Real Madrid

Solari, preparado para sustituir a Lopetegui

Santiago Solari en rueda de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas en 2005/EFE
Santiago Solari en rueda de prensa en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas en 2005 / EFE

El técnico del Castilla es la opción de urgencia para el banquillo del Madrid y se convertiría en un 'nuevo Zidane', aunque sin la ascendencia del astro francés

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Con Julen Lopetegui sentenciado y, a priori, a expensas ya exclusivamente del clásico del domingo en el Camp Nou, Santiago Hernán Solari, entrenador del Castilla en Segunda B, ya está preparado en el caso de ser llamado para sustituir al técnico vasco en el banquillo del Real Madrid, de inmediato o tras el duelo contra el Barça de la décima jornada de Liga. «Todos los profesionales que estamos aquí estamos para apoyar al club, y en los momentos difíciles con más razón», reconoció este domingo el técnico hispano-argentino tras el empate del filial madridista contra el Celta B en Vigo (1-1), el día después de que el equipo todavía dirigido por Lopetegui sufriese ante el Levante su cuarta derrota en los cinco últimos partidos, lo que ha dejado al exseleccionador en situación crítica al frente del campeón de Europa.

Solari, exfutbolista del Atlético y del Real Madrid, que ejerce de entrenador desde la temporada 2013-2014 y es técnico del Castilla desde la campaña 2016-2017, se ha convertido en la opción de urgencia del club blanco para relevar a Lopetegui, que este lunes debe dirigir el entrenamiento del primer equipo en Valdebebas y ofrecer posteriormente conferencia de prensa y cree que el martes se sentará en el banquillo del Bernabéu para el partido de Champions contra el Viktoria Pilsen. Sin embargo, el futuro de Lopetegui sigue en el aire, más cerca del despido que de la continuidad, pese a haber recibido públicamente el respaldo del vestuario.

La lógica lleva a pensar que Lopetegui dirigirá el martes el choque europeo frente al Viktoria y también, salvo catástrofe ante el equipo checo, también el clásico frente al campeón y líder de la Liga. Y más, con la baja de Messi en el Barça. En principio, Florentino Pérez parece dispuesto a aguantar sí o sí a Lopetegui hasta el clásico, pero, en cualquier caso, Solari ya sabe que es el primero de la lista para suplir al técnico guipuzcoano. Se convertiría así en un 'nuevo Zidane', que también dirigía al Castilla cuando fue llamado para ocupar el puesto de Rafa Benítez en enero de 2016, después de que un 0-4 ante el Barça condenase al técnico madrileño, aunque Solari no tiene en el vestuario la ascendencia del astro francés, que llegó al primer equipo con escasa experiencia pero bajo la aureola de astro venerado y respetado.

Los pésimos resultados del Real Madrid, con ocho horas sin marcar un tanto, para firmar una sequía goleadora histórica, el mal ambiente en el vestuario y la pérdida absoluta de confianza de Florentino Pérez con Julen Lopetegui, a quien el presidente nunca tuvo como primer candidato, han acabado con la paciencia del máximo mandatario. Sólo el calendario puede mantener a Lopetegui en el cargo durante esta semana, gracias al encuentro contra el Viktoria Pilsen y el temido clásico, donde un nuevo entrenador, aunque fuese interino, caso de Solari, quedaría marcado caso de ser zarandeado por el eterno rival. Y muchísimo más, sin Messi en el campo.

A la espera de resolución definitiva sobre Lopetegui y de la previsible llegada de Solari, el principal deseo de Florentino Pérez sigue siendo Mauricio Pochettino, que el pasado verano rechazó la oferta del Real Madrid y prefirió continuar en el Tottenham. Sin embargo, en Italia ya se ha desvelado, y el club blanco no ha negado -como sí hizo ante unas presuntas negociaciones con Neymar y Mbappé-, que el Madrid ya ha tanteado a Antonio Conte para que se convierta en entrenador del club más laureado de Europa. Además de Pochettino y Conte -aunque la mano dura del italiano no congeniaría con el vestuario-, también está en la lista de aspirantes el francés Laurent Blanc. Mientras tanto, Lopetegui, aunque confía en llegar al Camp Nou e incluso continuar, sigue pendiente de una llamada que le comunique la destitución antes o después, y Solari de otra en la que le ordenen hacerse cargo del primer equipo, hasta Navidades o quién sabe si hasta junio y más allá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos