Dos equipos infantiles le dan la espalda a la grada por una pelea en el campo del Puerto de la Torre

Ocurrió el pasado sábado en un partido de Tercera infantil y los futbolistas mostraron su rechazo de manera espontánea al incidente iniciado por dos espectadores adultos

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Por desgracia en demasiadas ocasiones se suele vincular el fútbol base a peleas e incidentes que van mucho más allá del deporte y que empeñan el trabajo que se hace en los clubes. Pero en la mayoría de las ocasiones, los futbolistas e incluso los miembros de los cuerpos técnicos no tienen nada que ver con el conflicto, que se suele originar en las gradas. Mientras que los menores que compiten tienen un comportamiento ejemplar, son algunos adultos espectadores los que generan los problemas. Los propios clubes, ayuntamientos y federaciones tratan de poner freno a estos comportamientos inapropiados en las gradas.

Este fin de semana se volvió a vivir en Málaga una situación en la que los jóvenes futbolistas actuaron de manera mucho más deportiva que algunos de los que estaban en la grada. Ocurrió el sábado en el campo del Puerto de la Torre, en el partido del CD Puerto de la Torre contra el CD Rincón de Tercera infantil (2-3). Curiosamente, ese mismo día la plataforma 090 del Ayuntamiento de Málaga, una iniciativa pionera para erradicar la violencia en los campos de fútbol base de la capital, había realizado una acción de formación en dicho campo malagueño, repartiendo folletos y con una charla con padres, entrenadores, jugadores y árbitros por parte de los embajadores de dicho colectivo.

En un momento del partido, dos aficionados que estaban en la grada iniciaron una pelea. Ante el revuelo generado, el árbitro decidió parar el partido para que el incidente no fuera a mayores. En ese momento, los jugadores de ambos equipos se acercaron a la banda más próxima a la grada y se situaron de espalda a los espectadores, para mostrar su rechazo a la discusión que habían iniciado los adultos. Un comportamiento espontáneo que fue respondido con aplausos por el público local, que agradeció el gesto de los futbolistas que permitió que el partido se desarrollase con tranquilidad. Todo ello en presencia de los representantes de la plataforma 090, 0 Violencia en 90 minutos. Una auténtica lección de los niños, similar a la que protagonizaron los alevines del Málaga en un partido en Punta Umbría a principios de verano.