El Marbella presenta a lo grande su proyecto más ambicioso

Plantilla, dirigentes del club y autoridades, en el estadio Antonio Lorenzo. /J. Rodríguez
Plantilla, dirigentes del club y autoridades, en el estadio Antonio Lorenzo. / J. Rodríguez

Best of You organiza una puesta de largo de primer nivel para un proyecto que parte con el objetivo de subir a Segunda

JULIO RODRÍGUEZ

«Segunda División, eso es lo que queremos todos». Esta fue la frase más repetida entre todos los estamentos del Marbella en el día de su puesta de largo en casa ante unos 600 aficionados. Cual ejército de antaño desplegaba todo su arsenal delante de sus ciudadanos antes de partir hacia la batalla, el Marbella enseñó músculo en su presentación oficial para la temporada 2019-2020 en el Municipal Antonio Lorenzo Cuevas. Los nuevos gestores del club, la empresa Best of You, montaron una fiesta con escenario, presentación individual de jugadores y cuerpo técnico, nueva línea de vestir de la firma Pedro del Hierro y un autocar exclusivo rotulado con el nombre y escudo en gris y negro obra de Iberian Mobility.

No faltó un responsable a la cita. Acudieron la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz; el concejal de Deportes, Manuel Carderña; el CEO de Best of You, Óscar Ribot; el director general del club, Héctor Morales, y el asesor deportivo de Best of You, Marcos López. Todos compartieron una corriente de ilusión, pasión y la palabra destacada que marca la diferencia con cualquier otra temporada: ambición. Las expectativas por primera vez se centran en liderar el grupo IV de Segunda División B y lograr el ansiado ascenso a Segunda. Para encontrar el único precedente hay que remontarse al 28 de junio de 1992.

Repiten 15 jugadores

La inyección económica de los nuevos propietarios no se ha traducido en una inversión alocada en búsqueda de grandes figuras. La construcción de este proyecto encaminado al ascenso a la categoría de 'plata' mantiene los cimientos del equipo que logró la mejor segunda vuelta de la historia del club: sumó 40 puntos en 19 partidos para abandonar el descenso y clasificarse en la séptima plaza para disputar Copa del Rey. En una plantilla compensada de 22 futbolistas, hasta 15 jugadores que acabaron la temporada repiten. La entidad hizo un esfuerzo por atar a cedidos que llegaron en enero y evitó la fuga de talentos.

Luchó por quedarse en propiedad a Paulo Vítor, la revelación del mercado invernal; logró convencer a Faurlín para que rescindiera con el Mallorca (ahora de Primera División), acordó la continuidad de Juergen a préstamo del Watford y cerró las renovaciones de hombres habituales en los esquemas del conjunto costasoleño como Elías, Lolo, Cruz, Mustafá y Álex Bernal. El bloque tomaba forma antes de buscar las incorporaciones.

Al margen de ser el estandarte y el alma del club, Añón renovó automáticamente después de ganarse en el campo seguir en el equipo de su tierra que tantas veces ha repescado de situaciones límite. Con una columna vertebral muy reconocible (Wilfred, Lolo, Faurlín, Añón y el nuevo goleador, Óscar García), el Marbella infunde respeto con futbolistas diferenciales como Samu Delgado, un extremo de Segunda que tiene como reto volver a la élite con el conjunto marbellí, y el brasileño Paulo Vítor, que es pura pólvora. Para reforzar el plantel, la asesoría deportiva encabezada por Marcos López ha firmado a siete fichajes: el portero sub-23 Santomé, los defensas Redru y Saúl González, y los delanteros Yaimil, Manel Martínez y el 'pichichi' del Melilla Óscar García.

Salto cualitativo

El salto cualitativo no sólo se refleja en la imagen, indumentaria y autobús. En el día a día el trabajo del club por fin es profesional. En cada entrenamiento se cuentan hasta nueve camisetas blancas del cuerpo técnico comandado por David Cubillo y Carlos Rodríguez. En esta parcela también han hecho un fichaje estrella que ha pasado inadvertido, el preparador físico Alberto Berrocal. Tras su paso por Hong Kong, Georgia, Libia, Rumanía, como ojeador de la Academia Aspire en África y en Asia, terminó como preparador físico del Gimnástic de Tarragona.