Los favoritos se llevan el WPT de Mijas, que fue un éxito de público

Sanyo Gutiérrez (de naranja) y Maxi Sánchez ganaron en Mijas y ya son la pareja que lleva más triunfos en 2018./WPT
Sanyo Gutiérrez (de naranja) y Maxi Sánchez ganaron en Mijas y ya son la pareja que lleva más triunfos en 2018. / WPT

Sanyo Gutiérrez-Maxi Sánchez, en masculino, y las hermanas Sánchez Alayeto, en femenino, cierran una semana con pádel del más alto nivel

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El World Padel Tour de Mijas finalizó anoche tras una semana de pádel del más alto nivel ante un público –el de la Costa del Sol– que llenó la pista central desde prácticamente el miércoles, pero que también hizo pequeño al Club Cerrado del Águila desde la fase de pre-previa, que comenzó el domingo pasado. Ningún malagueño pudo finalmente alcanzar las finales, pero aún así la última jornada dejó un ambientazo en un municipio que aspira a consolidarse como una prueba fija del circuito internacional.

Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez, pareja número dos del circuito WPT pero primera en la carrera de campeones de 2018, volvieron a triunfar en una final desplegando un juego atronador que pasa por la potencia de Sánchez y la técnica y la inteligencia de Gutiérrez. El partido comenzó mal para los jóvenes Juan Lebrón y Juan Cruz Belluati. El 'break' de la pareja argentina llegó rápido, quizá demasiado para el que deseara una final más igualada. La primera manga fue un visto y no visto; un 6-2 demasiado contundente construido en base a los 'winners' y la práctica ausencia de errores no forzados (2) de Sánchez-Gutiérrez.

Pero la grada mijeña quería más pádel y Lebrón-Belluati lo intentaron por todos los medios. A pesar de ello, perdieron uno de sus servicios al principio del set, aunque la verdadera reacción estaba por llegar. En el 5-3 para la dupla argentina y 30-30 y servicio, Lebrón cantó mala un saque que la revisión de vídeo terminó por darle la razón. Con el ánimo por el cielo, los dos jóvenes ganaron dos puntos seguidos y rompieron el servicio en la primera oportunidad que tuvieron.

Sanyo Gutiérrez-Maxi Sánchez, en masculino, y las hermanas Sánchez Alayeto, en femenino, cierran una semana con pádel del más alto nivel

Sin embargo, el nivel de Sanyo Gutiérrez era inaccesible para sus adversarios. En el 6-5 consiguieron mover de lado a lado a los 'juanes' y en la primer bola de partido que tuvieron se llevaron el 'open' de Mijas. Ahora habrá que estar atentos a la prueba de Andorra. Belasteguín y Lima vuelven a ver peligrar su número uno del 'ranking'. No sólo por haber perdido en cuartos tras la lesión del argentino en el partido anterior, sino porque éste no jugará en los Pirineos. La gran novedad al respecto es que Pablo Lima sí lo hará. Su compañero será el también brasileño y veterano del pádel, Marcelo Jardim.

Las Sánchez Alayeto son más número 1 aún.
Las Sánchez Alayeto son más número 1 aún. / WPT

En categoría femenina, la primera final de la tarde, la historua fue muy diferente. A este ritmo, las hermanas María Pilar y María José Sánchez Alayeto van a estar una larga temporada como números uno del 'ranking' mundial. Las aragonesas se deshicieron de forma muy sencilla de Elisabet Amatriaín y Patty Llaguno. La velocidad de las Alayeto cuando están inspiradas no se puede igualar en ningún caso. Los puntos eran cortos y rápidos, y en algo más de una hora vencieron por un contundente 6-1 y 6-3 que le da aún más oxígeno en la lucha por acabar primeras el año, ya que además sus máximas rivales, Gemma Triay y Lucía Sainz, cayeron derrotadas en cuartos de final.

'Señores' y 'señoritas'

Habrá que esperar unos cuantos meses para confirmar si Mijas volverá a acoger una prueba del WPT, aunque esa es la voluntad, tal como ha podido saber este periódico. Si eso ocurriera, ahí van dos peticiones: la primera es que los partidos de mujeres en los que jueguen malagueñas no se vayan a las pistas con menos capacidad de público. Carolina Navarro, Beatriz González o Mari Carmen Villalba, por citar a algunas de ellas, son más merecedoras de una pista central en el club que otro partido de primera ronda masculina sin mugadores locales.

La segunda petición es que los árbitros abandonen esa anacrónica manera de llamar a ellos 'señores' y a ellas 'señoritas'. Si el pádel evoluciona, que lo haga también el lenguaje arbitral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos