Van Dam gana el Estrella Damm Mediterranean Open, en Sitges

La marbellí Azahara Muñoz fue la mejor en la jornada final, con 64 golpes, y se aupó a la séptima plaza de la clasificación

EFE BARCELONA.

Anne van Dam ganó el Estrella Damm Mediterranean Open. Su recital de 'birdies' ha conducido a la golfista holandesa a sumar su segundo triunfo profesional en el Circuito Europeo femenino. Con 26 bajo par, con sensacionales rondas de 64, 64, 65 y una final, de remate, de 65, acaparó para sí un protagonismo exclusivo y sacó del brillo de los focos a las numerosas y cualificadas rivales.

Entre ellas, como parte distinguida del grupo de perseguidoras, adquirieron un papel estelar la marbellí Azahara Muñoz y la navarra Carlota Ciganda, finalmente séptima y octava clasificadas, con vueltas finales de 64 y 68 golpes, una recopilación brillante en respuesta a su talento y esfuerzo pero en cualquier caso insuficiente ante quien convirtió su actuación en una monolítica demostración de eficacia.

Lastrada únicamente por un anecdótico 'bogey' en el hoyo 4 de la primera jornada, Van Dam atesoraba una renta de cinco golpes sobre la sueca Caroline Hedwall y nueve y doce sobre Carlota Ciganda y Azahara Muñoz, respectivamente al inicio del último día, un abismo que la holandesa, terca y obstinada, se encargó de mantener, cuando no de aumentar, ya en el hoyo 1, primer 'birdie' de una serie de siete que adornaron su jornada final, menoscabada únicamente por un 'bogey' en el 11 que, al igual que el de la primera jornada, se convirtió en mera anécdota. Van Dam, extraordinaria, volvió a sumar aciertos de manera lenta pero pausada -hoyos 4, 6, 10, 12, 13, 18...-, un sistema tan eficaz como desquiciante para el resto de sus rivales, que tuvieron que plegarse ante la evidencia de que la holandesa, en estos cuatro días de estancia en el Club de Golf Terramar de Sitges, estaba tocada por la varita de los dioses.

Vendaval de juego

Ni siquiera Azahara Muñoz y su extraordinario vendaval de juego constituyeron en la práctica alternativa real a pesar de que la malagueña, pletórica, ofreció una de esas actuaciones memorables que tanto admiran sus incondicionales. Sus 64 golpes finales constituyeron el mejor registro de todas las participantes en la ronda final, honorífico premio que le catapultó hasta la séptima plaza, entre las mejores de la 'otra liga' establecida ante el roqueño dominio de Anne Van Dam.

«He empezado bien y me he embalado. He hecho buenos tiros y siempre te quedas con que si en los cuatro ultimos hoyos meto los 'putts', hubiera estado ahí», comentó la sampedreña, que no obstante hizo un balance positivo de su concurso en Sitges. «Tengo que estar contenta. Si me dicen al principio del día que hago 'menos siete' no me hubiera quejado», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos