Fernando Estévez no seguirá como entrenador del Marbella

Estévez y el presidente del club, Grinberg, en el último partido /Julio Rodríguez
Estévez y el presidente del club, Grinberg, en el último partido / Julio Rodríguez

El técnico rechaza renovar una semana después de que dimitiera Rodríguez de Cózar

JULIO RODRÍGUEZ

Del cielo al infierno. En siete días el Marbella ha dejado escapar a los dos responsables de crear el grupo de futbolistas que ha logrado la mejor temporada de la historia del club en Segunda B. El primero en salir fue el director deportivo Jorge Rodríguez de Cózar pese a rechazar anteriormente ofertas de otros clubes. «No estoy de acuerdo con las situaciones que ocurren en el día a día del club y de la oficina», dijo en su despedida tras padecer junto a cuerpo técnico y futbolistas problemas organizativos que mermaban sus energías. Mientras, el exentrenador del cuadro costasoleño, Fernando Estévez, se despidió este miércoles entre lágrimas en una comparecencia de prensa junto al presidente Alexander Grinberg.

Estévez declaró más de una vez públicamente que su futuro iría ligado al de Rodríguez de Cózar. Sin embargo, tras asegurarse de que los jugadores cobraron lo adeudado el pasado viernes no se marchó. Quiso escuchar al nuevo apoyo de Grinberg, Andrés Roldán -responsable de 'Marbella Football Center'- pot la posibilidad de una nueva aventura. «Hemos valorado la opción de continuar junto a Padi (preparador físico) y José Mari (segundo entrenador) asumiendo plenos poderes en la parcela deportiva. Hemos agotado esa posiblidad. No ha habido acuerdo pleno en el proyecto, aunque quiero agradecer a Alexander el esfuerzo inmenso que ha hecho porque este cuerpo técnico siga. No había unanimidad y por eso damos el paso al lado y que sean otras personas las que quizá con menos conocimiento de las circunstancias que rodean al club tomen la decisión de seguir hacia delante», comentó el técnico de Capilerira.

Tras diez minutos ininterrumpidos de discurso enfocado a la gran campaña de su equipo cerró su despedida entre lágrimas «Hemos visto un equipo que funciona y que transmite. Lo hemos visto reflejado en pasar de jugar con 600 personas a 6.000 en las gradas. Marcho teniendo la sensación de que esta es mi casa, de que tengo una espinita clavada y de que el día de mañana volveré».

Desmantelamiento en una semana de la secretaría deportiva y cuerpo técnico, fuga en ciernes de futbolistas comprometidos por quienes les contrató y un oscuro panorama económico en la gestión de club hacen que los próximos días sean claves para el futuro del Marbella FC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos