Michael Kiprop y Nancy Koech firman un doblete keniata en el regreso del maratón a Málaga

Los participantes, en la Plaza de la Marina instantes después de que se diera la salida a la prueba. /Ñito Salas
Los participantes, en la Plaza de la Marina instantes después de que se diera la salida a la prueba. / Ñito Salas

El keniata atravesó la meta a solo dos segundos del récord de la prueba

FERNANDO MORGADO

El Maratón de Málaga quería volver con más fuerza que nunca. Tras la cancelación del año pasado por la lluvia, en esta edición todo se había dispuesto para que el recorrido fuese lo más llano y rápido posible, como explicó el director técnico de la prueba, Daniel Pérez, en el Paseo del Parque una vez concluida la carrera.

El objetivo era que se batieran los récords tanto en la categoría masculina como en la femenina, y a punto estuvo de hacerse realidad. Solo dos segundos separaron a Michael Kiprop, que paró el cronómetro en 2 h. 13:12, de la mejor marca establecida por su compatriota John Kipkorir en 2014. Sí que cumplió con su parte otra keniata, Nancy Koech, que se subió al primer cajón del podio con un tiempo de 2 h.31:55, más de seis minutos más rápido que la anterior marca.

Las cifras

3.400
Fueron los inscritos en la edición de este año del maratón de Málaga. El año pasado las fuertes lluvias obligaron a suspenderlo.
2.467
Fueron los participantes que acabaron la prueba, lo que supune que el 71% de los inscritos pasaron la línea de meta.

El dominio africano fue aplastante desde la salida. Tanto Kiprop como Koech partían como favoritos en todas las quinielas y lo confirmaron con cada zancada que daban sus ligeras piernas sobre el asfalto malagueño. La estrategia conjunta hizo más fuertes aún a los keniatas, que formaron un trío: Kiprop (32 años) y Nyamori Onyancha (31) seguían el ritmo que imponía la liebre, Benson Kimutai, a la postre segundo en la clasificación. En apenas diez kilómetros, a su paso por el Muelle 1 y La Farola, la novedad del recorrido de este año, ya habían dejado atrás a otro de los aspirantes, el etíope Gizaw Bekele (30), que terminó tercero. Los malagueños, que habían prometido unir esfuerzos contra los keniatas, hicieron cada uno la guerra por su cuenta.

El que mejor aguantó fue Javier Díaz Carretero (41), que durante una buena parte del recorrido fue emparejado con el marroquí Abderrahim Bouramdane, que finalmente cruzó la meta por delante de él, en cuarto lugar. Cristóbal Ortigosa, atleta de 29 años del Cueva de Nerja, disputaba ayer su decimoctava maratón de la temporada, y casualmente entró en meta en la misma posición que aparecía en su dorsal, el ocho.

Noticias relacionadas

Las calles de Málaga volvieron a vibrar al paso de la carrera de los 42.195 metros. El nuevo trazado hizo las delicias de los corredores y del público, que se concentró en puntos de la ciudad como La Farola o el Paseo de los Curas para dar ánimos a los atletas en el duro reto. La exquisita organización se encargó de hacer olvidar el mal trago del año pasado y servirá seguro para atraer a muchos más participantes el próximo año. Casi no quedó ningún distrito de Málaga sin atravesar, ni tampoco puntos clave en el itinerario de cualquier visitante. La curva de La Farola, la vuelta al Estadio de Atletismo o la bajada por la calle Larios para encarar la meta en el Paseo del Parque fueron momentos que los aficionados a este tipo de carreras echaban de menos.

El público, volcado con los atletas en silla de ruedas

Fueron los que recibieron más apoyo por parte del público malagueño. Y no es para menos, pues el reto al que se enfrentan en cada prueba provoca admiración. Los atletas con discapacidad que participaron en la Maratón de Málaga en silla de ruedas fueron los primeros en tomar la salida y los primeros también en completar los más de 42 kilómetros del recorrido. Ayudados solo por sus brazos y corrigiendo el rumbo de su silla en cada curva, estuvieron muy arropados por los aficionados que se agruparon en distintos puntos de la capital para ver el paso del maratón. La llegada a meta en la categoría masculina fue espectacular. En el sprint final, Rafael Botello se impuso a Gustavo Molina por un segundo. Joaquín García fue tercero. José Cristóbal Ramos, José Antonio Ballesteros y Kenneth Iversjo completaron la clasificación.

