De la meta de fútbol a la del Rincón Fertilidad

Vidal ayer en el Pabellón Pérez Canca (Carranque), antes del entreno del equipo. /M. RIVAS
Vidal ayer en el Pabellón Pérez Canca (Carranque), antes del entreno del equipo. / M. RIVAS

La portera Marta Vidal tiene 19 años y estudia fisioterapia

MARINA RIVASMálaga

No es habitual encontrarse a porteras de balonmano de la máxima categoría que rocen la barrera de la mayoría de edad, por la experiencia y la madurez que requiere la posición. Sin embargo, este año el Rincón Fertilidad cuenta con uno de los tríos más peculiares de la Liga bajo palos: Diva (la titular), tiene 22 años; Merche Gómez, procedente del Málaga Norte, tiene 18 y Marta Vidal, la segunda guardameta del equipo, tiene 19. Esta última ni siquiera esperaba poder contar con tantos minutos de juego y además en un conjunto de División de Honor a su edad. La joven leonesa llegó el pasado verano del Cleba León de la División de Plata (la segunda división nacional) y lo hizo para reforzar la portería tras el hueco que dejó Ana Marín, aunque su nombre no aparecía por aquel entonces en el listado del técnico del equipo. «Yo fui la que se puso en contacto con Diego Carrasco, pero no pensé que jugaría con el Rincón Fertilidad. Al venir de la categoría de Plata, pensaba que jugaría en su filial (el Málaga Norte), nunca pretendí jugar en el primer equipo», asegura Vidal, todavía sorprendida.

A mediados de febrero, la portera viste manga corta mientras que el resto de los transeúntes se niegan a quitarse el abrigo. Al preguntarle por la temperatura se ríe y explica que en León comienzan a llegar las primeras alertas por nevadas. Es la primera vez que sale de casa y lo hace, además de por el balonmano, motivada por su vida académica. «Yo siempre quise estudiar Fisioterapia y en León no podía hacerlo; tenía que ir a Ponferrada, demasiado lejos. Empecé a buscar ciudades donde poder compaginar las dos cosas y pensé en Málaga», comienza. De ahí su llamada de insistencia al técnico malagueño, que le propuso sufragar sus gastos de alquiler en un piso compartido junto a las que serían sus nuevas compañeras. La jugadora sin embargo optó por rechazar la idea para buscar una residencia de estudiantes y focalizarse así en sus estudios.

Más minutos

Ahora su nombre comienza a sonar en Liga. Ya debutó en la máxima categoría hace dos temporadas, con el Cleba, pero esta vez le alcanza con un punto más de madurez, incluso una de sus paradas fue elegida como la mejor de la Liga en la decimotercera jornada. «Además de que este grupo es increíble, ahora puedo jugar en Liga, Copa y Challenge –fue titular en la vuelta de octavos ante el Istogu–», asegura.

Vidal no esperaba encontrar hueco en este deporte, que descubrió hace escasos cuatro años. Su verdadera pasión era el fútbol. «Empecé en baloncesto, era pívot porque era la más alta entonces, pero lo que realmente me gustaba era el fútbol. Jugué como portera con niños en un equipo de León hasta los 15-16 años, que es hasta cuando se permite y compaginé mi primer año de balonmano con el fútbol», relata. La opción de este segundo deporte llegó por la insistencia de uno de sus profesores, que sabiendo que era meta en fútbol, le ofreció serlo también en una portería más reducida.«Cuando empecé en balonmano no me gustaba nada, no tiene nada que ver con ser portera de fútbol. No tenía la técnica, recibía muchos balonazos... Llegué a pasarlo mal», dice.

Su rápida progresión, las horas de trabajo, visionado de vídeos y su aprendizaje autodidacta tras los entrenamientos cambiaron sus objetivos: «Quiero llegar a ser profesional,que me paguen por aquello que me gusta. Me encantaría poder decir que ser jugadora de balonmano es mi trabajo, que vivo de ello», cuenta.

Muy personal

-Un amuleto.

-Un colgante y una pulsera con un trisquel, que es un símbolo celta que siempre he considerado que me trae suerte.

-Un rincón de Málaga.

-No soy muy de playa así que diré la calle Larios y el ambiente de bares y la vida que hay por el centro.

-¿Y de León?.

-La plaza de la catedral.

-Un grupo o cantante.

- Queen.

-Un libro.

-Uf, muchísimos, pero creo que mi favorito es 'La sombra del viento', de Carlos Ruiz Zafón.

-Una película o serie.

- 'La vida es bella'.

- Un segundo deporte.

- El fútbol.

-Un referente deportivo.

-Sin duda Puyol. Como jugadora aspiro a ser como él, quiero jugar hasta el final, dándolo todo en el campo y ser un ejemplo de compañerismo, como él.

-Si no hubiera comenzado a estudiar Fisioterapia, ¿qué haría?

-Veterinaria, de hecho comencé un año pero me di cuenta de que lo que realmente quería hacer era Fisioterapia.

- Algo que le gustaría aprender.

- Ya toco un poco la guitarra, ahora me gustaría aprender piano.

- ¿Cree en algo?

- Diría que no.

- ¿Cómo se ve en 10 años?

- Siendo profesional del balonmano y desempeñándome como fisioterapeuta.