Jimena Laguna, juventud y mucho gol para el Rincón Fertilidad

Laguna, en el entrenamiento de ayer en el Pérez Canca/
Laguna, en el entrenamiento de ayer en el Pérez Canca

El último fichaje del club es la quinta máxima anotadora de todos los grupos de la División de Honor Plata

MARINA RIVAS

Su pueblo, Pozuelo de Calatrava, tiene 3.500 habitantes. En cuanto pasó al Instituto tuvo que empezar a desplazarse y ya cuando comenzó la carrera de Educación Primaria, comenzó con su rutina diaria de ida y vuelta a la capital de la provincia, Ciudad Real. Sin embargo, esta es la primera vez en la que se marcha de casa. Jimena Laguna, de 18 años, es la última incorporación del Rincón Fertilidad para la recta final de la temporada, un fichaje inesperado que llega procedente del equipo de su municipio, que este año ha concluido tercero del grupo D en la División de Honor Plata, la segunda categoría nacional.

Es una primera línea polivalente, rápida, muy activa y con un gran talento para el gol; sólo esta campaña ha sumado 187 tantos (a 7,2 por partido), que la convierten en la tercera máxima goleadora del grupo y la quinta de todos los equipos de la categoría. Un refuerzo para el cuadro malagueño que todavía deberá probarse en la máxima división, aunque antes, debutará en la Copa de la Reina, del 26 al 28 de este mes. Así comenzaron los contactos entre los clubes: «Conocí a Pepa Moreno cuando estaba con la selección española de balonmano-playa juvenil, ella habló con el presidente de mi club y yo les dije que vendría si mi equipo no jugaba la fase de ascenso a División de Honor; quedamos terceras así que aquí estoy», argumenta Laguna en declaraciones a SUR.

Multidisciplinar

En un equipo humilde como el que dejaba, tanto para sus compañeras como para todos sus allegados, supuso una gran noticia el que Jimena diera este salto. También fue así para sus padres, que desde pequeña la vieron pasar por el fútbol, fútbol-sala, judo, ballet y flamenco hasta que se decantó por el balonmano. Lo llevaba en la sangre, su madre también jugó a este deporte, aunque nunca a un alto nivel. Ella trabaja en el departamento de Geografía de la Facultad de Letras de la Universidad de Ciudad Real; mientras, su padre es un hombre más sencillo. «Es agricultor, tiene viñedos heredados de mis abuelos», cuenta Laguna. Una labor que ella no incluyó en sus planes futuros. «Es un trabajo muy duro, no podría dedicarme a eso aunque los veranos sí que le ayudo».

Todavía no le ha dado tiempo a pensar en cómo han cambiado sus metas en apenas unas semanas después de su llegada a Málaga para dar un paso más en su carrera. Ahora, el escaparate al que se enfrenta es mucho mayor: «Me hace mucha ilusión, voy a competir en la élite y en una Copa de la Reina», exclama muy ilusionada. Aunque añade: «Sé que esta es una gran oportunidad para crecer y ojalá la selección nacional vuelva a contar conmigo también (ya fue internacional juvenil), pero tengo que ir poco a poco, soy la nueva». Aunque cauta, Laguna sabe que esta será su primera gran oportunidad para empezar a despegar.