Los penaltis condenan a un gran Marbella

Los penaltis condenan a un gran Marbella
JULIO RODRÍGUEZ

Dos goles de Ferrón llevaron el partido a la prórroga, pero Sotres paró el decisivo quinto penalti a Luis Rioja

JULIO RODRÍGUEZ

Cruel, triste, inmerecido y doloroso final de temporada para el Marbella. Los costasoleños cayeron en la tanda de penaltis tras forzar la prórroga gracias a vencer al Celta de Vigo B 2-0 en los 90 minutos reglamentarios en un Municipal lleno. La ciudad, la afición volvió a engancharse a la locomotora marbellí que se quedó sin combustible después de un desgaste épico durante 120 minutos. Ferrón en el arranque de la segunda mitad anotó los dos goles en sólo tres minutos y cuando parecía que había conseguido lo más difícil, el equipo se vació para buscar el tanto definitivo de la clasificación a semifinales de 'play off' a Segunda División que no llegó. Ovación en la despedida del estadio para todos y cada uno de los jugadores y cuerpo técnico dirigido por Fernando Estévez en la mejor campaña de la historia del Marbella.

2 Marbella

Wilfred (2), Carlos Julio (3) (Marcos Ruiz (2), m. 85), Lolo Pavón (2) (Alonso (3), m. 45), Catena (2), Peris (1), Álex Bernal (2), Añón (3), Rioja (3), Corpas (3), Chus Hevia (2) (Indiano (1), m. 94) y Ferrón (3).

0 Celta B

Celta B:_ Sotres (3), Kevin (2), Alende (1), Ros (2), Agus (1), Rai (2), Juan Hernández (2), Álex Serrano (2), Eckert (1) (Pastrana (2) min. 63), Brais (3) (Pol (1) min. 108) y Drazic (2) (Dani Molina (1) min. 94)

Goles
1-0, min. 51: Ferrón. 2-0, min. 53: Ferrón. En la tanda de diez penaltis marcaron Juan Hernández, Indiano, Dani Molina, Ferrón, Dennis, Álex Bernal, Álex Serrano, Alonso, Agus y falló Luis Rioja, en el último
Árbitro
Sánchez López. Amonestó Ferrón, Catena, Lolo Pavón y a los visitantes Kein, Brais, Drazic y Álex Serrano
Campo
Municipal. Unos 5.500 espectadores acudieron al encuentro

Desde el inicio los blanquillos salieron a por la victoria con una disposición más ofensiva de lo habitual para voltear el 2-0 del encuentro de ida en Barreiro. Chus Hevia entró de inicio dejando en el banquillo al 'pivote' defensivo Javi Moreno. Las ocasiones claras eran locales, mientras que el filial salía con calidad en jugadas elaboradas con Brais y Juan Hernández, pero sin oportunidades que pusieran en serios aprietos la meta de Wilfred. Curiosamente los centrales blanquillos fueron los que estuvieron más cerca del gol.

A los ocho minutos Lolo Pavón se revolvió en el área para chutar con la derecha por encima del larguero cuando la grada enloquecía por el arreón de salida. Luego fue Catena quien se elevó por encima de todos para cabecear un balón a la escuadra, donde apareció la figura de un Sotres, que apunta a Primera. El acoso debía traducirse en un tanto, sin embargo, a la tercera no fue la vencida. Ferrón remató un córner que el público cantó como gol cuando Alende sacó el esférico bajo la línea.

Los latigazos del Celta B inquietaban, el Marbella jugó abierto, asumiendo riesgos, era la única vía de que pasaran cosas en un duelo que fue una auténtica final. Contra pronóstico el marcador reflejó al descanso el empate inicial. La salida de vestuarios fue mejor para el cuadro gallego. En cinco minutos amenazaba el área de Wilfred con disparos desde la frontal que resolvió seguro el meta sevillano. Todo un espejismo porque en el 51 y el 53 el Marbella igualó la eliminatoria. Ferrón hizo el primero tras una jugada deslavazada. Córner desde la izquierda del portero que dejó la pelota sin dueño en el área, tras varios rechaces apareció en boca de gol el 'pichichi' de los marbelleros para levantar a los más de 5.500 espectadores que dejaron una imagen única en el vetusto Municipal. Nada más sacar de centro el Celta B, el Marbella se apoderó de la pelota con protagonismo para Chus Hevia y Añón, en todos sitios. Jugada larga por banda derecha de Corpas que acabó con un centro de Carlos Julio a la cabeza de Ferrón, que no perdonó en el segundo palo. Delirio máximo con la eliminatoria igualada y más de media hora por jugar. El partido estaba roto y Brais tuvo la sentencia en un balón al larguero que botó fuera de la línea de gol y se marchó en la oportunidad más clara.

En la prórroga no se jugó. El Marbella estaba fundido y los visitantes tenían un punto físico más por los jóvenes que entraron en el frente de ataque. No hubo ocasiones definitivas en los 30 minutos extras y los dos contendientes se encomendaron a los penaltis.

Lotería absoluta, como en cada tanda de penaltis. El filial anotó sus cinco lanzamientos, aunque el cuarto estuvo cerca de pararlo Wilfred. Rioja tuvo la opción de alargar la tanda, pero Sotres adivinó su intención y detuvo el quinto penalti y los corazones de los aficionados, que guardaron silencio tras el esfuerzo máximo de un Marbella entregado y sobresaliente que quedará para la historia del club.

 

Fotos

Vídeos