María Claro se abre paso en la élite

María Claro en las instalaciones de Inacua./ SUR
María Claro en las instalaciones de Inacua. / SUR

La nadadora mijeña de 17 años está concentrada con la selección española esta semana para preparar su primer Europeo júnior

MARINA RIVAS

María Claro todavía es un nombre desconocido en Málaga, pero se está haciendo hueco en el panorama nacional a pasos agigantados. La nadadora mijeña tiene 17 años es un producto de la fábrica de talentos de Xavier Casademont, con el que cada día se entrena en las instalaciones de Inacua. La costasoleña compartió grupo de entrenamiento con la bicampeona del mundo de aguas abiertas Paula Ruiz, antes de marcharse a Barcelona, y también comparte con ella el mismo club, el Mairena de Aljarafe sevillano. Sin embargo, aunque Claro también ha comenzado a destacar en aguas abiertas, su futuro quedará entre las paredes de una piscina.

La joven no es de muchas palabras, prefiere reservar energías para todo el esfuerzo que emplea bajo el agua. Cada día, Claro se levanta a las 5.30 horas, cuando todavía es de noche, para prepararse para su primera sesión de entrenamiento. Al residir en Mijas, es su padre quien la lleva a los entrenamientos. «El primero lo hago de 6.00 a 7.45 horas, luego voy a clase y después vuelvo a entrenar hasta las 18.30 o 19.00, luego estudio o hago lo que tenga que hacer, cenar y dormir», resume Claro sobre rutina diaria. En su caso, no ve nada raro o costoso en que el despertador suene a esa hora. «Estoy acostumbrada, lo hago porque me gusta. Mis compañeros de clase me dicen que ellos no podrían levantarse tan temprano y seguir esta rutina, pero yo en un par de meses me he adaptado», cuenta.

Desde hace dos años, además es considerada como deportista de alto rendimiento, aunque todavía no le beneficia demasiado ese reconocimiento al estudiar cuarto de Secundaria. Su padre trabaja en el Ayuntamiento local y su madre en una universidad de Marbella. Ella también apostará por las ciencias sociales para su futuro, aunque le guste más el camino de la Comunicación y las Relaciones Públicas. Una trayectoria académica que no duda compaginará con la deportiva. «Quiero seguir creciendo. Llegar a unos Juegos Olímpicos sería un sueño, pero es muy difícil, si no, ojalá un Mundial», comenta.

Objetivo del año

Ahora, su mayor objetivo es el Europeo júnior de Kazán de este verano, para el que ya ha comenzado a prepararse esta semana en una concentración junto a la selección española en Madrid. El de Rusia será el primer campeonato continental para el que la mijeña ha conseguido la marca mínima; la obtuvo en el pasado Open de Sabadell con un tiempo de 2:13.44 en los 200 mariposa. En esa cita, además, se coronó campeona de España júnior y bronce absoluto. Sin embargo, no se trata de su primer metal nacional ni su primera competición internacional; en campeonatos de España suma seis títulos en categorías inferiores (hasta júnior) y dos preseas de bronce absolutas en 800 y 200 mariposa, su modalidad estrella. Además, fuera de las fronteras del país, cuenta con un oro júnior en aguas abiertas (10 kilómetros) y un bronce en 200 mariposa en diferentes ediciones de la Copa Comen.