El Fuengirola Un Sol de Ciudad quiere superarse

La plantilla celebrando una de sus últimas victorias en el vestuario casero./SUR
La plantilla celebrando una de sus últimas victorias en el vestuario casero. / SUR

El cuadro de balonmano femenino disputa su sexta campaña consecutiva en la División

MARINA RIVASMálaga

La División de Honor todavía se les queda grande, pero en la División de Plata parecen haber encontrado su casa. El Fuengirola Un Sol de Ciudad disputa este curso su sexta campaña consecutiva en la segunda categoría del balonmano femenino nacional, donde esta vez no está sólo, sino que vuelve a cruzarse en las canchas con el filial del Rincón Fertilidad, el recién ascendido Academia Óptima Rincón Dental Málaga Norte. Sin embargo, su experiencia en la categoría y su plantilla con alguna que otra cara conocida hace que los proyectos sean divergentes. Si el Málaga Norte es una fuente de generación de talentos que aspiran a llegar al primer equipo, el Fuengirola, con entidad propia, tiene como objetivo mantenerse muchos años más en la categoría.

El Fuengirola es desde un lugar para el desarrollo de la cantera, hasta un espacio para jugadoras de la provincia que compaginan sus estudios universitarios o sus trabajos con su pasión deportiva. La media de la plantilla ronda los 24-25 años, yendo desde los 16 de las más jóvenes hasta los 33-34 de las más experimentadas, como una de sus capitanas, Jennifer Marín, la única foránea del equipo. La primera línea sevillana lleva toda su vida jugando en División de Plata, y lo compagina con la modalidad de playa; este mismo año ha sido bronce Europeo con el Algeciras. Y, además, fue madre hace un año. «Aunque no sólo soy madre en mi casa, en el equipo también me dicen 'mami'. Hay jugadoras con las que me llevo diez años y a veces me toca ponerles las pilas y motivarlas», explica sobre sus dotes como capitana del equipo.

Experiencia internacional

A su lado, compartiendo el brazalete, se encuentra Marta Jiménez, de 28 años, hija del actual entrenador del equipo y con un palmarés de éxito en el que llegó a consolidarse entre las grandes promesas del panorama nacional. No muchos recordarán el momento en el que la malagueña Marta Jiménez fue subcampeona de Europa con la selección española juvenil, pero quizá sí de ubicarla junto a su compañera de promoción: la olímpica costasoleña Marta López, que llegó a ser bronce en Londres 2012. Lejos de perseguir sus sueños en la élite, Jiménez optó por desarrollar su profesión como fisioterapeuta y dejó que el balonmano pasara a un segundo plano. Sobre esta decisión, la primera línea explica: «Tuve una lesión de rodilla importante a los 19 años, ahí fue cuando me decanté por continuar con mis estudios y a pesar de eso llegué a jugar un año en División de Honor con el Vícar de Almería (ahora desaparecido)», recuerda.

Por el Fuengirola también pasaron las gemelas del Rincón Fertilidad, Sole y Espe López, que jugaron allí en categoría cadete. Sobre ellas, el técnico del Fuengirola Chema Jiménez, recuerda: «Siendo muy pequeñas ya destacaban, lo ganaban todo, además yo era más de Espe que de Sole y ella lo sabe. Es una alegría ver dónde están llegando ahora, ambas son grandes luchadoras». Empeñado en hacer de su plantilla un equipo unido y competitivo, el técnico malagueño, que comenzó jugando en el Colegio Sagrada Familia de Ciudad Jardín y en el Caja de Ronda, explica que el equipo mejora por momentos y que, en la segunda vuelta, sacarán todo su arsenal. Por ahora, el Fuengirola es undécimo, con cuatro victorias, dos empates y seis derrotas. Aunque no pasa por su mejor momento, su aspiración este año es superar los resultados del último año, cuando concluyó sexto, su mejor posición histórica.

La plantilla

 

Fotos

Vídeos