Jesús Narváez, un triatleta de éxito tardío

El nerjeño Jesús Narváez, con el trofeo conseguido en el Iron Man de Madrid el pasado septiembre./SUR
El nerjeño Jesús Narváez, con el trofeo conseguido en el Iron Man de Madrid el pasado septiembre. / SUR

El nerjeño es el vigente campeón de Europa de Iron Man en veteranos

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Jesús Narváez descubrió el triatlón hace apenas dos años, cuando uno de los deportistas a los que planificaba su preparación para un Iron Man lo retó a tomar la salida junto a él. «Me lo propuse y ya he disputado dos, con una mejor marca de 10 horas y 35 minutos», presume orgulloso este todoterreno del deporte, que ha practicado disciplinas tan dispares como las artes marciales –es cinturón negro segundo Dan de yawara-jitsu y marrón de taekwondo–, el parapente o el descenso en bicicleta de montaña.

«El segmento del ciclismo es el que mejor se me da, y en el que más sufro es en el de la carrera», explica este nerjeño de 52 años, que el pasado 23 de septiembre se proclamó en Madrid campeón de Europa de la mítica prueba de triatlón que incluye 3.800 metros de natación, 180 kilómetros en bicicleta de carretera y una maratón (42.195 metros), en la categoría de veteranos, dentro del grupo de edad de 50 a 54 años.

«Estoy consiguiendo entrar siempre entre los 40 primeros, y todos los que me ganan son profesionales», sostiene Narváez, quien el pasado año ganó también el Iberman celebrado en Huelva, en el que consiguió su mejor marca en esta especialidad. Además, esta temporada ha ganado la Copa de España de media y larga distancia en su grupo de edad, tras subir al podio en las citas de Valencia y Sevilla. En Guadalajara y Pontevedra tuvo problemas físicos, pues arrastra una lesión en uno de sus hombros que le suele provocar dislocaciones en la primera parte de la carrera, en el segmento de la natación.

Lleva apenas dos años compitiendo tras lograr triunfos en yawara-jitsu, parapente y descenso en bicicleta de montaña

«Cuando Borja Sáenz de Buruaga me retó, me lo tomé muy en serio y empecé a investigar sobre el triatlón, y a preparar entrenamientos específicos, además de cuidar la alimentación al máximo», recuerda Jesús Narváez, quien disputó su primera prueba combinada en Granada en septiembre de 2016. En estos poco más de dos años, ha completado más de medio centenar de competiciones, entre triatlones, duatlones y acuatlones, tanto en carretera como en montaña.

Así, el pasado mayo se proclamó subcampeón de España de XTerra en Rincón de la Victoria en su grupo de edad, y suele disputar las distintas citas que se celebran dentro de los circuitos provinciales de Málaga y Granada. El triunfo en la prueba de Madrid le ha dado el billete para competir en el Mundial de Iron Man que organiza la Federación Internacional de Triatlón (ITU) en mayo de 2019 en la ciudad eslovaca de Samorín. No obstante, Narváez aún no tiene claro si acudirá a esta competición o se inclinará por otras pruebas internacionales como el Mundial de Larga Distancia, al mes siguiente en Pontevedra, o el Mundial XTerra, que se celebra en octubre en la isla hawaiana de Maui.

«El próximo año quiero hacer un podio mundial, éste es mi gran reto, pero aún no tengo claro a dónde iré, estará en función del estado de forma en el que me encuentre», asegura el deportista, que pondrá el broche de oro a la temporada 2017/2018 el próximo día 27 de octubre en la isla mallorquina de Ibiza, donde disputará el Europeo de Media Distancia, que incluye 1.900 metros de natación, 90 kilómetros en bicicleta y una media maratón (21.097 metros). «Sería fantástico poder cerrar la temporada con un nuevo podio», sostiene el triatleta nerjeño, que compite con el mono del club que ha fundado, el X-Bike Nerja.

El nombre de la entidad se corresponde con el de la tienda de alquiler, venta y reparación de bicicletas que abrió hace unos años en la avenida de Pescia de la localidad axárquica. Narváez es además entrenador con título internacional de ciclismo, y es el responsable de la escuela municipal de este deporte. En las otras disciplinas en las que ha competido al máximo nivel también atesora un gran palmarés de éxitos.

Artes marciales

Así, en artes marciales fue subcampeón de España en combate y campeón en katas o técnicas en los años ochenta del siglo pasado. Posteriormente, se aficionó al parapente, logrando ser el número uno nacional a mediados de los años noventa, y compitiendo también en pruebas internacionales. De este deporte pasó al descenso en bicicleta de montaña, una especialidad en la que puede presumir de ser una vez campeón de España y de Europa y siete veces de Andalucía.

«Todos los deportes tienen su dificultad, pero ninguno como el triatlón, porque son tres en uno, cuando te bajas de la bici después de 180 kilómetos y tienes que correr un maratón, te das cuenta de lo duro que es», explica Narváez, quien confiesa que la clave es ir marcándose metas. «Hay que ir superando kilómetros, fijándote objetivos, y sobre todo, tener una gran preparación y una correcta alimentación e hidratación durante la prueba», describe este laureado triatleta de éxitos tardíos, que a sus 52 años aspira a seguir subiendo al podio por mucho más tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos