El golf, aliado de una vida saludable

Organizadores y participantes de las jornadas Golf es Salud, impulsadas por la Real Federación Española. :: sur/
Organizadores y participantes de las jornadas Golf es Salud, impulsadas por la Real Federación Española. :: sur

Endocrinos y nutricionistas recomiendan la práctica de este deporte y recuerdan la importancia «de volver a la dieta mediterránea» para una alimentación correcta

COSTA DEL GOLF

Hay que volver a la dieta mediterránea. Es la primera conclusión que se saca de la última jornada del programa Golf es Salud, organizada por la Real Federación Española en Madrid. Esta vez era turno para los nutricionistas y endocrinos, que incidieron en la importancia de asentar en la población unos correctos hábitos alimentarios. El doctor José Antonio García Donaire hizo referencia al estudio de Andrew Murray, impulsor de una investigación de la Universidad de Edimburgo que detalla que jugar al golf puede llegar a alargar la vida de las personas en casi cinco años: «Hay que enseñar a la gente a hacer ejercicio, un ejercicio que le venga bien, pero también a comer». El nutricionista Jesús Román reveló que «las estadísticas son razonablemente buenas, pero llevadas a la realidad vemos que hay gente que se cuida y come bien, y gente que ha abandonado directamente la dieta mediterránea por varios factores: no hay tiempo ni ganas de cocinar, mucha gente no sabe comprar y no sabemos lo que comemos».

«En breve habrá gente muy joven que no sabrá lo que son unas lentejas. No se ha hecho nada por enderezar un hábito que se ha ido perdiendo desde inicios de los 90», lamentó Román. Su colega Elena Sánchez Campayo no solo apoyó sus conclusiones, sino que ahondó en esa línea: «Esos casos los veo en la clínica a gran escala. Se prefiere una solución rápida a aprender unos hábitos saludables. La falta de tiempo es un problema para tomar hábitos y horarios buenos. ¡Si no hay tiempo ni para hacer la compra! Y no solo hay que tener educación nutricional por un tema de peso, también para prevenir enfermedades y no estar cansado». Juan Antonio Corbalán, doctor y exdeportista de élite, recordó que «debemos saber, como deportistas, que comer bien no te va a hacer ganar Wimbledon, pero sí rendir mejor». Y si esta idea se traslada a la calle, «hay que saber que comiendo mejor no vas a ser más feliz porque sí, pero vas a vivir más y mejor».

Para quien fuese base del Real Madrid, «a la hora de hacer la compra hay que cumplir tres premisas: fresco, cercano y de temporada, y lo que viene en plástico, fuera». Guillermo Gómez Vera, que durante años fue responsable del Área de Nutrición del Real Betis Balompié, puso su experiencia al servicio del debate: «En el Betis no tenía problemas con el primer equipo, que tenían de todo y todo personalizado, pero sí con los jugadores de la base, que no tienen un seguimiento tan exhaustivo, y claro, veíamos a chicos que procedían de familias que carecían de unos hábitos nutricionales». Ante esrte escenario, «tuvimos que dar charlas a los padres para darles unas nociones básicas: mejor una fruta que un zumo o un bocata que un bizcocho».

Con la cantera, en este caso golfística, trabaja la doctora María Recasens, nutricionista de los equipos de la Federación de Golf de Madrid: «Hay problemas importantes en la base. Cuando empecé a trabajar con chavales vimos que tenían potestad para elegir lo que comían y, claro, todos los días eran huevos fritos con patatas. Ahora nosotros elaboramos los menús en función de cada uno, y hacemos talleres de formación mensuales en los que es contamos cómo nos afecta cada cosa que comemos». También aportó su experiencia Paco Fernández, preparador físico de los Escuela Nacional Blume y responsable de la nutrición de los jugadores: «Trabajamos con los chicos, pero también con las familias. A los jugadores de la Blume, que viven en la residencia de estudiantes, les orientamos, les decimos qué son las proteínas, los hidratos de carbono... No lo saben. Es un proceso de formación. Ellos escriben todo lo que comen en una semana, y luego me siento con ellos y vemos lo que les falta y lo que les sobra».

Para el doctor Juan Antonio Corbalán «abusamos de los procesados y de los dulces industriales». Y si de lo que se trata es de recetar deporte, ¿por qué no golf? «Solemos recetar natación, bici o andar, y ahora estoy viendo que el golf podría ser una buena solución: no es de impacto y tiene unas condiciones estupendas para personas que tienen que ir perdiendo peso», argumentó la endocrina Natalia Pérez Farré. Aún queda mucho camino por recorrer para sensibilizar sobre la importancia de una alimentación correcta.