«Hay talento en la nueva hornada del golf español»

David Puig, con experiencia pese a su juventud, es uno de los jugadores con más proyección de la cantera española. :: sur/
David Puig, con experiencia pese a su juventud, es uno de los jugadores con más proyección de la cantera española. :: sur

David Puig. Jugador de golf.El golfista catalán, protagonista por sus triunfos, abandera una generación que ya ha ganado el Europeo sub-18

COSTA DEL GOLF

Campeón de España sub-18, integrante del equipo ganador del Europeo en la misma categoría, convocado para la Júnior Ryder Cup y para los Juegos Olímpicos de la Juventud... David Puig vivió un 2018 tan espectacular que se hace obligatorio 'asaltarle' para que nos cuente sus experiencias y sus proyectos. Se avecina un 2019 apasionante para este joven jugador que sueña con ser Tiger, que admira a Rafa Nadal y que cada domingo se divierte con Messi en el Nou Camp. En unos meses se marchará a la Universidad de Arizona State.

-En 2018 viviste experiencias espectaculares, una de ellas la Junior Ryder Cup, en la que compartiste experiencia con Eduard Rousaud. ¿Cómo fueron esos días?

-Fueron espectaculares. Llegas tres o cuatro días antes de empezar a jugar y empiezas a ver que es otro mundo: te dan ropa muy chula, una bolsa nueva, materiales que en algunos casos son los mismos que los de los profesionales, hay jugadores del European Tour... Cuando compites te das cuenta de lo buenos que son los americanos.

SUS FRASES«En París me gustó mucho conocer a los jugadores profesionales. ¡Llegué a hablar con Tiger Woods!»«He sido muy aplicado para trabajar, pero siempre lo he sido más para entrenarme al golf que para ir al gimnasio»«Lo que más me anima es que he hecho muchos bajo par, pero resultados que no son -1 o -2, sino varios -6, vueltas de -5...»«A Edu (Rousaud) lo conozco de toda la vida, somos como hermanos, Sé que ganará mucho... Tiene un gran talento»

-¿Qué nivel había por ahí?

-Un nivelazo espectacular.

-¿Qué te hizo más ilusión, conocer en persona a tus ídolos o a Mickey y compañía?

-(Risas) Hombre, me gustó mucho más conocer a los profesionales. ¡Llegué a hablar con Tiger (Woods)! El hotel y las instalaciones de Disneyland París (sede del torneo) eran perfectos, pero poder estar tan cerca de los pros es algo único.

-Luego os quedasteis a ver la Ryder, ¿ver a los profesionales tan de cerca te ha hecho cambiar tu percepción sobre el profesionalismo?

-No he cambiado mi idea, pero sí me ha animado a seguir entrenando más. Yo siempre he sido un chico aplicado a la hora de trabajar, pero no nos vamos a engañar, lo he sido más para entrenar golf que para ir al gimnasio. Y, claro, te das cuenta de que hay que trabajar más. No obstante, lo más importante fue jugar contra los americanos júniors y ver que podía hacer cuatro menos y perder de dos. Perdí jugando un buen golf, y eso te hace ver que tienes que mejorar más. Tengo claro que jugando mi mejor golf no quiero volver a perder.

-Y por si fuera poco, después llegaron los Juegos de la Juventud de Buenos Aires. ¿Sois conscientes Blanca Fernández y tú de que vivisteis algo que no está al alcance de muchos deportistas?

-Es cierto. La experiencia en Buenos Aires fue muy buena. Yo estuve en el Centro de Alto Rendimiento de Barcelona, donde coincidí con deportistas que también estuvieron en esos Juegos. O sea, que aparte de poder jugar un torneo de golf muy bien montado, pude ver cómo compiten estos otros deportistas, para los que unos Juegos de la Juventud son la prueba más importante del año. Además, vimos cómo son unos Juegos por dentro, cómo funciona el equipo español... fue una pasada. Lo único no del todo positivo es que mi golf no estuvo muy allá.

-También ganaste el Campeonato de España sub-18 tras un pulso durísimo con López-Chacarra.

-El campo de Norba es muy exigente y lo jugué muy bien, muy sólido. Todos sabemos que Eugenio es un gran jugador, y poder ganar ese torneo y ese duelo con él me dio mucha confianza para todo el año. Ese torneo es uno de los grandes objetivos.

-Ambos sois parte del equipo campeón de Europa sub-18...

-Fue la mejor semana del año. Todos jugamos un gran golf y nos compenetramos de forma increíble. Éramos ocho en el equipo, contando al capitán (Carlos de Corral) y al entrenador (Yago Beamonte), pero esa semana fuimos uno solo.

-¿Qué puedes contarnos de la generación que viene?

-No sé si es una hornada especial, pero talento hay mucho. A Edu (Rousaud) lo conozco de toda la vida, somos casi como hermanos, lo hacemos todo juntos y hemos tenido un año muy intenso. Sé que va a ganar mucho porque tiene un gran talento, mucho nivel y trabaja un montón. Gonzalo Leal es un tío muy cachondo, te ríes mucho con él. Y tiene una potencia descomunal. Alucinas viéndole pegar bolas tan lejos y tan rectas. Es una bestia. Chacarra, por su parte, tiene un toque espectacular. Recuerdo verle en Japón dando bolas y me quedaba alucinado: una tras otra iban al mismo objetivo. Y Alejandro Aguilera y Jon López-Lanchares son muy sólidos, muy finos de juego corto. Los quiero siempre en mi equipo.

-Y después de todo, ¿crees que eres mejor jugador que hace un año?

-Sí, sin duda. Empecé el año bien, porque 2017 no fue malo, pero 2018 fue casi inmejorable. Lo que más me anima es que he hecho bastantes resultados bajo par, pero resultados que no son -1 o -2, sino varios -6, vueltas de -5... Claro, lo comparas con el PGA Tour, donde la gente gana con -20, que es una pasada, y te das cuenta de que tienes que entrenar aún mucho más fuerte para cumplir tus sueños.

 

Fotos

Vídeos