La carrera 'veterana' de Andalucía cruza la meta de los 50 años

Salida de la prueba competitiva de la Vuelta Pedestre a Coín el año pasado. /SUR
Salida de la prueba competitiva de la Vuelta Pedestre a Coín el año pasado. / SUR

Coín celebrará mañana la Vuelta Pedestre, la prueba deportiva más importante de la localidad y una de las más antiguas de España

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Las enrevesadas calles de Coín se llenan de corredores una vez al año. Desde la plaza de la Alameda hasta la empinada y compleja cuesta del Molino, los atletas hacen frente a los diez kilómetros urbanos de gran dificultad que componen la Vuelta Pedestre. Es un hecho que lleva ocurriendo desde 1969: la cita está considerada como una de las más antiguas de Andalucía y de España (que se sigan celebrando hoy en día de forma ininterrumpida). Por eso, muchos deportistas y los propios coineños la conocen como 'la 'veterana', y no es para menos. Este domingo cumple medio siglo de vida.

El concejal de Deportes de Coín, Cristóbal Ortega, explica a SUR que esta carrera es mucho más que un encuentro deportivo: «Participa todo el pueblo». La prueba cuenta con un recorrido competitivo y otro participativo. En ese trazado se suman «casi todos los niños de la localidad», padres y madres con carritos y familias. «Es una gran fiesta». Este año, como novedad, se ha habilitado una parte competitiva para los menores que quieran correr al máximo y subirse al podio.

La carrera participativa tiene una parte simbólica muy importante. En la cabeza del pelotón se porta una pancarta que representa el espíritu de la Vuelta Pedestre, y la van llevando diferentes entidades. Primero, el Ayuntamiento, como organizador y garante de que se cumpla la tradición. Conforme avanza el recorrido, va cambiando de manos y pasa por todas las organizaciones sociales y culturales de Coín, desde hermandades hasta peñas y otros colectivos.

Todos los fondos que se recaudan por las inscripciones de la carrera se destinan a asociaciones benéficas de distinto calado, lo que en opinión de Ortega sirve para cerrar el círculo que hace que este evento deportivo sea mucho más. «Aquí se celebran cosas más o menos importantes, pero esto es lo más especial que hacemos cada año». Con motivo del 50.º aniversario, el Ayuntamiento ha recopilado el medio centenar de carteles que han anunciado la Vuelta Pedestre a lo largo del tiempo. La idea original era exponerlos en la plaza de la Alameda, pero las previsiones de lluvia han dejado la iniciativa en suspenso. «Quizá tengamos que montar la exposición más adelante en otro espacio», comenta.

Las lluvias también podrán afectar al desarrollo de la carrera, principalmente a la participativa, ya que la competitiva no se puede modificar y se celebrará independientemente de las condiciones meteorológicas. La parte popular puede verse acortada, aunque el Ayuntamiento va a intentar que se celebre con normalidad para mantener la tradición intacta.

Una carrera con historia

La Vuelta Pedestre fue fundada por iniciativa del entonces maestro de la Escuela Hogar Virgen de la Fuensanta Juan Jiménez Frías, que explica a SUR que contó con el apoyo de sus compañeros Tomás Pabón y Paco Gallero, Fernando Ledesma y Pedro Martínez. La escuela, que en 1988 se convirtió en residencia, se hizo cargo de la organización hasta que el claustro renunció y la dejó en manos del Ayuntamiento.

Jiménez Frías explica que la vuelta se fundó por tres motivos. Primero, porque el alumnado, procedente en su mayor parte del mundo rural, poseía «cualidades innatas para carreras de resistencia». Además, consideraban que el atletismo tenía muchas cualidades educativas y que era muy poco practicado entonces en la localidad. Por último, el encuentro se estableció como urbano para que los vecinos de Coín arropasen a los corredores y se concienciasen de las bondades de la práctica del deporte.

Las primeras ediciones de la Vuelta Pedestre se realizaron en los alrededores de la Escuela Hogar. El primer vencedor fue el alumno Sebastián Figueroa Madueño, vecino de La Jara. El cambio más importante, y que hoy en día define la prueba, llegó en 1944, cuando Jiménez Frías propuso habilitar un segundo recorrido de menor dureza para que el pueblo también participase, introduciendo además el factor benéfico y solidario de la prueba.

Temas

Coín