El golf español registra 271.000 federados, el mejor dato desde 2011

El golf atrae cada año a más de medio millón de turistas a Andalucía, donde tiene más de 43.000 federados. :: salvador salas/
El golf atrae cada año a más de medio millón de turistas a Andalucía, donde tiene más de 43.000 federados. :: salvador salas

El sector, que experimenta un aumento en Málaga, sufre su descenso más bajo en ocho años, aunque está lejos de las más de 338.000 licencias alcanzadas en 2010

ALBERTO GÓMEZ

El golf español comienza el año con 271.170 federados, 269.578 de ellos 'amateurs' y 1.592 profesionales, según los datos del recuento oficial realizado el 31 de diciembre, conocidos en enero y publicados por la Real Federación Española de Golf (RFEG). Este dato supone una reducción de 914 licencias, un 0,3 por ciento menos. Se trata del descenso más bajo registrado desde 2011, además de la quinta vez consecutiva que la tasa porcentual mejora respecto a años anteriores. Las caídas han ido amortiguándose en los últimos ejercicios, desde la bajada del seis por ciento producida en 2013 hasta el -0,5 por ciento de 2017. En 1990 había 45.000 jugadores en España, aunque el listón de los 100.000 se rebasó en 1996 y se registraron 200.000 en los primeros meses de 2002. El pico máximo se produjo en 2010, cuando hubo 338.588 federados, iniciándose desde entonces un proceso de decrecimiento.

Destaca el número de licencias femeninas, que ya supera la cifra de las 77.000, aunque aún supone únicamente el 28,6 por ciento del total. De ellas, 42.690 corresponden a mujeres mayores de 50 años, 22.672 a mujeres entre 21 y 50 años y 11.823 a menores de 21 años, con mención especial para las 8.476 menores de 16 años. Entre los más jóvenes, cabe resaltar que la cantera del golf español se asienta sobre 23.760 niños y niñas menores de 16 años -más de 34.000, en concreto 34.313, si se extiende el rango de edad hasta los 21 años-, lo que en términos porcentuales supone el 8,8 por ciento o el 12,6 por ciento, respectivamente. El sector continúa así ampliando su base, ya que a comienzos de 2015 había 21.530 federados menores de 16 años -33.682 hasta los 21 años-, cifra que en términos porcentuales suponía el 7,6 o el 11,9 por ciento, respectivamente.

Si durante 2015 todas las comunidades autónomas registraron números rojos en el apartado de licencias, en 2018 seis han terminado en positivo y otra más en situación de equilibrio técnico, caso de Andalucía, unos datos que mejoran los contabilizados en 2017, cuando fueron cuatro las comunidades autónomas que vieron incrementado su número de federados. En términos absolutos, Madrid, con 82.530 federados, concentra el 30 por ciento del total de licencias seguida de Andalucía, con 43.800, y Cataluña, con 28.696, aglutinando por su parte el 16 por ciento y el 10,6 por ciento del total de federados, respectivamente. Comunidad Valenciana (19.295), País Vasco (17.328), Castilla y León (13.225) y Galicia (10.490) son las otras comunidades que superan la barrera de los 10.000 federados. Además, veinte provincias han experimentado un ascenso en el número de federados, un buen dato que mantiene la tendencia iniciada hace tres años, cuando seis, 11 y 16 provincias registraron entonces pequeños incrementos. Teniendo en cuenta las licencias 'amateurs' y profesionales, los mayores incrementos se han registrado en Madrid, Málaga, Zaragoza, Baleares y Santa Cruz de Tenerife.

La complejidad técnica del golf, que requiere tiempo para conocer las reglas básicas y manejar los palos, suele disuadir de su práctica

Competición

A nivel competitivo, el golf español cerró 2018 prolongando los éxitos de la temporada anterior, histórica en número de trofeos conseguidos. A las victorias de Jon Rahm y Sergio García hay que sumar la buena posición de Rafael Cabrera-Bello, que terminó la temporada en la parte alta de la clasificación, y los títulos levantados por otros jugadores españoles en diversos circuitos. España ha sido el tercer país con más representantes en el 'top 20' tras Estados Unidos e Inglaterra. Hasta ahora, el máximo habían sido dos y sólo en 1991, con Seve como número uno y Olazabal, cuatro. Ambos acabaron en el 'top 10'. Sólo Seve, en 1988, fue capaz de despedirse como número uno mundial. No hay mejor momento para certificar el relevo de la mítica pareja formada por Ballesteros y Olazabal, ahora recordados en un pletórico Sergio García, aún con la aureola de ser el primer ganador español de un 'major' desde 1999 (lo hizo en 2017 en Augusta, que tanto se le resistía), y de Jon Rahm, que ha arrasado en su debut el Circuito Europeo y el PGA Tour.

Las conquistas de nuestros jugadores, sin embargo, no se ven reflejadas aún en términos de federados. ¿Por qué? El golf no es un deporte sencillo. Su complejidad técnica requiere tiempo para conocer las reglas básicas y manejar los palos. Embocar 18 hoyos puede llevar hasta cinco horas, aunque en la actualidad proliferan los 'pitch and putt', campos de dimensiones reducidas para hacer más corto y atractivo el recorrido. Los prejuicios que persiguen al golf desde hace décadas, reduciéndolo a un deporte para ricos, también continúan haciendo daño pese a que el precio de federarse ronda los 70 euros y en un campo público se pueden jugar nueve hoyos por 15 euros. Aunque el número de licencias ha caído, solo el fútbol y el baloncesto lo superan. El golf, no obstante, tiene más federados que el tenis, la natación, el judo, el balonmano, el ciclismo o la escalada.

Andalucía concentra el 21 por ciento de campos en España, por delante de Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana. El campo que cuenta con mayor número de federados de España es el Centro de Tecnificación, en el que se reúnen 6.548 federados, seguido del Club de Campo Villa de Madrid (6.329) y el Club de Golf Olivar de la Hinojosa (5.535 federados). Las federaciones nacional y autonómicas llevan meses poniendo en marcha programas para fomentar la práctica de este deporte, que trata de lamer las heridas provocadas por la crisis económica y el incremento del IVA, una de las principales cuentas pendientes del Gobierno central con el sector.

Más