Los Corsarios tratan de financiar su andadura

Uno de los jugadores realiza un placaje a otro durante un entrenamiento en el campo José Gallardo. /Alejandro Agüera
Uno de los jugadores realiza un placaje a otro durante un entrenamiento en el campo José Gallardo. / Alejandro Agüera

El equipo malagueño de fútbol americano iniciará una campaña de ‘crowdfunding’ para recaudar 10.000 euros

MARINA RIVAS

Este mismo mes de junio se ha cumplido un año desde que el equipo de fútbol americano de Los Corsarios diera sus primeros pasos. Un conjunto amateur malagueño, de hecho, el único de la capital costasoleña, que durante todo un curso ha estado forjando jugadores para que, al comienzo de la próxima temporada, ya pueda empezar a competir como club. De ser posible, se sumarían a Los Potros de Fuengirola y convertirían a Málaga, junto a Sevilla, en las únicas provincia andaluzas con dos cuadros compitiendo en la Liga Andaluza de este deporte.

Un sueño ambicioso y, ante todo, muy costoso. Por ello, Los Corsarios, con su máximo coordinador, Rafael Márquez, a la cabeza, han decidido emprender una campaña de ‘crowdfunding’ con la que poder financiar su nueva aventura. Se trata de un método de financiación online por el que, todo el que quiera colaborar, podrá aportar la cantidad que estime al proyecto. Todo ello a través de una de las plataformas web más famosas para el ‘crowfunding’ por causas deportivas: ‘Apontoque’. El objetivo: recaudar, al menos, 10.000 euros para hacer frente a los gastos que supone disputar la competición liguera.

Los gastos

Una cifra que no cubriría todos los gastos, pero sí que daría al equipo el empujón necesario para comenzar su sueño. Desgranando la cifra que buscan alcanzar, cabe destacar costes como el de los 1.500 euros para apuntar al cuadro en la Liga, o los alrededor de 3.600 euros para federar a cada uno de los jugadores, a unos 200 euros cada uno. Todo ello, además del coste de viajes, árbitros, equipaciones, cascos y protecciones necesarias para este deporte (que financiará individualmente cada jugador) y el coste de las renovaciones del material de entrenamiento y el alquiler del campo, que asciende a 400 euros.

El objetivo del club, que se creó hace sólo un año, es poder asumir el coste de participar en la Liga Andaluza de esta modalidad deportiva

Actualmente, son 32 los jugadores que componen la plantilla del equipo, en su mayoría jóvenes de una media de 23-24 años, inexpertos, a excepción de uno de ellos, que llegó a competir en la Primera División española con los Osos de Madrid. «Todos son novatos, pero poco a poco van adquiriendo más nociones, lo que sí tienen es mucha voluntad de aprender y ganas de jugar. Algunos, además, ya eran seguidores de este deporte, así que conocían las reglas y eso facilita el trabajo», dice Márquez.

Las cifras

10.000
Es la cifra de euros a la que esperan poder llegar Los Corsarios en su campaña de ‘crowdfunding’.
3.600
Es aproximadamente el coste que supondrá la federación de los 32 jugadores del equipo.
1.500
Para iniciar la actividad del club en la Liga Andaluza, el cuadro malagueño deberá registrarse en la misma, lo que supone un coste de alrededor de 1.500 euros.

Junto al coordinador malagueño, cinco personas más conforman el cuerpo técnico del equipo, aunque el que más experiencia acumula en sus espaldas es él, el fundador del club. Informático de profesión, lleva toda su vida trabajando para una gran empresa en todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos y Eslovaquia. En su estancia de menos de un año en el país americano es donde comenzó su pasión por este deporte. Algo habitual si tenemos en cuenta que hablamos del deporte rey allí. Aunque, sin duda, fue en sus diez años en Eslovaquia donde se curtió el mismo.

«Allí estuve como asistente en un equipo de la liga y también llegué a ejercer este cargo en la selección nacional», recuerda Márquez. A lo que añade: «Durante esos años estuve, además, moviéndome por países europeos como la República Checa, Polonia o Hungría, e iba viendo cómo crecía allí el fútbol americano». Sin embargo, en 2014, el destino volvió a traerle a España. Primero a Barcelona, por su amplia oferta laboral. Allí desempeñó labores de coordinador en el cuadro del Barbera Rookies en un año en el que volvió a subir a la Primera División española, la máxima categoría.

Meses después, el técnico regresó a Málaga y su pasión por traer este deporte aquí lo llevó primero a encabezar al equipo júnior de Los Potros de Fuengirola y, después, a construir los cimientos del equipo del que ahora es fundador: Los Corsarios. Actualmente, el único club de fútbol americano de la capital costasoleña. Sin embargo, quiere dar un paso más y, por ello, plantea llevar a sus jugadores a la competición. Unos jugadores que se entrenan cada lunes y jueves en el campo José Gallardo de Portada Alta y que ya empiezan a ilusionarse por hacer de su ‘hobby’ algo más que una afición.

 

Fotos

Vídeos