Atletismo

Oumaiz: «Me gustaría tener la rapidez de El Guerrouj y el fondo de Mo Farah»

Ouassim Oumaiz, campeón de España y subcampeón de Europa sub-20 de cross, durante la entrevista. /EFE
Ouassim Oumaiz, campeón de España y subcampeón de Europa sub-20 de cross, durante la entrevista. / EFE

El atleta malagueño es la gran esperanza española para el Campeonato del Mundo de cross que se celebra este sábado en Dinamarca

EFE

Muchos jóvenes celebran su vigésimo cumpleaños con fiestas por todo lo alto pero a Ouassim Oumaiz (Nerja, 1999) ese día tan señalado, en su caso el 30 de marzo, le pillará peleando por el Campeonato del Mundo de cross en Aarhus (Dinamarca). Campeón nacional y subcampeón de Europa sub-20, este joven malagueño ambicioso de ideas claras es una de las grandes promesas de atletismo español.

-Llega la cita de Aarhus, una excelente oportunidad para que el mundo conozca quién es Ouassim Oumaiz. ¿Con qué se daría por satisfecho cuando cruce la meta el sábado?

-Cuando cruce la meta me sentiré satisfecho con el trabajo realizado para llegar al Mundial. Meterme en el Campeonato Absoluto de España, quedar primero y luego llegar al Mundial absoluto ya era una meta. Otra que me he propuesto es quedar entre los 20 primeros, sería un gran reto para mí. Me veo bien.

-¿Va a ganar Jacob Kiplimo?

-Si tengo que elegir a un ganador elegiría a Kiplimo, sería para mí el único al que me gustaría ver ganar.

-¿De dónde viene su buena relación con él?

-Hubo un cross en Venta de Baños y trajeron a Kiplimo. Coincidí con él en el coche, por que yo también iba a competir, y ahí le conocí. Desde ahí tuve una buena relación con él, compartimos los teléfonos, y seguimos en contacto. Es muy tranquilo.

-Dicen de usted que es una de las grandes promesas de la disciplina. ¿Es una mochila demasiado pesada?

-No. Para mí el atletismo ya más que un deporte es un trabajo. Hago lo que más me gusta, que es correr. Y lo voy a seguir haciendo, sea favorito, futuro o promesa. Y si voy cosechando títulos voy a seguir con hambre de ganar más. Yo no tengo presión.

-El destino ha querido que, por generación, le vaya a tocar durante muchos años luchar por los títulos con Jakob Ingebritsen. ¿Es tan bueno el noruego?

-La verdad es que es muy duro. Es un tío que está bien desarrollado y mentalmente es muy fuerte. Aparte tiene a sus hermanos que le ayudan, a su padre que es un gran entrenador... no va a estar solo. Es el plus que tiene. Yo, por ejemplo estoy contento con mi entrenador (Antonio Serrano) y entrenando solo estoy sacando resultados. Todo viene de la mente, si tienes una mentalidad positiva puedes sacarlo todo adelante tengas ayuda o no.

Ouassim Oumaiz participará el próximo sábado en el Campeonato del Mundo de cross en Aarhus (Dinamarca).
Ouassim Oumaiz participará el próximo sábado en el Campeonato del Mundo de cross en Aarhus (Dinamarca). / EFE

-Háblenos de su padre. Era atleta y ahora es camarero en Nerja, en el chiringuito de Ayo que se hizo famoso por la mítica serie 'Verano Azul'. ¿Los esfuerzos que él ha hecho para que usted pueda centrarse en el atletismo son la mejor gasolina para correr?

-Mi familia, sobre todo mi padre y mi madre, se han sacrificado mucho por mí y cuando compito y gano se lo dedico a ellos. Pero para mí todo lo que estoy ganando no es suficiente, necesito un gran título para darles las gracias por lo que han hecho por mí. Son un gran apoyo, son el combustible para mí y si no fuera por ellos no sé qué estaría haciendo ahora.

-Tan bien lo hace que ahora es inquilino de una habitación en la residencia Blume. ¿Qué siente cuando se levanta cada mañana allí?

-No es fácil. Ahora mismo estoy motivado pero muchas veces me siento solo. Muchas veces pienso en la familia, en mis amigos... Les llamo. Pero para quien quiere llegar a algo este es el camino, hay que sacrificarse. Estoy contento, me gusta esta rutina.

-¿Tiene algún póster de Hicham El Guerrouj (plusmarquista mundial de 1.500)? Para usted es un referente...

-Le tengo en el móvil. Miro sus vídeos y me entra la motivación. Él y Mo Farah son para mí lo más grande.

-¿Qué tienen ellos que le gustaría tener a usted?

-Me gustaría tener la rapidez de El Guerrouj y el fondo de Mo Farah. Creo que si tuviera esas dos cosas suyas sería un top mundial y estoy trabajando para ello

-¿Se ve consiguiendo lo que El Guerrouj logró?

-Nada en este mundo es imposible, todo puede pasar y todo puede ocurrir para bien y para mal. Yo creo que sí... ¿por qué no? Probablemente El Guerrouj nunca se imaginó el primer día que haría el récord del mundo. Todo esto es rutina y trabajo duro, concentración.

-Para eso uno de los retos es dominar en el 1.500, en esa distancia él era el rey. ¿Tiene claro cuál es el camino para ello?

-El camino es muy duro, sobre todo en esta distancia. Por ahora este año me voy a dedicar más al 5.000 pero a partir del año que viene me pondré a trabajar para los 1.500. Es una de las pruebas reina del atletismo.

-¿Por qué usted no se va a torcer como le pasa a veces a otros jóvenes prometedores?

-Yo me pongo un objetivo o varios y trabajo mucho para ello. Me gusta estar concentrado, no me gusta salir. Dos meses antes de un gran objetivo me gusta solo entrenar, dormir y fisio. A veces me dice algún amigo de ir a tomar café y pongo la excusa de que estoy cansado. Algunas veces me canso pero llamo a mis padres, a mi hermano, a mis amigos... y me suben la moral. Después de disputar el Mundial, a disfrutar. Y luego otra vez a la rutina, a la pista.