El Marbella se despide de la Copa del Rey a las primeras de cambio

Peris se marcha de su par en carrera en el duelo de ayer. /Julio Rodríguez
Peris se marcha de su par en carrera en el duelo de ayer. / Julio Rodríguez

El Ebro defendió el tanto de Dani en la primera parte para acceder a la segunda ronda

JULIO RODRÍGUEZ

El Marbella se despide de la Copa del Rey a las primeras de cambio. Un solitario gol de Dani en el primer tiempo permitió al Ebro acceder a la segunda eliminatoria en la que se enfrentará al Murcia. La ilusión por el torneo del 'KO' se difuminó ante la impotencia de los locales por generar oportunidades claras del gol. En los seis minutos de añadido Juanma pudo igualar el partido, pero el meta Salva se adelantó a su remate en el área pequeña.

0 Marbella

Wilfred (3), Marcos Ruiz (2) (Sillero (1) min. 75), Lolo Pavón (1), José Cruz (1), Peris (2), Javi Moreno (2), Juergen (2) (Elías (1) min. 63), Manu Molina (1), José Ramón (1) (Añón (1) min. 60), Juanma (3), y Montero (3).

1 Ebro

Salva (2), Jon (1), Teo (2) (Luca (1) min. 58), Michele (3), Ubay (2), Liñán (3), Cabezas (2), Sandro (1), Mainz (2) (Raúl (1) min. 69), Dani (3) (Sergio (s.c) min 83) y Víctor (3).

gol
0-1, min. 41: Dani
árbitro
Gallego Gambín. Amonestó a Elías, Lolo Pavón, Javi Moreno, Jon, Ubay, Mainz, Dani, Víctor y Sergio.
campo
Municipal Antonio Lorenzo. Unos 600 espectadores.

El técnico costasoleño dispuso un once con cuatro novedades respecto a la alineación que hace 72 horas había derrotado por 3-1 al Malagueño. En la parcela ancha tuvieron su oportunidad Javi Moreno junto a Juergen; Manu Molina debutó en banda izquierda, y Montero salió como referencia en el ataque Junto al goleador Juanma. La primera parte pareció más un partido de tenis que de fútbol. La pelota viajaba de un lado al otro del terreno de juego sin pasar a penas por el centro del campo. Ambos evitaron que el cuero merodeara por su área para evitar errores no forzados. Precisamente en un fallo en la salida de balón de Cruz, Cabezas se adentró en el área hasta línea de fondo y regaló un gol cantado a Dani que solo tuvo que empujar el esférico a portería. El tanto en el minuto 41 abortó cualquier reacción local.

Al descanso, los blanquillos solo dispararon a puerta en una ocasión por medio de Montero, nada más. El Ebro tenía clara su disposición: defender, defender y defender, y la salió muy bien. La línea de cinco atrás con tres centrales fue inquebrantable. Todos jugaban juntos sin dejar espacio y el Marbella no encontró la llave del candado.

Del vestuario salió un Marbella que sí se reconocía. Más actitud, velocidad con y sin balón hasta meter al cuadro zaragozano en su área. Lolo Pavón avisó en un córner con un testarazo que se marchó por poco. Eran los mejores minutos blanquillos porque las bandas con Peris en un lado y la pareja José Ramón-Marcos Ruiz tenían presencia. Juanma empezó a buscar la espalda de los centrales encontrando espacios pero no remates. El tiempo pasaba con un Ebro cómodo pertrechado atrás que tuvo la sentencia en una acción de Sandro solo con Wilfred que el meta sevillano desbarató para seguir dando vida a su equipo. Los minutos finales fueron descorazonadores. Sin dibujo, con acciones a la desesperada y un único susto de Juanma en el añadido que no acabó ni en remate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos