Dominio alemán en el Ironman 70.3

Dreitz se impone a Brownlee /SUR
Dreitz se impone a Brownlee / SUR

Andreas Dreitz y Laura Phillip se imponen en la prueba ante millares de aficionados en Puerto Banús

JULIO RODRÍGUEZMarbella

El triatleta alemán Andreas Dreitz se alzó ayer con el triunfo de la segunda edición del Ironman 70.3 de Marbella con un tiempo de 3:56:48 horas, seguido del británico Alistair Brownlee y el italiano Domenico Passuello. Cumpliendo los pronósticos, la también alemana, Laura Phillip, se impuso con claridad parando el crono en 4:28:56 horas con diez minutos de ventaja sobre la suiza Nina Derron y cerrando el podio la italiana Marta Bernardi. Tanto ellos como el resto de los 2.300 participantes dieron un espectáculo digno de un Ironman. Unas 10.000 personas abarrotaron el entorno de Puerto Banús en un gran día para la competición.

Tercero el año pasado, el germano dio un recital en los 90 kilómetros de bicicleta que le permitió afrontar la media maratón final con más de seis minutos de diferencia con su inmediato perseguidor, Domenico Passuello, que ha acabado tercero. El margen fue suficiente para que el mejor en carrera a pie, Alistair Brownlee, no pudiera recortar tanta distancia y tuviera que conformarse con la segunda plaza a cuatro minutos y doce segundos del campeón. Digno de alabar el esfuerzo del inglés que hizo el mejor tiempo en la media maratón con 1.11.03 horas. El primer español fue Noriega, decimosexto, por delante de un Iván Raña que se retiró en el kilómetro seis de la carrera a pie.

En féminas Laura Phillip sabía que le tocaba remontar pese a salir del agua segunda porque la polaca Otworowska se empleó para sacarle dos minutos a la número 1 del ranking mundial. Pagó el esfuerzo porque se quedó fuera del podio en la cuarta plaza. El control de Phillip fue incontestable tras ganar un colchón de cinco minutos en la bicicleta.

Brecha

La natación no sirvió para descartar favoritos, todo lo contrario. El sector de ciclismo fue clave por su dureza. Los que reservaron sobre el agua encontraron las fuerzas en la bicicleta que a otros les faltaron. El dominio del alemán Andreas Dreitz se prolongó de principio a fin en el segmento. Tras soltar piernas en el llano hasta El Pirulí se puso al frente durante los once kilómetros de subida al puerto de Ojén para coronar en el primer paso intermedio (17.5 km).

Consiguió abrir una brecha de hasta cuatro minutos con su perseguidor Pasuello, pero los 90 kilómetros dieron para mucho. Al volver de Cártama, encarar la subida de Coín, aún restaba una larga bajada donde aumentaron distancias y finalmente Dreitz iniciaba la última transición con seis minutos y medio de ventaja sobre el italiano y más de diez con respecto al gran favorito Brownlee, que sufrió un percance con la cadena de su bicicleta.

De vuelta a Puerto Banús, había que encarar la media maratón por el paseo marítimo que lo decidiría todo. El día empezó con una temperatura en el agua de 15 grados, ideal con neopreno. En el ambiente 20 grados, fantástica para el corredor, pero pronto aparecería uno de sus mayores enemigos, el viento. Comenzaron a soplar rachas de levante que fastidiaba el ritmo de los atletas sin rebufo donde refugiarse, sobre todo en el kilómetro por el espigón de Puerto Banús, tan bonito de correr como exigente. Dreitz, consciente de su ventaja, fue regulando a un ritmo más cómodo dentro de la élite y apretó cuando supo que por detrás Brownlee llegaba fuerte, pero sin margen para ganar.

La meteorología atrajo a miles de personas, unas que llegaban con la intención de seguir el tramo decisivo y la llegada a meta, y otros que aprovechaban la soleada mañana de sábado para pasear por Puerto Banús. Aún hay gente que no respeta las señalizaciones teniendo los corredores que esquivar a transeúntes que incluso aprovechaban los avituallamientos de los deportistas para llevarse una botellita de agua por aquello del calor y la poca sensibilidad con los que compiten.

Josele-Lanza -