayoría. Curiosamente, el año que descendimos fue con 17 puntos y vamos a conseguir los mismos si ganamos otro partido (actualmente tienen 14). La meta, por tanto, es llegar a 20 o 22 cada campaña para la salvación. Hubo partidos que se nos escaparon por pequeños detalles y el primer culpable soy yo, porque yo ficho también.

-Como dice, puede haber muchos partidos que se perdieron por pequeños detalles, pero sin duda la derrota que más pesa a estas alturas fue la de casa contra el Viña Albali Valdepeñas (2-6 el 10 de marzo, en la vigésima cuarta jornada), ¿verdad?

-Sólo con haber ganado ese partido dependeríamos de nosotros. El Valdepeñas tiene un equipo muy experto. Nos ganó por detalles de perro viejo. Se nos quedó cara de tontos, porque tiramos mucho a puerta en ese partido, pero fue clave. Dejamos de sumar tres puntos y ellos se los llevaron también. Cosas así nos pasaron también ante el Futbol Emotion Zaragoza. Ellos tenían tres o cuatro jugadores con 37 o 38 años y esos nos ganaron el partido.

-En esa carambola cada vez a menos bandas que necesita su equipo para salvarse, todo pasa por ganar en la cancha del Levante, que se juega su clasificación para el 'play-off'.

-Sí, y tienen a Chillo, que fue nuestro hace poco y, como dice, tienen que ganar sí o sí. Además, tienen un buen equipo, con una buena inversión. En la primera vuelta nos ganaron bien (3-6).

-¿Saldrán de una forma más atrevida por el hecho de que sólo vale ganar?

-Una cosa es el estudio del rival, el 'scouting', pero luego en la realidad puede cambiar todo. Va a depender de nuestra concentración. Si te pones por delante en el marcador ellos tienen que arriesgar más. Lo que está claro es que estamos obligados a ganar.

-En caso de descenso, ¿habría mimbres para hacer otro proyecto que opte al ascenso?

-Esta sigue siendo la mejor liga del mundo. Si descendemos se puede ir quien quiera. Les decimos a los jugadores que estudien, que estén pendientes de su formación, pero hay jugadores a los que ya han tocado. Han probado el caviar y pueden seguir queriendo tomarlo. Hay gente de casa y les valoramos y son importantes.

-¿Cómo se encuentra de estado de salud?

–Ha sido una temporada extraña. Después de 25 años en la Universidad, nunca había faltado a un partido. Fue horrible.

-¿Cómo ha vivido esa situación extraña de no asistir a los partidos?

–Ya me voy recuperando. Ya he vuelto a coger las riendas. He tenido a Tete, que es superresponsable, que lee muy bien los partidos y tiene la misma filosofía que yo. También a Pedro Montiel (máximo responsable del club), que me ha ayudado mucho.

-¿Cómo se ha ido enterando de los resultados cuando no estaba?

–Las primeras semanas estaba muy mal y era imposible y me enteraba después de los resultados. No tenía mucho ánimo y sí una rabia tremenda de no poder asistir. Estaba en contacto con el jefe de prensa (Eduardo Villalón) o por las redes sociales, pero se pasa muy mal. Me quitaron un tumor y el alta la pedí voluntaria, porque no podía estar así.

–¿Seguirá entrenando o se ha planteado dar un paso a un lado?

–Sin esto no puedo vivir, y mientras tenga fuerzas seguiré entrenando. Mientras me lo permita la UMA, voy a seguir. Está Tete ahí, que se está sacando las titulaciones. Cuando las tenga dirigiremos entre los dos. También me gustaría en el futuro un papel de secretario técnico o a frente de la cantera.

-El Campeonato de España que se encuentran disputando será muy bueno para elevar la moral del grupo, ¿no?

–Sí, Hay que recordar que llevamos ya dieciocho campeonatos de Andalucia, once campenatos de España y tres campeonatos de Europa. Menos dos o tres jugadores van todos los de mi plantilla, y hay buenos rivales, como La Universidad de Valladolid o la UCAM, con jugadores de ElPozo Murcia. No es fácil ganar nunca cualquier competición.