Benahavís, un pueblo blanco de golf entre la serranía y el Mediterráneo

Benahavís destaca por su amplia oferta de golf y también de naturaleza, una combinación perfecta para los amantes del deporte y el senderismo. :: sur/
Benahavís destaca por su amplia oferta de golf y también de naturaleza, una combinación perfecta para los amantes del deporte y el senderismo. :: sur

La localidad malagueña cuenta, entre otros, con los tres campos de Villa Padierna y con el recorrido de la lujosa La Zagaleta

ALEJANDRO DÍAZ

Situado en la vertiente meridional de la serranía de Ronda, Benahavís es el municipio más montañoso de la Costa del Sol occidental. Sus tierras las recorren los ríos Guadalmina, Guadaiza y Guadalmanza. En su término se encuentran lugares de gran interés natural y cultural como el cerro del Duque, Daidín, las Máquinas, el Charco de las Mozas y el embalse de la Leche.

Benahavís es un pueblo con sabor andaluz de calles blancas y estrechas, típicamente árabes, la mayoría de las cuales desembocan en soleadas plazas. Es un lugar escogido donde poder disfrutar de la naturaleza y urbanizaciones de lujo, cuidadosamente integradas en el paisaje, aposentadas con sus campos de golf en las faldas de la Serranía de Ronda.

Los amantes del golf disfrutarán a buen seguro de la amplia oferta y la calidad de los campos del municipio. Muchos de los mejores de la provincia están situados en Benahavís, donde los deportistas disfrutan en cualquier momento del año de sus inmejorables instalaciones y de su clima soleado y sin igual.

Los amantes del golf disfrutarán de una de las ofertas más completas para este deporte de toda la provincia Flamingos Golf Club se caracteriza por su cuidado paisajismo; sus 'greenes', de dimensiones generosas, y sus vistas al mar

Pero además del golf, Benahavís es un lugar ideal para practicar el senderismo, la pesca y disfrutar de todas las actividades de ocio, deportivas y recreativas, en plena naturaleza y con un entorno paisajístico excepcional.

Una de las características de Benahavís es su paisaje pintoresco. Desde la carretera general, a la altura del término municipal de Estepona, se accede a la carretera principal de la localidad. En seguida, el terreno se eleva y aparecen las primeras estribaciones de la sierra. El río Guadalmina se encaja en el terreno formando un cañón. A ambos margenes se observan altas cumbres. La carretera se ciñe al margen izquierdo, y a la derecha y abajo aparece un viaducto conocido como 'Las Angosturas' por lo angosto del terreno, que constituye uno de los paisajes más bellos de Benahavís.

Su vegetación es la propia de sierra, encontrándose en su mayor parte cubierto por matorral y árboles silvestres, castaños y olivos, conformando un bellísimo paisaje. Otro paraje a destacar en Benahavís es el conocido como la Charca de las Mozas, en Las Angosturas, una hoya en el lecho del río Guadalmina, cuyas aguas forman peligrosos remolinos.

Para los amantes de la gastronomía, Benahavís reúne en sí las cualidades culinarias de un pueblo de montaña, cercano a la costa. Por ello los numerosos restaurantes de la localidad incluyen en su carta los manjares típicos de un pueblo serrano, con variadas carnes, como las de conejo, cochinillo, ternera o venado junto a tradicionales platos marineros, tales como la zarzuela de pescado y marisco, los lenguados y otras exquisitas especies marinas.

Benahavís, cercano a la Costa del Sol y al cosmopolitismo de una ciudad como Marbella, también ofrece una cocina completa internacional, donde usted puede también degustar una excelente Fondee Bourguignonne, sin nada que envidiar a cualquier restaurante de una gran ciudad. El plato más típico de Benahavís es el solomillo de cerdo aliñado, junto con el cordero, la carne de venado, el conejo, la perdiz y el cochinillo. La localidad cuenta además con una Escuela de Hostelería: la Escuela Hispano-Árabe de Dieta Mediterránea.

Muy próximo a la línea de costa, pero al mismo tiempo en plena sierra escarpada, Benahavís conjuga dos factores comunes a muchos de los pueblos de la cornisa: urbanismo del más puro estilo de los pueblos blancos de la costa occidental que serpentean montaña arriba, y paisaje agreste del entorno inmediato y panorámicas espectaculares.

Entre las obras monumentales de este pueblo destaca el Castillo de Montemayor, erigido en el siglo X y del que se conservan parte de sus murallas en buen estado. En el conjunto fortificado tiene en la Torre de la Reina su parte más notable porque quedan vestigios de lo que fueron aposentos y un pozo. Por lo demás, en el término municipal hay varias torres vigía levantadas durante el reino nazarí de Granada como barrera defensiva, entre ellas la de la Leonera, bien conservada, Daidín, Campanillas, Tramores y Esteril, todas ellas de la época medieval. Tanto Montemayor como Daidín fueron poblados en su época.

Fuera del pueblo hay diversos lugares de interés por su vegetación y fauna, tales como la angostura del río Guadalmina, el coto de la Zagaleta, la cueva del puerto Capuchino, el Charco de las Mozas, el embalse de la Leche, las Máquinas y el valle del Guadalmansa.

Es Benahavís, por tanto, un paraíso para los amantes del golf, la naturaleza y la buena gastronomía, ideal para recorrerlo haciendo senderismo y disfrutar de un paisaje sin igual que supone un relax para la mente y una exaltación de los sentidos. El pueblo conserva algunos rasgos de su origen árabe al estilo de los pueblos blancos, que contrasta con el colorido de las montañas que le rodean.

Una de sus joyas golfísticas es Villa Padierna. A poca distancia de la playa, este singular 'Hotel Museo', se convertirá´en escenario de los mejores recuerdos de su vida. El lujo, la gastronomía, y los tratamientos de salud y belleza combinan a la perfección con la práctica del golf en sus tres campos que rodean a este complejo.

El campo Alferini Golf es ideal para la celebración de competiciones y grandes torneos y también para disfrutar de una jornada agradable y relajada. Plenamente integrado en el paisaje, destaca el esmero con que se cuida la naturaleza y la atención que se presta a la preservación de todo su entorno.

Por su parte, Flamingos Golf Club se caracteriza por su cuidado paisajismo, con gran cantidad de diferentes especies de árboles y unas bellas vistas al mar Mediterráneo. Los 'greenes' son de dimensiones generosas, las calles se dibujan estrechas en la primera mitad del trazado, donde se requiere más precisión que en la segunda. Búnkers de blanca marmolina. Las calles están sembradas de bermuda, excepto en ciertos hoyos, donde hay 'grass', mientras que en 'greens' y 'tees' se ha utilizado 'penncross'.

Academia

Y, finalmente, Tramores Golf Club está enclavado en un bello paisaje entre dos valles y con unas vistas impresionantes del mar Mediterráneo. En sus instalaciones cuenta con la Villa Padierna 'Michael Campbell Golf Academy', siendo este el campo que la escuela ofrece a sus alumnos como lugar de iniciación. Tramores es un campo preciso y rápido, sin dejar de ser técnico y muy entretenido, perfecto para ser disfrutado de inmediato.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos