Europa cambia su calendario

Jon Rahm, durante el último Open de España, que pasará a disputarse en octubre en 2019. :: sur/
Jon Rahm, durante el último Open de España, que pasará a disputarse en octubre en 2019. :: sur

El Circuito modifica las fechas de algunos torneos para 2019. El Open de España se disputará en octubre, y el Andalucía Masters, en junio

ALBERTO GÓMEZ MÁLAGA.

El Circuito Europeo ya ha confirmado las fechas de la próxima temporada. Y hay cambios importantes. El Andalucía Valderrama Masters adelantará su celebración de octubre a junio, entre el 27 y el 30, y el Abierto de España se disputará del 3 al 6 de octubre. La extensión del calendario entre noviembre de 2018 a noviembre de 2019 incluirá 48 torneos en 31 países de Europa, África, Australia, América del Norte y Asia, que será el punto de partida en Hong Kong el último fin de semana de noviembre y culminará en Dubái.

La consideración del Campeonato Abu Dhabi HSBC como torneo de las Rolex Series (16-19 de enero) y la vuelta del Circuito Europeo con el Masters Británico (9-12 de mayo) el Hillside Golf Club por primera vez desde 1982, con el campeón de la Ryder Cup Tommy Fleetwood como anfitrión en de su ciudad natal, son otros puntos destacados del calendario. Entre los ocho torneos de las Rolex Series, dotado cada uno con un mínimo de siete millones de dólares, cambiarán las fechas del Campeonato BMW PGA, que pasa de mayo a septiembre (19-22), y las del Abierto de Italia, retrasados de junio a octubre (10-13). Volverán a disputarse en julio los torneos de Irlanda (4-7) y Escocia (11-14) y serán en noviembre los campeonatos de Turquía (7-10), Sudáfrica (14-17) y Dubái (21-24).

El regreso de los torneos profesionales a España supone un impulso al avance de este deporte en nuestro país. El golf sigue sacudiéndose el cliché de deporte elitista y minoritario. La apertura de escuelas municipales, donde los niños pueden iniciarse y jugar a precios asequibles, no más caros de lo que cuesta apuntarse a cualquier escuela de fútbol o baloncesto, se suma a los éxitos de Sergio García, Azahara Muñoz, Carlota Ciganda, Rafa Cabrera-Bello y, sobre todo, Jon Rahm. El jugador vizcaíno sigue los pasos de Tiger Woods y en menos de dos años como profesional ya irrumpió entre los cinco mejores jugadores de la clasificación mundial. Su nombre suena en todas las quinielas de los torneos grandes. Ante la eclosión del golfista vasco, las administraciones no han podido mirar hacia otro lado, como han hecho durante años. Ahí está, por ejemplo, la incomprensible subida del IVA impuesta por el Gobierno central, que puso con el agua al cuello, hasta ahogarse en ocasiones, a cientos de clubes de golf del país.

«Las administraciones comienzan a darse cuenta de que este deporte genera dinero», explican desde la RFEG Los últimos meses han frenado la caída en el número de licencias federativas en España

Para silenciar a quienes consideran que el golf continúa siendo un deporte para minorías basta una cifra: 47.218 personas asistieron al último Open de España durante sus cuatro jornadas, un hito en los campeonatos profesionales celebrados en nuestro país. La eclosión de Rahm supone un fenómeno que despierta el recuerdo de quienes vivieron la época dorada de este deporte de la mano de Severiano Ballesteros, José María Olazabal y Miguel Ángel Jiménez, pero también atrae a los más jóvenes, inspirados por la juventud y la actitud díscola y ambiciosa del golfista vasco. Desde la Real Federación Española de Golf (RFEG) aseguran que el turismo de golf produce 2.000 millones de euros al año al Estado.

«Seguimos teniendo el sambenito de deporte elitista pese a que el golf puede practicarse por ocho o diez euros. Las administraciones no nos han tratado bien, pero empiezan a darse cuenta de que este deporte genera riqueza y miles de empleos», explica el presidente de la RFEG, Gonzaga Escauriaza. También la federación está en el punto de mira. Aunque se ha anotado el tanto del éxito del Open, algunas voces discordantes recuerdan que el torneo no se celebró el año pasado y que en 2018 ha sido posible por la ayuda del Circuito Europeo.

Después de siete años consecutivos de caída en el número de licencias federativas en España, que llegaron a descender un seis por ciento en 2014, los últimos meses han marcado un punto y aparte en esa dinámica. Al éxito del Open de España masculino se suma la organización del Andalucía Masters en Valderrama y del Open de España femenino, celebrado en la provincia de Málaga en las dos últimas ediciones. En el sur de España la promoción del golf trasciende lo deportivo para convertirse en una estrategia turística. El año pasado este deporte atrajo a más de medio millón de visitantes a Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos