El Málaga Norte femenino se niega a bajar el listón

La plantilla del Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte de esta temporada. /SUR
La plantilla del Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte de esta temporada. / SUR

El cuadro malagueño de balonmano, filial del Rincón Fertilidad, disputa por primera vez la División de Plata tras su ascenso al final de la pasada campaña

MARINA RIVASMálaga

En poco más de un año, aunque sin aparentes cambios externos, el Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte femenino ha pasado por un proceso de reconversión que no había vivido hasta ahora. Conocido como uno de los mejores clubes de base de la provincia, en junio del pasado año aprobó su acuerdo de afiliación con el Rincón Fertilidad y, un año después ascendió por primera vez en su historia, a la División de Honor Plata, la segunda nacional. Ahora, dispuesto a seguir creciendo, busca asentarse en esta nueva y exigente categoría, que obliga a aumentar sus entrenos semanales y también su presupuesto para los desplazamientos por toda España.

Hoy recibe en Carranque (20.00 horas) al líder de la clasificación, el Salud Tenerife, y el sábado viaja a San Sebastián en su semana más frenética. «Nuestro equipo todavía es novato en la categoría. De momento lo estamos pasando regular, pero esperamos hacernos pronto con ella. Nos queda rodarnos», se sincera el nuevo técnico, Cristóbal Flores.El balance de inicio de campaña no deja de ser negativo: cuatro derrotas, un empate y una victoria. Eso sí, vale para ser undécimo, fuera del descenso. Justo por debajo se encuentra el otro equipo malagueño, el Fuengirola Un Sol de Ciudad, también con tres puntos, pero con un 'average' más negativo aunque con mayor experiencia en la categoría.

Un técnico experto

A pesar de ser nuevo al frente del equipo, Flores no es novato.Es una cara conocida en el balonmano malagueño y que tuvo que asumir el papel de entrenador tras el ascenso, al carecer el anterior (Alberto López) de la titulación nacional, necesaria para liderar al equipo. «Tengo el título nacional desde 1975, cuando empecé en el Medina Málaga, un club exclusivamente femenino y fue el primero de la ciudad que compitió en la máxima categoría nacional; luego, estuve en el Caja de Ronda, en Algeciras,…», rememora el técnico.

Ahora, en su vuelta al ámbito nacional, se enfrenta a la misma plantilla que vivió el ascenso del pasado año, a excepción de tres nuevas juveniles y la portera Marta Vidal, llegada de León y que es la segunda meta del Rincón Fertilidad, por lo que también acude a los viajes con este primer equipo. Además de ella, Mercedes Gómez, Bárbara Vela, Laura Sánchez y María Pérez son las cuatro nuevas incorporaciones, procedentes del Málaga Norte y a las que Diego Carrasco ya empieza a hacer hueco en sus esquemas. Como Flores explica, en esto se basa la nueva mentalidad: «Lo que hay que intentar hacer ahora es mantenernos en la categoría por el bien de las niñas que salen del club. Nuestra conciencia es la de que tenemos que hacer jugadoras capaces de subir a División de Honor», comienza. Y concluye, contundente: «Ahora es cuando las niñas deben demostrar sin con capaces de jugar a este nivel e incluso a un nivel superior o si no pueden».

La dureza de la categoría, ya en un segundo escalón nacional, ha hecho que el técnico del conjunto aumente su nivel de exigencia; basado en su propia experiencia sabe cuál es el momento en el que sus jugadoras deben aprender a destacar a nivel individual. Y eso pasa por el que el objetivo colectivo sea el de mantenerse. «Se nota que aquí hay más gente profesional. Nosotras tenemos que quedarnos en la categoría, es nuestra meta», asegura la capitana del conjunto.

La extremo Lidia Rueda es la mayor del equipo, con 24 años y también la más experimentada en el club, al que pertenece desde los 11. Aprendió a compaginar sus estudios de podología con el deporte, sin dejarlo de lado nunca; ahora, sigue liderando al cuadro mientras trabaja en una clínica. «Si lo comparamos con el fútbol, sí que podríamos decir que somos profesionales, esta es la segunda división, pero el Málaga Norte es altruista, el que trabaja o juega aquí es por pasión, no vive de esto», dice.

Ahora, en recuperación por una operación ajena al plano deportivo, la capitana y entrenadora del alevín femenino, asegura que estará lista la próxima semana: «Nos queda mucho por trabajar. Los partidos que hemos perdido han sido sólo por detalles, pero esta liga es muy larga y seguro que cumplimos con el objetivo. Aunque el inicio está siendo un poco agridulce, las niñas están ilusionadas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos