Impuestos

Di María acepta 16 meses de cárcel por defraudar a Hacienda

Ángel Di María, durante su presentación con el París Saint-Germain. / Foto: AFP | Vídeo: Atlas

El argentino evadió 1,3 millones cuando era jugador del Real Madrid y acuerda con la Fiscalía una multa de 2,2

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El argentino Ángel Di María es el primero de los futbolistas representados por el agente portugués Jorge Mendes que ha reconocido ante la justicia que defraudó a Hacienda durante su etapa en el Real Madrid, en 2012 y 2013. Di María, actual jugador del París Saint-Germain, ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía de Madrid y la Abogacía del Estado para pagar una multa de 2,2 millones de euros y aceptar una pena de un año y cuatro meses de cárcel por haber evadido 1,3 millones correspondientes a sus derechos de imagen. Al ser la condena inferior a dos años y carecer de antecedentes penales Di María no ingresará en prisión.

El internacional argentino ha admitido dos delitos fiscales después de haber sido denunciado a finales del pasado año por la Fiscalía Provincial de Madrid, que también ha acusado a Cristiano Ronaldo (14,7 millones), Radamel Falcao (5,6), Fabio Coentrao (la misma cantidad de 1,3), Ricardo Carvalho (400.000 euros) y José Mourinho (3,3), todos ellos del denominado ‘clan Mendes’, de defraudar a la Agencia Tributaria. Los tres futbolistas del Real Madrid y el colombiano del Atlético, así como el técnico portugués denunciado también por la Fiscalía, utilizaron presuntamente una estructura opaca con residencia en distintos paraísos fiscales para evadir impuestos en España.

Por cada uno de los delitos cometidos, a Di María se le ha impuesto una pena de ocho meses de cárcel, con sendas sanciones económicas de 382.092 y 397.301 euros por la cantidad defrauda en cada uno de los ejercicios de 2012 y 2013. El futbolista argentino ya tuvo que pagar el pasado 14 de febrero a Hacienda 1,4 millones de euros por su deuda tributaria, un mes antes de ser citado a declarar en los tribunales como investigado. Su compatriota Javier Mascherano, jugador del Barcelona, también aceptó con la Fiscalía el pasado mes de enero una pena de un año de cárcel y 800.000 euros de multa por haber defraudado 1,5 millones en 2011 y 2012, mientras que Leo Messi fue condenado a 21 meses de prisión y 2,1 millones de sanción por evadir 4,1 millones.

«Beneficio fiscal ilícito»

Veintidós días antes de fichar oficialmente por el Real Madrid procedente del Benfica, Di María suscribió el 1 de junio de 2010 un contrato «por el que simulaba la cesión de sus derechos de imagen a la sociedad Sunpex Corpotation INC., con domicilio en la ciudad de Panamá, siendo el acusado titular del 100% de las participaciones sociales de la mima al haberlas adquirido mediante contrato de fecha 1 de mayo de 2012», según se refleja en la sentencia de conformidad firmada entre los abogados del futbolista y la Fiscalía. «El 1 de junio de 2010 se suscribió contrato de cesión de los derechos de imagen del acusado entre las sociedades Sunpex Corporation INC., como cedente, y la sociedad irlandesa Multisports&Image Management Limited, quien a partir de ese momento comenzaría a explotar los derechos de imagen», se añade en el escrito de la Fiscalía.

La citada sociedad irlandesa, presuntamente controlada por Jorge Mendes, es la misma que ha explotado los derechos de imagen de Cristiano Ronaldo, José Mourinho y Fabio Coentrao. «Con la intención de obtener un beneficio fiscal ilícito, Di María mantuvo la estructura societaria anteriormente descrita con el fin de no declarar a la Hacienda Pública española los ingresos derivados de sus derechos de imagen obtenidos en los ejercicios 2012 y 2013, ejercicios en los que tampoco presentó la declaración de titularidad de bienes en el extranjero». La Fiscalía recuerda que Sunpex Corporation obtuvo unos ingresos por la titularidad de los derechos de imagen de Di María de 1,2 millones de euros en 2012 y prácticamente la misma candidad el año siguiente que deberían haberse intregado en la base del IRPF del jugador argentino, «ocasionando de este modo un perjuicio para la Hacienda Pública de 636.820 euros en 2012 y de 662.168 en 2013.