El Marbella sigue en estado de gracia (1-0)

Ferrón se marcha de su marca. /Julio Rodríguez
Ferrón se marcha de su marca. / Julio Rodríguez

Un gol de Ferrón contra su ex equipo sirvió para ganar un partido sufrido para seguir líder

JULIO RODRÍGUEZ

El Marbella no se sacia. Los costasoleños siguen líderes por sexta semana consecutiva gracias a un gol de Ferrón contra su ex equipo, el Linense. Sólido en defensa, eficaz en ataque, el cuadro blanquillo mostró que es un bloque muy compacto que no necesita acumular disparos para dar en le diana. Suma 60 puntos, parte con 13 puntos sobre la quinta plaza y con tres de ventaja sobre el segundo, Cartagena, a la espera de lo que hagan mañana contra el Extremadura. Además afianza virtualmente la plaza para jugar Copa del Rey la próxima campaña.

1 Marbella

Wilfred (2), Carlos Julio (2) (Otín (1) min 93), Alonso (2), Catena (1), Peris (1), Javi Moreno (1), Álex Bernal (2), Corpas (2), Añón (3), Sergio Narváez (2) (Chus Hevia (1) min. 68) y Ferrón (3) (Lolo Pavón (1) min. 86).

0 Linense

Alberto (2), Almenara (2), Juanmi (1), Olmo (2), Mario Gómez (1), Chico (1), Juampe (2), Sana (3) (José Ramón (1) min 79), Mauri (1) (Cuero (2) min. 55), Elías (1) y Gato (2) (Sergio Molina (2) min. 72).

Árbitro
Martínez Moltanbán. Amonestó a Javi Moreno, Mario Gómez y Chico.
goles
1-0, min. 77: Ferrón.
Campo
Municipal. Unos 2.200 espectadores.

Tedioso primer tiempo, espeso y escaso de fútbol para el espectador. Cierto es que si un equipo lo intentó fue el Marbella, pero ninguno de los dos porteros probaron el tacto del balón en sus guantes. Madurar desde atrás, juego horizontal, previsible y sin profundidad, los locales trataban de encontrar espacios. La presión de los del campo de Gibraltar era posicional, sin asfixiar la salida de balón, pero bastó para contener el ataque blanquillo. La mayor acción de peligro la creó un central en área ajena. Catena se encontró solo en el área pequeña tras centro de Corpas. El tiempo entre que el balón botó y bajó para el disparo del zaguero se hizo eterno y precipitó el error del madrileño con todo el arco para él.

Ferrón volvió a la titularidad contra su ex equipo participando de forma activa. Tiró desmarques, aguantó balones y ganó a los centrales en un par de refriegas para disparar desde lejos. Los visitantes ni se asomaron al balcón del área, solo dispusieron de un par de saques de esquina sin consecuencias. Ese fue el bagaje ofensivo de un equipo que le cuesta mucho generar ocasiones. El atasco en el centro del campo impedía la circulación y filtrar balones claros. Con todo por decidir el derbi costero se marchó al descanso. El público recriminó al trío arbitral la permisividad en las faltas y las ausencias de más tarjetas. No gustó nada la designación de colegiados murcianos cuando el Marbella se juega la primera plaza con el Cartagena y el Murcia.

Tras el descanso, los costasoleños salieron con otro aire. Bernal y Ferrón gozaron de sendas oportunidades dentro del área para perforar la portería de Alberto, aunque no acertaron con todo a favor. El juego se volcó en el área blanquinegra y el técnico visitantes Julio Cobos leyó bien el partido. Metió al delantero Cuero y al contragolpe generaba incertidumbre como una escapada de Juampe que le costó la amarilla a Javi Moreno a medio metro de cometer penalti. En esos momentos el partido se congeló. Sergio Narváez recibió un pelotazo en la cara y cayó desplomado, completamente inmóvil. Hasta el entrenador del Marbella y médico de emergencias, Fernando Estévez, saltó al campo para atenderle, afortunadamente el jerezano reaccionó, pero tuvo que ser sustituido por Chus Hevia que volvía al Municipal tras dos meses de lesión.

La otra bala de Julio Cobos fue un ex del Marbella como Sergio Molina que pudo marcar a un cuarto de hora del final con un disparo cruzado desde la frontal. Los gaditanos estaban mejor. Y en ese instante de sufrimiento llegó el mazazo del Marbella al partido. Corpas condujo un contragolpe abriendo en profundidad a la izquierda a Chus Hevia que puso un servicio medido a Ferrón para marcar en el primer palo. Buenos minutos del asturiano, apuesta personal del técnico Fernando Estévez. También creció en el tramo final el marbellí Añón en el flanco zurdo donde sirvió varios balones francos de remate.

Los blanquinegros se tiraron al ataque en la recta final y el Marbella defendió la renta visiblemente cansado por el gran esfuerzo, pero sin que Wilfred tuviera que hacer una de sus tradicionales paradas de póster. El Marbella es junto al Barcelona el único equipo de fútbol profesional invicto en 2018.

 

Fotos

Vídeos