Emma Boada se despide del Rincón Fertilidad

Emma Boada se despide del Rincón Fertilidad
SUR

El club ha hecho oficial su marcha al cierre de la campaña y la central catalana ha querido agradecer sus dos años en el equipo con una carta

MARINA RIVAS

A principios de este mes comenzaron a saltar las alarmas: Emma Boada dejaría el Rincón Fertilidad al final de la temporada para incorporarse a las filas del actual campeón de la Copa de la Reina, el Bera Bera. Una noticia que este miércoles por la mañana ha hecho oficial el club malagueño a través de un comunicado en el que se adjunta una carta escrita por la propia jugadora, que nunca ocultó en estas dos temporadas, la Costa del Sol se convirtió en su casa.

En este comunicado, el Rincón Fertilidad agradece la entrega de la central catalana, que llegó hace dos campañas procedente del Helvetia Alcobendas y asegura que gracias a su crecimiento y su potencial como jugadora, se convirtió en parte de la columna vertebral del conjunto. Por su parte, Boada ha correspondido al agradecimiento del club destacando en sus palabras de despedida tanto a la presidenta de la entidad Pepa Moreno, como al técnico del equipo Diego Carrasco, como a todo el cuerpo técnico y sanitario. Asimismo valora cómo ha sido su paso por Málaga y el trabajo junto a sus compañeras.

Carta íntegra de Boada

«Durante estos dos años en Málaga he tenido la oportunidad de crecer tanto persona como deportivamente. Llegué en un momento donde las lesiones no me permitían disfrutar del balonmano y aquí conseguí volver a hacerlo.Aquí encontré la confianza y la tranquilidad para empezar de cero y volver a sentirme jugadora. Me gustaría agradecer personalmente a Pepa por confiar en mi y por transmitirme esa ambición que me hicieron apostar por este club. A Diego por la confianza ciega y por todo lo aprendido. A Suso por tantos consejos y tanta magia. A Sebas por ayudarme a olvidar los fantasmas del pasado. A Juanmi y a María por cuidar hasta el último centímetro de mi cuerpo. A Sole por ser el alma de este equipo y un motor incansable. A todas las compañeras con las que he compartido equipo durante estos dos años, de las que he podido aprender algo nuevo de cada una de ellas. Y, por supuesto, a todos/as los/as aficionados/as que se han dejado la voz en cada partido y que siempre han tenido buenos gestos conmigo.

Os deseo lo mejor. ¡Hasta pronto!«