Al ritmo que marchaban Kiprop y sus compañeros tal vez no tuvieron tiempo de apreciar la belleza de la ciudad. Cerca del kilómetro 34, por la Avenida de Europa, Onyancha se quedó descolgado. Poco después llegó el ataque de Kiprop, que dejó atrás a la liebre Kimutai y apretó el paso para intentar hacerse con el récord de la prueba. Ante el bajón de Onyancha, Bekele se hizo con un tercer puesto que no cedería hasta llegar al Paseo del Parque.

Polémica

Un podio que supo a poco al etíope, que terminó los 42 kilómetros algo enfadado. Se lo hizo saber al director técnico de la carrera, Daniel Pérez, nada más cruzar la meta. «Creo que permitir que las liebres terminen la carrera es una forma de hacer trampa. Imponen un ritmo muy fuerte desde el principio, luego aflojan... Así los demás no podemos hacer buenas marcas. Llevo quejándome de esto varios días», explicó Bekele a este periódico. Sin embargo, al ser preguntado por el tema, Pérez no le dio mayor importancia y aseguró que el reglamento del Maratón de Málaga no impide a las liebres finalizar el recorrido. Finalmente, Bekele aclaró su postura con los miembros de la expedición keniata y estrechó la mano de sus rivales.

El alcalde y Abel Antón, poco antes de la salida. Kiprop, a su llegada a la meta como ganador. Koech, la ganadora femenina, hizo récord en Málaga. / Álvaro Cabrera

En la categoría femenina todo discurrió con más tranquilidad. Nancy Koech, de 31 años, lideró en todo momento la prueba al paso que establecía la liebre, Robert Kipkosgei. Los dos keniatas llegaron tan juntos a meta que el alcalde, Francisco de la Torre, y la concejala de Deportes, Elisa Pérez de Siles, tuvieron que ingeniárselas para que solo fuese ella la que cruzase la cinta que ambos portaban.

El mejor español fue el sampedreño Javier Díaz Carretero, que acabó en quinta posición

Muchos aficionados se agruparon en La Farola y en el Paseo de los Curas para animar

A más de diez minutos llegó la segunda clasificada, Naomi Nduta. La keniata no logró batir su mejor marca en el maratón, que consiguió este año en China al parar el cronómetro en 2 h.38:52. Completó el podio Jessica Draskau-Petersson, que ya ganó este año la Media Maratón Ciudad de Málaga. La danesa, que compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, vive desde hace meses en Alhama de Granada y sigue compitiendo en carreras en Andalucía a sus 40 años. Hace apenas dos semanas fue segunda en el Medio Maratón Ciudad de Córdoba.

Al terminar la prueba, Draskau-Petersson se mostraba contenta con su resultado, aunque confesó que no se había preparado demasiado en esta ocasión. «Es un carrera muy bonita y muy variada. Tienes las vistas al mar, las calles por el centro de la ciudad... Y la gente es encantadora», apuntó la danesa, que espera poder batir a las atletas keniatas en la próxima oportunidad.

Clasificaciones

Masculina absoluta:

1º. Mike Kiprop: 2h.13:12.

2º. Cheruyiot Kimutai: 2h.17:26.

3º. Gizaw Megerssa: 2h.17:42.

4º. A. Bouramdane: 2h.24:37.

5º. Javier Díaz Carretero: 2h.25:42.

6º. Andreas McConville: 2h.27:30.

7º. Thomas Stevens: 2h.27:46.

8º Cristóbal Ortigosa: 2h.30:41.

9º. George Onyancha: 2h.30:49.

10º. Robert Kipgosgei: 2h.31:54.

Femenina absoluta

1ª. Nancy Coech: 2h.31:53.

2ª. Naomi Nduta: 2h.42:33.

3ª. Draskau-Petersson: 2h.46:46.

4ª. Leah Daugherty: 2h.48:50.

5ª. Jannine Lima: 3h.02:45.

6ª. Natalia Álvarez: 3h.04:49.

7ª. Dorte Dahl: 3h.09:50.

8ª. Melissa Gibson: 3h.11:14.

9ª. Natacha López: 3h.11:41.

10ª. Federica Bongiovanni: 3h.13:13.

Discapacitados

1º. Rafael Botello: 2h.04:25.

2º. Gustavo Molina: 2h.04:26.

3º. Joaquín García: 2h.05:47.

 

Fotos

Vídeos