El marchador granadino del equipo nerjeño Pablo Oliva quedó tercero en la prueba de los 10 kilómetros, con una marca de 43 minutos y 31 segundos, por detrás del madrileño Diego García, vencedor con 41.16, y del murciano Manuel Bermúdez, subcampeón nacional con un registro de 43.01. El atleta, pese a su juventud, tiene un gran palmarés en Campeonatos de España e internacionalidades, incluso a nivel absoluto. Así, fue bronce en el Europeo júnior en 2015.

Los buenos resultados no quedaron ahí para los atletas celestes, pues además se rozaron varias medallas, ya que fueron cinco finalistas los conseguidos por el club nerjeño: Alba Lobato fue cuarta en 100 metros vallas; Alejandro Romero quedó quinto en 110 metros vallas; Blanca López terminó séptima clasificada en la prueba de lanzamiento de martillo, al igual que Carlos Liébana, quien ocupó el mismo puesto en lanzamiento de jabalina. Por último, Juan José Jiménez finalizó octavo en salto de altura.

Por su parte, el malagueño Javier Troyano fue cuarto en 200 metros lisos. El atleta internacional del Club Atletismo Málaga consiguió el sábado entrar en la final tras ser primero en su serie con un tiempo de 21 segundos y 41 centésimas. El domingo, durante la final, Javier Troyano vio mermado su rendimiento a causa de la lesión que sufrió durante los recientes Juegos Mediterráneos, y esto le impidió competir al 100%. A pesar de ello, Troyano completó la carrera con un tiempo de 21.34 y rozó el podio al finalizar en cuarta posición.

Desde la entidad malacitana de la que forma parte el velocista confiaron en que se recupere completamente de su lesión, de forma que pueda competir «más recuperado en una semana», cuando tiene previsto acudir al Campeonato de España de la categoría absoluta, que se celebrará en la localidad madrileña de Getafe durante los próximos días 21 y 22 de julio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos