Los clubes salen de la crisis y se lanzan a reformar sus campos

El turista de golf tiene un gasto diario más elevado que el de los visitantes de otros segmentos. :: sur/
El turista de golf tiene un gasto diario más elevado que el de los visitantes de otros segmentos. :: sur

Málaga, tercera provincia española con más licencias, sólo por detrás de Madrid y Barcelona, concentra casi el 43% de los federados registrados en Andalucía

ALBERTO GÓMEZ

Málaga ha comenzado el año con 18.494 federados de golf, 497 más que en enero de 2018, casi el 43 por ciento de las licencias registradas en Andalucía y cerca del siete por ciento del total en España. Solo Madrid y Barcelona adelantan a la provincia andaluza, cuna de un sector que asoma la cabeza tras más de una década de zarpazos tributarios y recortes en el personal de clubes y el presupuesto destinado al mantenimiento de los campos. Con más de setenta recorridos, Málaga es uno de los principales destinos de golf europeos, un deporte especialmente atractivo para la economía por el alto poder adquisitivo de sus usuarios. Pero al estallido de la crisis, en 2008, se sumó la subida del IVA cuatro años después, un revés inesperado que para los clubes significó un salto en la tributación del ocho al veintiún por ciento.

La mayoría de clubes optaron por asumir la subida sin aumentar los precios, una decisión que acarreó consecuencias nefastas en la rentabilidad y la gestión de los campos. La caída de ingresos forzó una reestructuración de personal que destruyó empleo en varios clubes, un escenario que comienza a revertir. El descenso de los patrocinios, principal motor de los cientos de torneos amateurs que se organizan cada año en la Costa del Sol, ha supuesto otro de los caballos de batalla del sector durante la crisis. Para los pequeños clubes de socios, donde el número de jugadores apenas varía, la falta de ayudas privadas ha resultado un mazazo, aunque desde hace meses hay un renovado interés por la promoción del golf, fruto de la apuesta que las administraciones retomaron hace tres años con el patrocinio de grandes torneos profesionales, como el Andalucía Masters o el Open de España femenino, que han atraído a la comunidad andaluza a jugadores como Sergio García, Jon Rahm o Azahara Muñoz.

Clubes y campos malagueños como Baviera, Añoreta, El Paraíso, Doña Julia, Río Real, Guadalmina, Magna Marbella, Atalaya, La Cala Resort o Los Arqueros han introducido mejoras en los últimos años. La adecuación a la normativa en materia de accesibilidad, la renovación en la flota de cochecitos de golf (buggies), la creación de 'tees' y líneas de drenaje, la mejora de los 'greenes' o la restauración de los hoyos centran estos cambios.

El Circuito Europeo vuelve a incluir el destino en su calendario y los campos quieren aprovechar la oportunidad

«El turismo que produce el golf es una cosa absolutamente extraordinaria. Es un deporte cuya contribución directa o indirecta produce un impacto de 1.200 millones de euros al año. Se valora en otros 800.000 millones otros gastos que realizan estos visitantes en la zona, como alquiler de vehículos, ir al cine, ir a los restaurantes, tomar una copa, y todo lo que hace un turista cuando se pasa una semana en un destino. Son cifras extraordinarias para un deporte», explica el presidente de la Real Federación Española de Golf (RFEG), Gonzaga Escauriaza, que explica la complementariedad entre el turismo de golf y el turismo de sol y playa, punta de lanza de destinos como Málaga: «La temporada alta del turista de sol y playa es de mayo a octubre, mientras que la del golf es entre noviembre y abril, con lo cual encajan perfectamente los dos turismos. Antiguamente, muchos hoteles de la costa cerraban en octubre y no abrían hasta Semana Santa. Y ahora, los que tienen una oferta de golf propia o en la zona, no lo hacen en su mayoría. Y reivindico que esto Andalucía lo entiende muy bien, apuesta por ello y tiene mucho mérito que tengan el Open, un Masters, un Challenge... Todo mi agradecimiento a Andalucía. El resto de comunidades comienzan a entenderlo».

Impacto económico

También Javier Reviriego, exdirector del club malagueño Finca Cortesín y actual director de Valderrama, convertido recientemente en el primer europeo en unirse al consejo asesor de Club Leaders Forum, que está compuesto por 16 directores generales que han alcanzado el estatus 'platinum' a lo largo de sus carreras y gestionan algunos de los clubes privados más prestigiosos de todo el planeta, tiene claro cuáles son las recomendaciones del sector al nuevo gobierno de la Junta de Andalucía: «Si pensamos en Costa del Sol, pensamos automáticamente en la Costa del Golf. El turismo de golf tiene un impacto brutal en nuestra economía, y no me refiero únicamente al turismo ocasional, sino también al residencial. Sólo hay que ver la gran cantidad de golfistas extranjeros que son socios de clubes andaluces. Al nuevo Gobierno le pido que siga apostando por el golf como medio de promoción. Es un inversión muy rentable y que sobradamente ha demostrado ser eficiente».

El aumento de los ingresos ha permitido poner en marcha reformas que, en infraestructuras complejas como los campos de golf, no son nada baratas. Solo la remodelación de una calle puede ascender a más de 30.000 euros. El regreso de torneos profesionales a Andalucía ha impulsado en los últimos tres años decenas de remodelaciones en los clubes de la comunidad. El Circuito Europeo vuelve a incluir el destino en su calendario y los campos quieren aprovechar la oportunidad, conscientes de la proyección de este tipo de campeonatos.

La renovación de las instalaciones parece haber dado sus frutos a tenor de los resultados obtenidos en los últimos meses. Los profesionales del sector también destacan la capacidad de los campos para recuperar terrenos altamente degradados, convirtiéndolos en espacios de alto valor ambiental que devuelven la dignidad perdida a vertederos de basura, escombreras y escoriales, y recuerdan que desde hace años permanece decretada la utilización de aguas residuales para el riego del césped de los campos. El sector comienza, en definitiva, a salir del hoyo más de una década después del inicio de la crisis.

Más