HOYO 19

UNA OPORTUNIDAD DE ORO

ALBERTO GÓMEZ / ALEJANDRO DÍAZ

La Costa del Sol posee una de las mayores infraestructuras de golf del mundo. No resulta extraño, entonces, que también sea conocida como la Costa del Golf. El premio recién concedido por la asociación internacional de turoperadores confirma que contamos con un reclamo injustamente tratado durante años. Los complejos de cierta izquierda miope que sigue asociando este deporte con el desarrollo urbanístico más despiadado, sumado al navajazo asestado por la derecha cuando el Gobierno central del PP subió el IVA al negarse a reconocerlo como parte de la industria turística, condenando a muchos clubes a la ruina, han lastrado el florecimiento del golf en la última década. El resucitado interés de las administraciones por este deporte, con la Junta de Andalucía, la Diputación de Málaga y la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental apostando por la organización de torneos profesionales, hace por fin justicia a los beneficios turísticos que aporta el segmento. La celebración de la Solheim Cup en Málaga podría suponer un punto de inflexión como en su momento ocurrió con la Ryder. El prestigio mundial que adquirió Valderrama en 1997 supuso un revulsivo sin precedentes para el tejido económico y social de la zona, como queda constatado cada año en el Andalucía Masters, que despierta el interés de patrocinadores privados y de varios de los mejores jugadores del mundo, que suelen acudir al campo andaluz para preparar la temporada. San Roque es el mejor ejemplo del impacto que provoca un campeonato de estas características. El golf genera empleo y actividad económica y, desde la Ryder, Valderrama ha albergado más de veinte torneos de primer nivel que han sido su mejor escaparate. El Ayuntamiento solicitó el año pasado al Gobierno central que declarase el Andalucía Masters evento de interés público para ofrecer incentivos a los patrocinadores y facilitar su continuidad, solicitud concedida finalmente. Además, el compromiso inicial de la Junta pasa por garantizar el campeonato al menos cuatro años más. El mismo respaldo recibe el Open de España femenino, celebrado en las dos últimas ediciones en la provincia de Málaga, por parte de Turismo Costa del Sol, la Junta y la Mancomunidad. Parece el momento de que este deporte se meta de lleno en una segunda etapa dorada en España, la continuación de la estela de éxito que dejó la Ryder. Y la Costa del Sol debe ser su principal escenario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos