Málaga pone fin al Mundial de veteranos más multitudinario de la última década

El equipo de voluntarios posa con alguna de las autoridades del Mundial de atletismo. /Francis Silva
El equipo de voluntarios posa con alguna de las autoridades del Mundial de atletismo. / Francis Silva

Entre los 8.200 participantes, los 1.700 españoles encabezaron el medallero con 211 preseas, con una positiva contribución local

MARINA RIVAS

Cualquiera que haya transitado por Málaga durante alguno de los últimos 12 días sabe del ritmo frenético que se ha vivido tanto en la capital como en Torremolinos. Un ir y venir de 8.200 atletas y en torno a más de 22.000 personas que llegaron a la provincia, procedentes de los lugares más recónditos del mundo, para medirse en una nueva edición del Mundial de veteranos de atletismo.

Una cita de récord, que no contaba con tal cifra de inscritos desde el organizado en Riccione (Italia), en 2007, con casi 9.000 participantes. No sólo ha roto los esquemas de la última década en este sentido, sino también en cuanto al número de representantes españoles, con 1.700 personas y también de malagueños, cómo no, con 237 nombres de la provincia. Cifra para la historia en el medallero español, que terminó quedando segundo en la competición, con 203 preseas, superando con creces al tope hasta ahora, con 136.

Las carreras de relevos pusieron el broche a la cita.
Las carreras de relevos pusieron el broche a la cita. / Francis Silva

De entre las cuales, además, los malagueños pudieron sumar su granito de arena. Para muchos, un sueño cumplido fue haber competido y ganado un metal en casa, delante de un público muy especial; para otros, los que no pudieron conseguir sus metas, supuso una nueva motivación para seguir intentándolo. En total, hasta 18 medallas se quedaron en Málaga, siendo 11 oros, 2 plata, 5 bronces; de los cuales 9 logros individuales y 9 por equipos.

Llegará el día en que los que no entienden este deporte empiecen a verlo como algo más que correr, saltar o lanzar. Tras cada uno de los 8.200 deportistas que llegaron aquí, se escondían historias de superación, como las de Man Kaur y Giuseppe Ottaviani, con 102 años a sus espaldas; recuerdos de guerras, de migraciones, de una vida dedicada al atletismo de alto nivel y una vuelta a las pistas o de algunos que no tuvieron tiempo para comenzar y que ahora han encontrado su momento. Historias de mujeres que lucharon por defender sus derechos y de hombres que, sin importarles la edad, seguirán soñando con romper nuevos récords, lograr nuevas marcas, seguir dando ejemplo, e incluso, poder pasar a la historia.

Miles de vidas que tenían un porqué para competir y que seguirán buscando para continuar haciéndolo, mientras los brazos resistan, mientras las piernas aguanten. Un deporte para todos que ha llenado Málaga de vida y que ha permitido dar a conocer una faceta de la provincia que muchos se llevarán, en forma de recuerdo, a su respectivo rincón del mundo.

Medallas malagueñas

Oros. De forma individual, Lysvanys Pérez (altura y longitud M35), Javier Díaz Carretero (cross M40), Ola Carlsson (altura M40) y Óscar González (decatlón M40). Por equipos, Díaz Carretero (cross M40), Agustín Molina (cross M50), Paz González y Antonia García (cross W55), Rafa Martín (20 km. marcha M45), Kiko Rodríguez (20 km. marcha M35)y Antonio Camaño (10 y 20 km. marcha M35).

Platas. Susana Pérez y Adela Martínez (10 km. marcha W35), por equipos. Mario Soto y Luis Palam (4x100 M40)

Bronces. Agustín Molina (cross M50), Lorena Aguilar (peso W35), Rafa Martín (5 km. marcha M45) y Gregorio Martínez (200 M45), de forma individual, y Jannine Lima (cross W35), por equipos.

 

Fotos

Vídeos