Sueño incompleto del Celta

Ander Herrera salta a por un balón con el céltico Daniel Wass en Old Trafford. /
Ander Herrera salta a por un balón con el céltico Daniel Wass en Old Trafford.

El equipo vigués luchó hasta el último suspiro en un duelo apasionante y Mourinho temió por el pase a la final tras el empate de Roncaglia

LUIS F. GAGO

En el 'Teatro de los sueños' de Europa, Old Trafford, el Celta intentará hacer una vez más una hazaña histórica. Deben los gallegos remontar como visitantes el 0-1 adverso cosechado en tierras viguesas si quieren ser partícipes del sueño de la final en la Europa League. Sería la tercera vez que el cuadro dirigido por Berizzo vence fuera de casa en las eliminatorias europeas y la segunda que significaría, además, la clasificación para la siguiente ronda.

La diferencia principal es que en esta ocasión la próxima fase es el premio extraordinario, el importante que se busca desde que todo empezó allá por septiembre del año pasado. Es la culminación del éxito o del fracaso con la presencia en la gran final continental.

El segundo torneo en importante ha deparado en los últimos años una gran satisfacción para los equipos españoles.

El Sevilla, pentacampeón espléndido, deja paso a una hazaña casi imposible para los celestes. Atlético de Madrid, Athletic y Espanyol también conocen las mieles del triunfo estando en una final. Para los primeros significó ganarla dos veces, para los otros dos estar presentes como grandes finalistas. Ahora le toca al Celta seguir la estela de los equipos españoles. No será fácil, toda vez que la remontada se antoja más difícil cuando enfrente está un equipo muy bien formado como se demostró en la ida.

Los hombres dirigidos por Mourinho ejemplificaron a base de juego a ras de césped y contragolpe las características que marcan la idea de fútbol que tiene en la cabeza el luso. Es un entrenador pragmático, sin florituras, al que en el duelo en tierras gallegas no le pudo la presión. Se marchó incluso enfadado de España, una vez más, ya que creyó merecedor de haberse llevado a Inglaterra una renta más amplia. Pudo tener razón en esta ocasión, porque los Pogba y compañía empequeñecieron al Celta. Solo Sergio Álvarez mantuvo vivo en las semifinales a sus compañeros con grandes actuaciones. De ahí que Berizzo haya tratado la vuelta como una final anticipada.

«Sin miedo» es la consigna del argentino, que parece hará las maletas al concluir la presente campaña camino al Sevilla que abandona Sampaoli. Quiere irse con un título bajo el brazo, o al menos una final con remontada histórica incluida. Una buena carta de presentación para alguien que genera ciertas dudas por el final de temporada de su equipo.

El Celta lleva cinco encuentros consecutivos perdiendo, dejadez total en Liga y escasa preparación física de algunos de sus futbolistas claves. Aún le queda ampararse en Aspas, su estrella, y en los actores secundarios que hacen posible el rodaje del equipo como Guidetti, Wass y Sisto. De todos ellos dependerá que el sueño en el teatro inglés sea factible o se quede en una simple ilusión onírica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos