Muñoz suma y sigue en el LPGA

Muñoz, durante esta temporada. :: sur/
Muñoz, durante esta temporada. :: sur

La malagueña anota su quinto 'top 10' del año y continúa subiendo en el 'ranking'

ALBERTO GÓMEZ MÁLAGA.

Fue uno de los finales más disparatados del LPGA. Todo fue posible en la última jornada del Mediheal Championship de Lake Merced, en San Francisco, un torneo absolutamente vibrante que acabó resolviéndose con un desempate a tres entre Sei Young Kim, Bronte Law y Jeong Eun Lee. Kim se llevó el triunfo en el primer hoyo de 'play-off' y puso la guinda a un pastel que le costó cocinar, y de qué manera, después de salir con tres golpes de ventaja. Pese a ese colchón, Kim tuvo que remontar prácticamente durante todo el día tras un comienzo terrible donde cometió un doble 'bogey' en el hoyo 1 y un 'bogey' en el 2. La ventaja acumulada en los días anteriores se evaporó en los primeros minutos. Le pisaba los talones Bronte Law, que había firmado un vendaval de 'birdies' hasta alcanzar finalmente el liderato. La jugadora inglesa se marcó un extraordinario siete bajo par entre los hoyos 7 y 15, preparada para culminar una de las mayores remontadas que se recuerdan en el Circuito Americano.

Pero nadie contaba con Eun Lee, que finalizó con dos 'birdies' y un 'eagle' en sus últimos cuatro hoyos e igualó el resultado de Law. Ambas jugadoras obligaron a Kim a mejorar su aciago inicio de jornada si quería sumarse a la fiesa. Y lo hizo. Necesitaba recuperar un golpe para empatar y dos para ganar el torneo. Un 'birdie' en el 15 allanó su camino, pero un horrible 'bogey' en el 17 la situó al borde del precipicio. Kim tiró entonces de casta para firmar un 'birdie' que casi se convierte en 'bogey' en el último hoyo, empatando así con Law y Lee. Otro 'birdie' en el hoyo de desempate le sirvió para levantar un trofeo que, en apenas unas horas, se le fue de las manos y volvió a su dueña final. Se trata de la octava victoria de su carrera, con cinco años consecutivos anotando triunfos en el LPGA, desde que se hizo profesional. Ha anotado más de cincuenta 'top 10' y tiene siete segundos puestos.

También Azahara Muñoz tuvo opciones de victoria. La jugadora malagueña sumó un nuevo 'top 10' que confirma su gran estado de forma este año. Entregó una tarjeta de 70 golpes en la última jornada y acabó con cuatro golpes bajo par para garantizarse la octava posición del torneo. También se mantiene entre las ocho mejores golfistas del año y sigue subiendo en la clasificación mundial. Supo recuperarse de los malos momentos vividos la penúltima y la última jornadas, con dobles 'bogeys' que remontó después para demostrar una vez su carácter de campeona. La de San Pedro de Alcántara seguirá dando alegrías esta temporada. Más discreta fue la actuación de Carlota Ciganda, que acabó en el puesto 40 con una ronda final de 73 golpes. La navarra se mantiene también entre las diez mejores del LPGA en 2019.

En San Fransciso rubricó su quinto 'top 10' del año. En apenas cinco meses ya ha ganado casi 400.000 dólares en premios Estuvo a punto de llevarse la victoria en el Kia Classic. Fue tercera en el HSBC, sexta en Australia y quinta en el Handa Vic Open

Décimo aniversario

Muñoz cumple este año su décimo aniversario como jugadora del Circuito Americano. Y quiere celebrarlo. En San Fransciso rubricó su quinto 'top 10' del año. En apenas cinco meses ya ha ganado casi 400.000 dólares en premios. Estuvo a punto de llevarse la victoria en el Kia Classic, donde quedó segunda. Fue tercera en el HSBC World, Championship, sexta en el Open de Australia y quinta en el Handa Vic Open. Su buen arranque de año ha provocado su vuelta al 'top 30' de la clasificación mundial, donde ha llegado a estar entre las quince mejores jugadoras. Muñoz alterna el los circuitos americano y europeo y suma cinco títulos, entre ellos el Sybase Match Championship, uno de los torneos más importantes del mundo, premiado con cerca de 400.000 dólares. La marbellí vivió entre dos aguas durante sus primeros años como profesional, antes de instalarse de forma definitiva en Florida, donde vive con Tim Vickers, con quien se casó en 2015. Muñoz es una jugadora forjada en Estados Unidos, donde las universidades ofrecen muchas más facilidades que en Europa para los deportistas de élite. Ahora cumple diez años desde aquel desembarco. Y no tiene techo.

Más