El Marbella le dura cinco minutos al Cartagena

Un centro del local Manu Molina desde la derecha en el compromiso de ayer. /Julio Rodríguez
Un centro del local Manu Molina desde la derecha en el compromiso de ayer. / Julio Rodríguez

A los 40 segundos de partido Elady finalizó un contragolpe y en la siguiente acción de peligro visitante Aketxe logró el 0-2

JULIO RODRÍGUEZ

Pim, pam, fuera. Los cinco minutos iniciales le bastaron al Cartagena para deshacerse del Marbella por 0-2. La película de los errores propios que condenan al cuadro costasoleño volvió a proyectarse en el Antonio Lorenzo, pero esta vez fue un cortometraje. Elady convirtió uno de los goles más rápidos de la Liga, sólo invirtió 46 segundos, y eso que el Marbella sacó de centro. A los 5:46 Aketxe subió el segundo para dejar al respetable con la boca abierta. Trató el cuadro blanquillo de cambiar el guion en la segunda parte con otro quiero y no puedo a los que la parroquia local ya está acostumbrada. La ausencia de Lolo Pavón, que había jugado todos los minutos en Liga, y de Peris planteó una defensa inédita ante todo un equipazo que se conformó con esperar en su campo sin enseñar ningún hueco.

0 Marbella

Wilfred (1); Ismael Gallar (1), Marcos Ruiz (1), José Cruz (1), Rafa Muñoz (1) (Hakim (1) min. 45); Elías (1), Álex Bernal (1) (Juanma (2) min. 63); Manu Molina (1) (N'Diaye (2) min. 55), Añón (2), Sillero (1), y Montero (1).

2 Cartagena

Joao Costa (1), Pedro Orfila (1), Jesús Álvaro (2), Moisés (2), Sergio Ayala (1), Julio Gracia (3), Moyita (2) (Fito Miranda (1) min 67), Vitolo (1) (Cordero (1) min. 15), Aketxe (3) (Rubén Cruz (2) min. 74), Santi Jara (2) y Elady (3).

goles
0-1, min. 1: Elady. 0-2, min. 5: Aketxe.
Árbitro
Collado López. Amonestó a Montero, Rafa Muñoz, Añón, Cordero, Moisés y Moyita.
campo
Antonio Lorenzo. Unos 1.000 espectadores

En la primera jugada el Marbella ya hizo una declaración de intenciones con un balón en largo para el 'nueve', Montero. El Cartagena recogió el rechace, y montó un contragolpe tan fugaz que en un pestañeo Elady se plantó solo en el área para batir por bajo a Wilfred. Fue sacar de centro y volver a intentar orientar balones a Sillero y Montero, cuando otra vez lo hizo el 'Efesé': galopada por la derecha y centro medido a la cabeza de Aketxe, que en el primer palo cabeceó a bocajarro ante el guardameta sevillano. 'Shock', patadas a las botellas y mochilas en el banquillo local, brazos en jarra de los blanquillos, y a tratar de evitar la sangría tras encajar el 0-2 cuando no se cumplían seis minutos.

El desgaste y la casta no se puede discutir de los hombres de Padilla durante la primera mitad, pero el Cartagena demostró que está en el escalón de los aspirantes al ascenso. Los de Munúa mostraban la eficacia de los grandes ante la meta rival y no sufrían en exceso defendiendo con orden. Y eso que se quedó sin Vitolo a las primeras de cambio tras romperse la nariz al recibir un golpe de Montero en un salto.

Reestructuración de la zaga

En la salida de vestuarios Padilla introdujo a Hakim por Rafa Muñoz para reestructurar la defensa. El Marbella empezó la segunda mitad empeñado en entrar por el centro sin encontrar hueco alguno. El técnico decidió abrir el campo con la entrada de N'Diaye y Juanma por ambos costados. Aportaron refresco, velocidad y centros. Al menos era otra cosa más vertical, aunque las ocasiones reales llegaban a cuentagotas por ambos equipos. Juanma tuvo una oportunidad solo ante el portero, al igual que el 'Efesé' pudo ampliar la renta con un disparo al palo de Jesús Álvaro. Sin espacios, los blanquillos lo intentaban a balón parado por medio de Añón, insistente siempre, pero la defensa cartagenera era un muro. Julio Gracia se encontró con Wilfred en una nueva tentativa albinegra que tenía como respuesta un empuje local sin definición.

La derrota vuelve a poner en el disparadero la figura de Padilla en el primer encuentro con presencia en la grada del nuevo director general del club, Héctor Morales. Las decisiones deportivas no las toma él, sin embargo, el panorama no es halagüeño, máxime con una visita a La Condomina en el horizonte.