Los sub-21, tras su quinta corona

Saúl, líder español, en una disputa con Gagliardini. :: j. bernadczyk. efe/
Saúl, líder español, en una disputa con Gagliardini. :: j. bernadczyk. efe

España busca recuperar su hegemonía europea con una generación de futbolistas listos para la absoluta

RODRIGO ERRASTI MADRID.

Un 29 de junio de 2008 España cambió su suerte en Viena, con un legendario tanto de Fernando Torres. Aquella generación de futbolistas extendió el dominio de España, que ya logró dos Europeos sub-21 consecutivos en 2011 en Dinamarca y 2013 en Israel. Desde aquel momento tanto la absoluta como la sub-21 entraron en una crisis de resultados que puede terminar hoy en Cracovia.

Que la sub-21 supere a la de Alemania supondrá algo más que un quinto título europeo (además de los citados de 2013 y 2011 se llevó los de 1986 y 1998) que le permita igualar a Italia, a la que barrieron en semifinales (3-1) el martes. Será la confirmación, viendo el buen momento de la absoluta, de que España cuenta con un potencial para poder volver a pelear por llegar a los días en los que se reparten los trofeos. Enfrente estará Alemania, campeona en 2009 con la generación que le permitió ser campeona mundial en Brasil (Neuer, Khedira u Özil entre otros), que no tiene a sus mejores futbolistas ya que muchos de ellos están en la Copa Confederaciones.

Nómina estelar

Por tanto, a priori, España es favorita no sólo por haber eliminado a Portugal o Italia, o por la lista de jugadores de primer nivel con los que cuenta, sino por el nivel al que están rindiendo otros menos conocidos a nivel europeo como Ceballos (Betis), Sandro (Málaga), Marcos Llorente (Alavés), Vallejo (Eintracht Frankfurt) o Kepa (Athletic), que sólo ha encajado dos goles y ambos desde fuera del área. «Este equipo viene trabajando durante dos años a tope para llegar a este momento y estamos a un solo paso de conseguir el objetivo que nos marcamos hace dos años. Los dos equipos hemos hecho méritos para estar en la final. Si la gente cree que Alemania tiene peor equipo que nosotros, ya te digo que está al 50% porque son dos equipos que si están en la final es porque se lo merecen jugar este partido», recordó ayer Ceballos, que ya suena para el Real Madrid. Ellos se han unido a estrellas como Saúl (con cinco goles, el máximo goleador del torneo), Bellerín (Arsenal), Denis Suárez (Barcelona) o Marco Asensio (Real Madrid).

Celades tiene idea de repetir equipo. Su selección, la que más toca la pelota (2.490 pases, 325 más que una Alemania con media hora más de prórroga en semifinales) y marca más goles (12). Es innegable que esta selección, a la que acudirán a ver en directo el presidente, Mariano Rajoy y el secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, emociona. Más de cuatro millones de espectadores vieron la semifinal ante Italia y muchos sueñan con que la mezcla de este grupo con el que fue campeón en 2013 en Jerusalén con Lopetegui (De Gea , Koke, Thiago, Isco o Morata) pueden devolver a España la gloria más reciente.

Alemania tiene hombres que se colgaron la plata en los Juegos de Río, tras perder en la tanda de penaltis de la final de Maracaná ante Brasil. Son Toljan, Selke, Gnabry, Arnold o Meyer, que dejó una frase inquietante horas antes del duelo. «Tenemos que jugar sucio. Tenemos que empezar con pequeñas faltas o con juego sucio para que los españoles pierdan la alegría. España es la gran favorita».

Alineaciones probables:

Alemania: Pollersbeck; Toljan, Jung, Kempf, Gerhardt; Haberer; Philipp, Meyer, Arnold, Gnabry, y Selke.

España: Kepa; Bellerín, Meré, Vallejo, Jonny o Gayá; Marcos Llorente, Saúl, Ceballos; Deulofeu, Marco Asensio y Sandro.

Árbitro: Benoît Bastien (FRA).

Campo y hora: Cracovia Stadium (20.45, Cuatro).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos