Silvia Mérida lucha por volver a la élite

La central de Benalmádena disputa con el Deportivo el 'play-off' de ascenso a la máxima categoría

Mérida, en un partido de esta temporada/ DEPORTIVO DE LA CORUÑA
Mérida, en un partido de esta temporada / DEPORTIVO DE LA CORUÑA
MARINA RIVAS

Tiene 21 años, pero ya hace cinco que se fue de casa persiguiendo el sueño de ser futbolista,intentando seguir el camino de un chico de su localidad que de la noche a la mañana se convirtió en un ídolo de masas. Un tal Francisco Alarcón 'Isco'. «Quise seguir sus pasos, él se fue pronto al Valencia, cuanto todavía era juvenil. Yo por aquel entonces ya coincidía con él en los campos y le pedía autógrafos. Siempre está muy atento a mí, me pregunta cómo me va… Aunque desde hace un año hemos perdido el contacto», relata Silvia Mérida. La joven benalmadense, igual que Isco, comenzó a dar sus primeros pasos en el Atlético Benamiel (mixto) y ya a los 16 fichó por su primer equipo, el Madrid CFF, que aquella campaña disputó la fase de ascenso a Primera División.

Esta es su quinta campaña fuera de casa desde que fichó por el Madrid CFF con 16 años, cuando empezó a acudir con la selección española

No hubo suerte para la central malagueña aquel año, pero después pasó por el equipo B del Atlético de Madrid y, tras este, por el Sporting de Huelva hace dos temporadas. Con el cuadro onubense disputó toda una campaña en la máxima categoría y contribuyó a un meritorio décimo puesto de su equipo. Sin embargo, en la 2017-2018 volvió a hacer las maletas para poner rumbo a un Deportivo de la Coruña que sólo tenía un año de existencia pero que realizó una fuerte apuesta por su sección femenina. Ahora, tres años después de su nacimiento y dos después de la llegada de Mérida, el cuadro gallego se encuentra disputando la fase de ascenso a la Liga Iberdrola. «Significaría mucho volver a Primera y con este club que me ha tratado tan bien. Ojalá poder subir y jugar el año que viene contra el Málaga, al que le deseo toda la suerte en su recta final. Espero que se salven», recalca la central.

Estudia un ciclo de Gestión Administrativa, vive a dos minutos de Riazor junto a otras tres compañeras del club y se entrena a diario en la ciudad deportiva de Abegondo. Además, la benalmadense ya sabe lo que es jugar en un estadio. «Nos abrieron las puertas de Riazor para jugar contra el Athletic en el Trofeo Teresa Herrera (decano de los torneos amistosos en España). Fue muy emocionante. Espero que si subimos a Primera podamos repetir la experiencia pero con el campo lleno», comenta. El camino no es fácil, pero el Deportivo, campeón invicto del grupo I de Segunda, va con buen rumbo hacia la máxima categoría. El pasado fin de semana comenzó su 'play-off' y, tras quedar emparejado con el Alhama de Murcia, venció en la ida. Ahora, el equipo de Mérida buscará pasar a la última fase, en la que se medirá también en doble partido al vencedor del Femarguín-Juan Grande. Precisamente el primero (equipo canario) fue al que venció el Málaga en 2018 antes de ascender.

Progresión

Pese a su juventud, la costasoleña explica que ha crecido mucho como profesional en estos años fuera de casa. «Creo que estoy creciendo bastante, he dado un salto con respecto al año pasado. He crecido en confianza, que es fundamental en el fútbol y aquí en el 'Depor' me la han dado. Lo he jugado casi todo este año», explica. «Además, físicamente me encuentro muy bien, estoy preparada para el 'play-off'. Creo que tenemos una buena plantilla para poder conseguirlo». La malagueña concluye su contrato este año, pero del ascenso podría depender su renovación. «Me siento muy bien aquí, y si ascendemos, todo el equipo formará parte de la historia del club. Una vez en Primera, toca hacer buenas campañas y seguir creciendo», comenta la central, que fue internacional sub-17 y sub-19 y que, de regresar a la élite, volvería a exponerse en el mayor de los escaparates.