El Gaes busca la gloria en su fortín

La plantilla del Gaes Málaga, en la pista del pabellón Pérez Canca, en la que peleará por el ascenso. :: fernando morgado/
La plantilla del Gaes Málaga, en la pista del pabellón Pérez Canca, en la que peleará por el ascenso. :: fernando morgado

El equipo malagueño lucha desde hoy por una plaza en División de Honor PlataTras no haber perdido un solo partido esta temporada en el pabellón José Luis Pérez Canca se mide al Sant Quirze

FERNANDO MORGADO MÁLAGA.

A pesar de que tienen por delante un fin de semana intenso, para los jugadores, técnicos y directivos del Gaes Málaga no existe nada más allá del encuentro de esta tarde ante el Handbol Sant Quirze (18.00 horas). Será el primero de los tres que disputen en el grupo III de la fase de ascenso a División de Honor Plata de balonmano masculino. Todas sus energías se concentran en pensar en cómo ganar a los catalanes. Una vez conseguida esa victoria, pondrán su mente en el siguiente partido, menos de 24 horas después, ante el Ikasa BM Madrid. Para el último encuentro les espera el Tolosa C. F. Eskubaiola.

El Gaes Málaga sabe que ganar el primer choque de un 'play-off' es vital, y más si lo hace delante de su afición, en el pabellón José Luis Pérez Canca, donde esta temporada -encuadrados en el grupo F de la Primera Nacional masculina- el equipo malagueño no ha perdido ni un solo partido. Ni siquiera en pretemporada ante el Antequera, que milita en la categoría a la que ahora aspira el Gaes. Con su público poblando las gradas de Carranque, vencer hoy daría alas a los anfitriones, que han demostrado ser imparables una vez que despegan.

EL PROGRAMA

uHoy
A las 18.00 horas, Tolosa C. F. Eskubaiola-Ikasa BM Madrid. A las 20.00 horas, Gaes Málaga-Handbol Sant Quirze.
uMañana
A las 18.00 horas, Gaes Málaga-Ikasa BM Madrid. A las 20.00 horas, Handbol Sant Quirze-Tolosa C. F. Eskubaiola.
uDomingo
A las 10.30 horas, Ikasa BM Madrid-Handbol Sant Quirze. A las 12.30 horas, Gaes Málaga-Tolosa C. F. Eskubaiola.

La consigna de ir paso a paso en busca de la gloria se transmitía entre los miembros del club en uno de los últimos entrenamientos antes de la decisiva cita. Se escuchó en boca del entrenador, Curro Lucena; del capitán, Fernando Quintana, y del presidente, Alberto Camas. Este último, al igual que el resto, es cauto, pero al mismo tiempo entiende que otra ocasión como esta para subir de categoría en casa tardará en volver a pasar. «Somos conscientes de que esta es una oportunidad para el equipo y para Málaga. Es un reto y los jugadores lo saben también. Gracias al Ayuntamiento y a la Diputación hemos podido jugar la fase de ascenso aquí y la ciudad se ha volcado. Parece que hemos logrado inculcar esa idea de que Málaga sea una ciudad 'triple B': que tenga equipos de primer nivel en baloncesto, balompié y balonmano», explica Camas.

Logre o no el ascenso, el Gaes Málaga jugará la temporada que viene con otro nombre, después de anunciar su patrocinador oficial que este es su último año como patrocinador. La continuidad del ambicioso proyecto del club está asegurada. De hecho, hace tiempo que la entidad cambió su estrategia de patrocinio por un modelo más estable y diversificado, en el que la entrada de un clúster de empresas proporciona una mayor solvencia y menos dependencia de una gran compañía.

Aun así, un salto de división podría ayudar en las negociaciones con nuevas marcas. «El grueso del equipo seguirá; de hecho, ya se ha hecho una ronda de renovaciones. Pero obviamente no es lo mismo jugar en la segunda división del balonmano que volver a competir en Primera Nacional. Por el bien del balonmano malagueño, necesitamos ofrecer a los aficionados victorias y éxitos en una categoría más potente. Hay que darlo todo una vez se ha hecho el esfuerzo de jugar la fase de ascenso aquí», se reafirma Camas, que en lo deportivo se muestra orgulloso de la madurez táctica que ha experimentado la plantilla desde la llegada de Curro Lucena.

Hambre de éxito

Hay cierta urgencia en el club por competir en la División de Honor Plata, pero sobre todo mucha hambre de éxitos entre los jugadores. Incluso entre los más veteranos, como el portero Jorge Oliva, que ya ha vivido varias fases de ascenso con otros equipos, dos de ellas a la Liga Asobal. Por su experiencia, al sevillano le toca aportar tranquilidad al vestuario. «Aunque puede que sea también de los que más nervioso está», comenta entre risas. «Veo al equipo muy bien. Por suerte, después de varias lesiones, estamos todos disponibles. Personalmente siempre me propongo cumplir objetivos a corto plazo, por eso sólo pienso en el partido frente al Sant Quirze. Sería un orgullo enorme llevar al equipo a la élite. Pase lo que pase, va a ser muy bonito», apunta el guardameta, para el que el apoyo de la afición va a ser indispensable.

Por eso, el club no ha escatimado en esfuerzos para llenar el pabellón José Luis Pérez Canca. Se han fijado precios populares para los abonos de la fase de ascenso, que costarán 10 euros. La entrada para cada día, que da derecho a presenciar dos partidos, cuesta 5 euros. Como explica Jorge Oliva, el equipo necesitará a la afición «en los momentos de flaqueza».