Alejandro Cañizares recupera las buenas sensaciones este año

Alejandro Cañizares, tras un golpeo. :: sur/
Alejandro Cañizares, tras un golpeo. :: sur

ALEJANDRO DÍAZ

Málaga. El año pasado fue difícil para Alejandro Cañizares. Tal y como declaró a este medio en una entrevista realizada el pasado mes de octubre, reconoció las dificultades que atravesó: muchas lesiones y una enfermedad de su pareja que finalmente curaron los médicos tuvieron su cuerpo y su mente ocupadas, con el golf en un segundo plano. Perdió la tarjeta del Circuito Europeo.

El alumno brillante que en 2006 ganó el Abierto de Rusia tras disputar solo tres torneos profesionales, volvía a la Escuela del European Tour para recuperar parte de lo perdido: la ansiada tarjeta que da acceso al circuito profesional. Y lo consiguió. En apenas unos meses, ha renacido un 'nuevo' Alejandro Cañizares que se parece y cada vez más, al original y genuino.

Ya en abril, en el torneo de Hassan II, comenzó la primera jornada encaramado a la zona alta de la clasificación. Solo unas semanas después comenzó como colíder el Abierto de Dinamarca. Su juego volvió a ser el que era. Aunque finalmente se desfondó un poco para terminar a seis golpes del ganador, el austríaco Bernd Wiesberger.

El jugador vienés, de 33 años, une este título al Ballantine's Championship y el Lyoness Open de 2012, el Abierto de Francia de 2015 y el Shenzhen International de 2017. Pablo Larrazábal fue el español mejor clasificado.