El turismo de golf gana peso en el interior de la provincia

La rehabilitación de El Caminito del Rey ha sido un gran impulso para atraer al turista de interior. :: SUR/
La rehabilitación de El Caminito del Rey ha sido un gran impulso para atraer al turista de interior. :: SUR

La declaración de Patrimonio de la Humanidad de los Dólmenes de Antequera o la marca Caminito del Rey contribuyen a su éxito

ALEJANDRO DÍAZ

Tras la consolidación histórica de la Costa del Golf, desde el año 2015 la provincia ha vivido el surgimiento de otra marca turística mundial, la del Caminito del Rey, situada entre los municipios de Álora, Antequera, Ardales y Valle de Abdalajís. Inaugurado en 1921, tras una reforma llevada a cabo en durante 2014, se ha consolidado como uno de los «caminos más impresionantes del mundo», debido a sus estrechas pasarelas a 100 metros de altura. Desde entonces, el destino ha sido visitado por centenares de miles de personas, y su recorrido mundial en prensa ha traspasado todas las barreras, protagonizando reportajes y artículos en los sitios más prestigiosos y leídos de todo el planeta.

De manera paralela a la apertura del Caminito, el turismo de interior ha vivido un segundo empuje con el título de Patrimonio de la Humanidad del Sitio de los Dólmenes de Antequera, que incluye estos monumentos megalíticos, el paraje de El Torcal y la Peña de los Enamorados. La unión de ambos hitos turísticos y culturales, a escasos kilómetros uno de otro, ha consolidado el turismo de interior como una fortaleza de la provincia.

Aunque no cuenten con el mismo número de campos de golf que en el litoral, los municipios del interior receptores de turistas también tienen una importante oferta para practicar este deporte. El turista, tanto nacional como extranjero, puede visitar los dos espacios y el resto de la oferta en este segmento mientras practica su deporte favorito, y tan sólo a unos pocos kilómetros, sin necesidad de viajar hasta el litoral malagueño.

El turismo de interior ha vivido dos grandes empujes con los Dólmenes de Antequera y la apertura del Caminito del Rey Los campos de las zonas del interior de la provincia malagueña destacan por su integración respetuosa con el medio ambiente

Tal es el caso de Antequera, que se trata del municipio más extenso de la provincia, ocupado en su mayor parte por una llanura de tierras muy fértiles, en las que predomina el olivar y los cereales, rodeada por las Sierras de El Torcal y el Arco Calizo Central y en la que sobresale majestuosamente la Peña de los Enamorados, motivo de numerosos mitos y leyendas. Un destino de interior único para disfrutar en familia.

En la declaración de Patrimonio de la Humanidad de Dólmenes Antequera no solo están recogidos los tres monumentos megalíticos de Menga, Viera y El Romeral, también está la Peña de los Enamorados, esa montaña con perfil humano que destaca cuando estamos llegando a Antequera, junto con el paraje natural de El Torcal de Antequera y sus peculiares formaciones de roca. El complejo arqueológico Dólmenes de Antequera está en la entrada a la ciudad desde Málaga y Granada, por lo que no tiene pérdida. Sin embargo, El Torcal se encuentra bastante más separado, a unos 20 kilómetros, en la carretera hacia Villanueva de la Concepción.

La mejor forma de llegar a El Torcal tras visitar Los Dólmenes es bajando nuevamente hacia el polígono y en la primera rotonda, girar a la izquierda para tomar la circunvalación, habrá que hacerla toda hasta llegar a la llamada rotonda de La Verónica donde hay una gasolinera Galp y una pequeña capilla, desde donde tomaremos dirección a Antequera y desde ahí habrá que seguir la señalización por Ronda Intermedia, Avenida de Capuchinos y Avenida de la Legión donde comienza la carretera hacia El Torcal. La experiencia merecerá la pena.

El golf forma parte de su atractivo. No en vano, la localidad cuenta con el grupo Antequera Golf, que posee una de las mejores instalaciones de la provincia para la práctica de un deporte que atrae a un segmento turístico de especial al ser considerado de mayor calidad.

Pocos son quienes no conocen o no han oído hablar de Antequera Golf. Este campo ubicado en pleno centro geográfico de Andalucía se ha convertido en un referente. Destaca por sus buenas comunicaciones con el resto de provincias andaluzas: a media hora de Málaga, a menos de una hora de Córdoba y con Sevilla a tan solo hora y media, gracias a su estación de tren que, además, conecta con la Alta Velocidad. Si se visita su vertiente norte, se podrá divisar, desde lo alto, la Vega antequerana, mientras que en el lado sur el campo discurre entre los montes que preceden al Paraje Natural El Torcal.

Antequera Golf cuenta además con tres esplendidos hoteles, uno de cinco estrellas (Hotel Convento La Magdalena), con 21 habitaciones en un antiguo convento del siglo XVI; otro de cuatro estrellas (Hotel Antequera Golf), con 180 habitaciones amplias y perfectamente equipadas y, en el centro histórico-artístico de la ciudad, el hotel Coso Vejo de tres estrellas y 42 habitaciones en total.

También destacan los campos de interior en la zona del Valle del Guadalhorce. Alhaurín Golf se ubica en la localidad de Alhaurín El Grande y se caracteriza por su ondulación y por sus calles largas. La localidad destaca por su turismo de naturaleza. El casco urbano de la villa se ubica en la cara norte de la Sierra de Mijas, a 239 m de altitud media sobre el nivel del mar. En una vista panorámica destaca sin duda la verde y frondosa ladera de la Sierra, que se eleva majestuosamente a espaldas del núcleo urbano, rodeado de las típicas huertas de regadío con sus casas de campo. También se pueden disfrutar de algunos de sus templos munimentales históricos, como las ermitas del Cristo de la Agonía, de San Antón o de la Santa Vera-Cruz, de fachada neogótica.

Alhaurín de la Torre es, por su parte, una localidad que es el clásico ejemplo de pueblo tranquilo, típicamente andaluz y agrario, que ha dado el salto a la modernidad de forma sostenible y equilibrada. Uno de los lugares de interés para senderistas es La Cordillera de Jarapalos: un espacio natural situado entre el Valle del Guadalhorce y la Costa del Sol, que incluye parte de Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Fuengirola, Benalmádena y Mijas. La zona goza de un microclima cálido y agradecido. El promedio es de 17.4 grados centígrados, con 2,920 horas de sol al año. El lugar ha sido replantado con pinos varias veces y, sin embargo las muchas especies típicas del bosque mediterráneo sobreviven allí: encinas, alcornoques, algarrobos y olivos.

Un campo inetegrado

En la localidad se ubica Lauro Golf, cuyo campo destaca por su integración en el entorno natural: conejos, patos, perdices, garzas e incluso águilasacompañaránal visitante durante gran parte del trayecto, ya que han decidido ser los 'vecinos' de las instalaciones al beneficiarse del micro clima creado por la gran cantidad arboleda y los catorce lagos de uno de los mejores campos de golf de la provincia.

Más