El Marbella confirma su fracaso

Kike Márquez busca un pase al centro. /
Kike Márquez busca un pase al centro.

Encadena su cuarta derrota consecutiva contra el Villanovense y dice adiós a las opciones de jugar por el ascenso

JULIO RODRÍGUEZmarbella

El Marbella se despide del sueño de jugar por el ascenso a Segunda División. Ni el tercer entrenador en lo que va de temporada, ni la participación de jugadores indultados, ni la revancha de ganar al Villanovense, ni el espíritu de levantar un proyecto que se desmorona sirvieron para frenar una dinámica pésima. Un gol a los tres minutos de partido, por un nuevo fallo defensivo, condena a los costasoleños a su cuarta derrota consecutiva. Esta vez por 0-1 contra un bloque extremeño práctico, armado de ambición.

La presión de los visitantes por llevarse el choque desde el inicio no dejó ver el sello de Rafael Becerra Fael, que se estrenaba en el banquillo marbellero. Andújar ganó la espalda a la defensa con una internada velocísima por la izquierda. Salvó a Marcos Ruiz, titular como lateral derecho, y puso un balón rasito al primer palo donde apareció un 9 de manual como Carlos Fernández que no desaprovechó la oportunidad para anotar su duodécimo gol en Liga. Otra vez a remar contra corriente.

0 MARBELLA

Manu Fernández (2) (Bernabé (3) min. 32), Marcos Ruiz (2) (Carlos Julio (2) min. 72), Diana (1) Delmonte (1), Andrés Sánchez (1), Lolo (1), Petcoff (2), Goti (1) Luis Rioja (2), Kike Márquez (2) (Ze Turbo (3) min. 64) y Okoye (1).

1 VILLANOVENSE

Wilfred (2), Iván Pérez (2) Candelas (3), Javi Sánchez (2), César Morgado (2), Pajuelo (2), Valverde (1), Curro (2) (Rojas (1) min 71), Carlos Fernández (3) (Juanjo (2) min 77), Jesús Rubio (2) (Adri Cuevas (s.c.) min 84), y Andújar (2).

Gol
0-1, min.3: Carlos Fernández.
Árbitro
Gálvez Rascón. Amonestó a Andrés Sánchez, Lolo y a los visitantes Iván Pérez, Rojas y César Morgado.
Campo
Municipal. Unos 700 especta

Pese al golpe moral el Marbella encontraba a unos activos Luis Rioja y Goti por bandas. Ambos fueron protagonistas, pero no ganaban línea de fondo para surtir al delantero. Para colmo, cuando el vasco sí llegó hasta el fin de su carril puso un balón perfecto al área pequeña donde Okoye no supo rematar con todo a favor. Más clara aún fue la oportunidad del nigeriano en el 17 de partido. Balón en profundidad para el ariete que se plantó totalmente solo ante Wilfred. Con toda la portería para él, le pegó al muñeco ante el desquicie de la grada.

«Jugadores, mercenarios. Esa camiseta, no la merecéis» y demás lindezas exhortaron los aficionados, hastiados de desacierto. Esta vez no fue actitud, al menos en la primera mitad, sin embargo la mala definición no variaba. Cuando parecía que el Marbella podía empatar se lesiona el orden y mando del equipo. El portero Manu Fernández atajó sin oposición un balón y al caer pisó mal lastimándose la rodilla derecha. Pasaba media hora de partido y Bernabé tuvo que reemplazar al asturiano evacuado en camilla a la ambulancia.

En la segunda mitad: balones colgados, desorden defensivo que pudo costar otro gol y un quiero y no puedo ya familiar en el Municipal. El Marbella pisó más área que en el primer acto, pero tuvo menos oportunidades. De hecho solo Okoye probó a Wilfred en una ocasión. Ze Turbo levantó los aplausos de la grada por su entrega y nada más. Los visitantes pudieron cazar dos contragolpes aunque no concretaron. Dos jornadas por jugar y el Marbella, a siete puntos de la cuarta plaza de play off, dice adiós después de 32 semanas en puestos de ascenso y cuajar la mejor primera vuelta de su historia. Cuando se juega la clasificación sólo cuenta una victoria en once partidos. Fracaso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos